Estatuas taurinas salpicadas de pintura rosa para ‘dar la bienvenida’ a San Isidro

Los aficionados a los toros condenan la acción en los aledaños de la Plaza de Las Ventas y culpan a los antitaurinos

Los monumentos de los aledaños de la plaza de Las Ventas rociados de pintura rosa.
Los monumentos de los aledaños de la plaza de Las Ventas rociados de pintura rosa.CHEMA BARROSO (EFE)

Varios de los monumentos de los alrededores de la plaza de toros de Las Ventas han amanecido este jueves manchados de pintura rosa. Este hecho se produce el mismo día que comienzan los festejos de la tradicional Feria de San Isidro. Trabajadores de la plaza, dueños de puestos ambulantes y responsables de los negocios cercanos, han reconocido que no es la primera vez que ocurre algo así y culpan de ello a los colectivos antitaurinos.

Más información
Un conductor bebido y drogado causa dos accidentes en un día en Barcelona
Elba, la pastora de 9.300 años que era intolerante a la lactosa
La isla a la que prohíben crecer

Un friso que representa un encierro, las estatuas de los toreros José Cubero Yiyo, Antonio Bienvenida y Luis Miguel Dominguín, y el monumento que homenajea al doctor Alexander Fleming, han sido ensuciados. En algunas paredes exteriores de la fachada de la plaza también se apreciaban restos de pintura.

Los aficionados a los toros han condenado esta acción y muchos mostraron su descontento. "Se puede protestar de otra manera y no así, porque los toros también son cultura", protesta Emilio, aficionado a los toros y vendedor de entradas para las corridas.

"Hace dos años también pasó lo de las pintadas. Los antitaurinos hacen esto de una forma vil y cobarde al amparo de la luna, no se atreven a venir a pintar las estatuas por la mañana", señala otro aficionado, que a su vez es trabajador de un negocio cercano a la plaza.

Los responsables de una cafetería situada a pocos metros de Las Ventas aseguran que todos los años sucede lo de las pintadas. "El día que empieza San Isidro vienen y ensucian las estatuas, luego las limpian y al año siguiente se repite lo mismo", comentan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Uno de los trabajadores de las casetas donde se venden entradas apoya la teoría de los responsables del bar, y añade que algunos años incluso han amanecido las propias casetas manchadas de pintura.

CHEMA BARROSO (EFE)

Los responsables de los puestos ambulantes que están repartidos por la plaza condenan la acción. Sin embargo, según Armando, uno de los vendedores, es la primera vez que ve esto en Las Ventas.

A pesar de todo, el inicio de San Isidro se ha desarrollado con normalidad en la plaza, ya que la afluencia de aficionados ha sido numerosa a pesar de la lluvia. Lo único llamativo eran algunos turistas y curiosos que se paraban incrédulos ante las estatuas pintadas de rosa, mientras algunos incluso las fotografiaban para el recuerdo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS