Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos debaten aumentar de 350 a 400 el número de diputados

PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos dialogan sobre la reforma del sistema electoral

Votación en una mesa en un colegio en las elecciones legislastivas del 20-D en Madrid.
Votación en una mesa en un colegio en las elecciones legislastivas del 20-D en Madrid.

La posibilidad de aumentar de 350 a 400 el número de diputados; las ventajas e inconvenientes de mantener la circunscripción provincial; y las vías abiertas para lograr una mayor proporcionalidad en el sistema electoral han centrado este jueves un intenso debate entre representantes de los cuatro principales partidos. Justo cuando el Congreso empieza a debatir la reforma del sistema en una subcomisión parlamentaria, Francisco Martínez (PP), Meritxell Batet (PSOE), Íñigo Errejón (Unidos Podemos) y Miguel Ángel Gutiérrez (Ciudadanos) han reflejado lo complicado que será para sus formaciones alcanzar un acuerdo que modifique la Ley vigente.

"La ley es profundamente injusta", ha asegurado Gutiérrez durante su intervención en el encuentro organizado por el grupo Politikon y moderado por el politólogo Pablo Simón. "Nosotros necesitamos casi el doble de votos que el PP para sacar el mismo escaño", ha añadido. Y ha planteado "una bolsa de restos [en la que se sumen los votos que no han producido escaños], para elegir a 50 diputados y llegar a los 400", además de "bajar en algunas provincias de dos a un diputado".

El Titulo III de la Constitución establece que la circunscripción electoral en España es la provincia y que el número de diputados se establecerá a través de una ley entre un mínimo de 300 y un máximo de 400. La norma vigente lo establece en 350. Aumentarlo, han coincidido Batet y Errejón, podría mejorar la representación de la sociedad en las Cortes, pero debería ir acompañado de medidas adicionales.

"Hay que transformar el sistema porque la sociedad de hoy se parece poco a la sociedad para la que fue diseñado", ha dicho Errejón, de Unidos Podemos. "El aumento de los diputados en la Cámara hay que ponerlo en relación con medidas de ahorro", ha subrayado sobre la posibilidad de sumar 50 representantes a los 350 actuales. "Podemos aumentar el número de diputados si lo acompañamos de medidas para acabar con el negocio del mailing, rebajando y haciendo más exigente el límite máximo de lo que pueden gastar los partidos en campañas electorales, o bajando la posibilidad de cuánto pueden endeudarse con los bancos, que influye directamente en la forma de hacer política", ha seguido. "Nosotros somos favorables a circunscripciones autonómicas, porque aumentan la proporcionalidad".

"Hay propuestas que me parecen interesantes, como aumentar 50 diputados y llegar a los 400", ha recordado Batet. "Tendremos que delimitar en la subcomisión si entraremos o no en la reforma de la Constitución", ha añadido en referencia a que hay otras cuestiones que se pueden modificar a través de la LOREG.

Las posiciones de los partidos

  • Partido Popular. El partido mayoritario no se cierra a que haya una mayor proporcionalidad en el sistema electoral. Ha defendido una prima en escaños para la lista más votada que le asegure mayoría para formar Gobierno.
  • PSOE. Los socialistas quieren un sistema más proporcional y listas cremallera desbloqueadas que garanticen la participación de las mujeres en la política.
  • Podemos. Aboga por una reforma del sistema que incluye pasar de la circunscripción provincial a la circunscripción autonómica.
  • Ciudadanos. Apuesta por un sistema de doble urna, inspirado en el alemán, que contempla elegir la mitad de los escaños, aproximadamente, votando a un solo candidato por cada distrito y la otra mitad optando por un partido en bloque. En todo caso, el partido de Albert Rivera aceptaría la propuesta de Podemos de pasar de circunscripciones provinciales a autonómicas. 

El sistema electoral, pensado para no marginar a las zonas rurales, beneficia a los dos grandes partidos. Un escaño ‘cuesta’ 100.000 votos en Madrid y 26.000 en Soria. Históricamente, el gran perjudicado del sistema ha sido Izquierda Unida, que no lograba traducir en escaños más de un millón de votos. Tanto Unidos Podemos como Ciudadanos sufren ahora las consecuencias de ese reparto de representantes, que favorece al PP y al PSOE. Casi el 80% de la ciudadanía demanda una reforma del sistema electoral, según datos de Metroscopia recogidos en 2016. Sin embargo, el PP, la fuerza mayoritaria en el Congreso y el Senado, exige amplios consensos para cambiar el modelo.

"Una Ley como la ley electoral se tiene que reformar con enorme consenso. La subcomisión dará fruto", ha dicho Martínez en representación del partido que sostiene al Gobierno. "Esta Ley no ha sido una especie de búnker y de fortaleza para blindar el bipartidismo. Vosotros, y vuestros grupos parlamentarios sois la mejor evidencia", ha añadido en referencia a Unidos Podemos y Ciudadanos. "Elevar de 350 a 400 el número de diputados, a priori, exige hacer mucha pedagogía, porque las valoraciones de la opinión pública no iban a ser especialmente favorables".

Los principales partidos solo están de acuerdo en dos cosas. Primero, en que hay que cambiar el sistema de voto rogado, que obliga a los españoles residentes en el extranjero a anunciar su intención de participar en las elecciones, lo que ha provocado un dramático descenso en el índice de participación de este colectivo (del 31,88% de las elecciones de 2008 al 6,30% de las de 2016). Y segundo, en que cualquier reforma tiene que ser fruto del consenso. El debate de este jueves ha reflejado las dificultades que tendrán que superar para cumplir con su objetivo: por encima de las declaraciones optimistas, un abismo separa los detalles técnicos que definen la reforma ideal para cada formación. 

Más información