Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil se incauta de media tonelada de cocaína en Vitoria

La localizan en un caminón sospechoso en el polígono de Jundiz, pero sin el conductor

Los 500 kilos de cocaína intervenidos por la Guardia Civil.
Los 500 kilos de cocaína intervenidos por la Guardia Civil.

La Guardia Civil se ha incautado de media tonelada de cocaína en un camión aparcado en el polígono industrial de Júndiz, en la N1, en dirección hacia Burgos, en Vitoria. La operación Esmeril se cerró el pasado viernes, según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en el País Vasco, aunque de momento no ha habido detenciones. Según los primeros datos facilitados por la propia Delegación de Gobierno, el camión había sido dejado o abandonado en ese punto para su recogida. La cocaína, valorada en 40 millones de euros, se hallaban oculta entre los sacos que contenían un abrasivo industrial enviado desde Brasil al Puerto de Santurtzi, en Bizkaia, y cuyo destinatario final era una empresa alavesa. 

La operación se precipitó cuando los agentes observaron que un camión, sobre el que tenían sospechas de que podría contener drogas, llevaba horas aparcado en el polígono de Júndiz. Finalmente, optaron por intervenir y descubrieron que en su interior había uno de los mayores alijos de cocaína que se han descubierto en Álava.

Al parecer, el vehículo pesado cargado con la droga estaba en el lugar a la espera de que alguien lo recogiera. Las grandes organizaciones criminales utilizan las rutas internacionales de transporte de mercancías para mover la droga por todo el mundo. Para ello, solo es necesario que un miembro de la organización pueda acceder al contenedor de origen de algún puerto de Sudamérica o América Central, y dejar que el transporte llegue a España, donde la banda espera un descuido en la vigilancia de la mercancía antes de que llegue a su destino final para proceder a la extracción de la droga.

La portavoz de la Guardia Civil Elsa Expósito ha explicado que se trata del habitual método de ocultación de la sustancia estupefaciente conocido como gancho perdido, consistente en la introducción de la droga en contenedores camuflada entre la carga legal declarada, sin conocimiento de las empresas exportadoras ni importadoras.

No es la primera operación en Vitoria de este tipo. En 2009 la Guardia Civil se incautó en el aeropuerto de Foronda de dos toneladas de coca escondidas entre un cargamento de rosas y claveles procedentes de Colombia por avión. En aquella operación, denominada Flower Power, fueron detenidas trece personas, entre ellas el que dirigiera la promotora del aeropuerto de Vitoria-Foronda, Ricardo González Placer. 

Más información