Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez colocó micrófonos en el despacho de Ignacio González por las filtraciones

El expresidente de la Comunidad de Madrid y otros investigados sabían desde "el primer minuto" que sus conversaciones teléfonicas estaban pinchadas

Ignacio González a su llegada el pasado miércoles a su despacho en la calle Alcalá de Madrid acompañado por Guardias Civiles. Efe/Atlas

Ignacio González y otros investigados en la Operación Lezo, sobre todo Edmundo Rodríguez, expresidente de Inassa, sabían desde "el primer minuto" -en julio de 2016- que les estaban investigando y hablaban con precaución por teléfono. González, además, tenía un sistema de encriptación en su teléfono móvil que hacía aún más inaccesible el contenido de sus llamadas. Por este motivo, el juez instructor de la causa, Alejandro Abascal, ordenó que se colocaran micrófonos en su despacho, donde el expresidente de la Comunidad de Madrid hablaba sin tapujos al sentirse seguro, según informa Cadena SER.

La medida, poco habitual, se complementó con seguimientos con micrófonos portátiles de última generación para grabar conversaciones a distancia y está recogida en la Ley de Enjuiciamiento Criminal desde 2015 para casos de especial gravedad.

La emisora de radio relata cómo agentes especializados de la Guardia Civil fueron de madrugada al despacho que el expresidente de la Comunidad de Madrid tiene en la calle Alcalá. Tras comprobar que no había nadie, abrieron la puerta con una ganzúa y escondieron los micrófonos, con la presencia del secretario judicial, que levantó acta.

El juez Eloy Velasco continuó con las escuchas, que han aportado detalles importantes en relación al sistema de blanqueo y facturación falsa. También han sido útiles, señala la SER, para conocer la reunión que iba a producirse entre Pablo González, hermano del expresidente, y el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, por la que el número dos del Ministerio de Interior dará explicaciones ante el Congreso este viernes.

En las conversaciones registradas la trama afirma que "una juez amiga de la casa" les advirtió de que estaban siendo investigados, pero González, que reconoció haberse puesto en contacto con jueces y fiscales amigos, aseguró en el interrogatorio que pensaba que se refería al caso de su ático en Marbella.

El fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, ha reconocido las escuchas en el despacho, pero ha opinado que los micros se pusieron como parte de la investigación, no por las supuestas filtraciones. "A la Fiscalía no le constan las filtraciones y, es más, no sería capaz de asegurarlo, pero creo que el micrófono no se coloca por las filtraciones sino como consecuencia de la investigación que se está realizando", ha dicho en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press.

No obstante, luego ha matizado que él llegó a su puesto hace un mes y no tiene constancia de lo que ocurró antes de su llegada, de manera que no puede asegurar si ambas cosas están relacionadas: "Que no tenga información no quiere decir que no sea la verdad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información