Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El choque de un ferry en Las Palmas de Gran Canaria causa un vertido de tres kilómetros

El siniestro obliga a declarar en emergencia por riesgo de contaminación a Las Palmas y Telde

El ferry, tras chocar contra el Puerto de la Luz.

El choque de un ferry contra un malecón del Puerto de la Luz en Las Palmas de Gran Canaria este viernes ha provocado una mancha de combustible de más de tres kilómetros de extensión y la paralización de la desalinizadora que abastece de agua potable a la ciudad de Las Palmas. La embarcación, que llevaba 140 pasajeros a bordo, se accidentó sobre las 20.30, cuando el buque se disponía a realizar la maniobra de salida del puerto rumbo a Tenerife.

El choque de un ferry en Las Palmas de Gran Canaria causa un vertido de tres kilómetros

El siniestro rompió unas tuberías de abastecimiento de combustible a buques, por lo que también se ha activado el plan de emergencia por riesgo de Contaminación Marina tanto en la capital grancanaria como en la localidad de Telde, en las que residen casi medio millón de personas. La puesta en marcha de la desalinizadora depende ahora de un informe del comité de seguimiento del vertido. 

La delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldos, ha asegurado que el vertido se evaporará "en 15 ó 20 horas" gracias a la acción mecánica de tres embarcaciones, dado que se trata de un combustible volátil y cuyo grosor es de apenas un milímetro. La colisión del barco afectó a cinco redes de distribución de gasoil y ha provocado el vertido de 60.000 litros de combustible. De ellos, 30.000 han sido recogidos de manera inmediata por cisternas, según han informado los miembros del comité de seguimiento del siniestro en una conferencia de prensa. La zona afectada, de aproximadamente tres kilómetros de largo y 400 metros de ancho, ha sido perimetrada por Salvamento Marítimo. Según las mediciones del comité de seguimiento, la mancha de combustible afecta al 44% de su superficie.

La naviera asegura que el barco sufrió un fallo eléctrico, según han informado fuentes de la empresa a EL PAÍS. La avería provocó la pérdida de propulsión de los motores de la embarcación, que terminó estrellándose contra el muro del puerto, y ocasionó daños en la proa del ferry y un gran agujero en el malecón de la dársena.

No hubo heridos de gravedad ni entre el pasaje ni la tripulación. El Servicio de Urgencias Canario (SUC) atendió 13 pasajeros, 12 de ellos por contusiones leves o crisis de ansiedad y otra persona, con pronóstico moderado, con contusiones cervical y dorsal, según informa 112 Canarias. Cinco de ellos han requerido traslado a centros hospitalarios, cuatro al Hospital Santa Catalina y uno al Hospital Universitario Insular-Materno Infantil.