Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz se desmarca de la ‘policía patriótica’, pero defiende a sus mandos

Díaz niega haber ordenado registrar sus encuentros con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña y se presenta como “víctima” del escándalo

El exministro del Interior con el PP Jorge Fernández Díaz ha admitido este miércoles, en la comisión parlamentaria de investigación sobre su etapa al frente del departamento, que altos mandos policiales decidieron investigar a otros partidos, y ha dicho que lo hicieron sin informarle a él. Fernández Díaz, que se ha presentado como una “víctima” de la grabación de su conversación con el que fuera director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, ha señalado al que fuera número dos de la Policía, el comisario Eugenio Pino, como el que propuso aquel polémico encuentro.

El ex ministro de Interior, Jorge Fernandez Díaz.

“No soy el Gran Hermano que lo controla todo”. El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz se ha escudado en la ignorancia para desmarcarse de las actividades supuestamente irregulares de los integrantes de la llamada policía política. El político ha llegado a asegurar que conoció la existencia del polémico informe PISA sobre las finanzas de Podemos cuando se comenzó a hablar de él en la prensa. Incluso, ha calificado dicho documento policial como un simple “dossier de prensa” en el que los agentes que lo elaboraron se limitaron a recoger lo que aparecía “en fuentes abiertas”. En este sentido, ha negado que durante su mandato “hubiera ninguna voluntad política de investigar a ninguna formación” y ha justificado la iniciativa de la policía en que el origen de los fondos del partido de Pablo Iglesias estaba “generando un debate en las tertulias”.

Fernández Díaz también se ha desmarcado de los informes elaborados por la Brigada de Análisis y Revisión de Casos (BARC), el grupo creado y controlado por el ex director adjunto de la Policía, el comisario Eugenio Pino, que ha sido recientemente disuelta. Y ha asegurado que nunca los recibió: “Yo no era el destinatario”. Pese a ello, ha defendido su creación y sus actividades, aunque ha recalcado que “jamás” ordenó que esa brigada hiciera un informe. “Si yo hubiera tenido conocimiento de que iba a elaborar un informe sobre el [caso] Faisán, hubiera preguntado para qué”, ha añadido.

A la vez que se desmarcaba de las actividades más polémicas de la policía durante su mandato, el exministro ha salido en su defensa. Alabó el trabajo del excomisario Pino, al que, sin embargo ha señalado como el promotor de la reunión que mantuvo con el entonces director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, cuya grabación —en la que ambos supuestamente defendían la elaboración de informes contra partidos independentistas catalanes— ha provocado la creación de la comisión. Al también comisario José Luis Olivera, hoy máximo responsable del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, lo ha calificado como un “magnífico profesional” del que ha recordado que estaba al frente de la UDEF cuando este grupo realizó la Operación Gürtel. No obstante, también aseguró que no le informó de que acudió a la Fiscalía Anticorrupción de Cataluña a pedir que se registrara la sede de Convergència justo antes de las elecciones autonómicas de 2012. Incluso insistió en que el ya jubilado comisario José Villarejo “ha prestado grandes servicios en la lucha contra ETA”. Eso sí, dijo que en los cinco años que estuvo al frente de Interior “jamás” despachó “nada” con él.

El exjefe de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso antes de comparecer.

Fernández Díaz ha recalcado que él no ordenó grabar los encuentros que mantuvo el 2 y el 16 de octubre de 2014 en la sede de su departamento con Daniel de Alfonso. Ha evitado en todo momento comentar el contenido de las grabaciones —“no las he escuchado”, dijo— y ha centrado su intervención en dejar claro que las consideraba “ilegales” y que quien las difundió en plena campaña electoral en 2016 lo hizo para perjudicar al PP.

“Mal precedente”

El exministro ha tildado de “mal precedente” la creación de la comisión parlamentaria por la existencia de dicha grabación y que “nadie se haya preocupado de investigar quién la hizo” para “alterar la voluntad popular”. Fernández Díaz, que negó que durante su etapa en Interior se obstaculizasen las investigaciones de los casos de corrupción de su partido, ha llegado a autocalificarse de “víctima” de unas grabaciones que calificó como “editadas, fragmentadas y descontextualizadas” con el único objetivo de influir en el resultado electoral.

Cuando se le ha preguntado si sabía quién había grabado aquella conversación, ha respondido que tiene “una idea”, pero se ha negado a dar más detalles. “No tengo pruebas”, dijo. Incluso ha asegurado que, pese a lo que había afirmado el excomisario Pino, en su despacho del ministerio no se grababa.

Antes que él había comparecido el propio Daniel de Alfonso, quien también negó ser el autor de la grabación. En una bronca intervención, en la que por momentos se mostró desafiante, el exjefe de la Oficina Antifraude Cataluña insistió en que sus encuentros con Fernández Díaz fueron solo parte de los que mantuvo con otros 68 políticos y cargos públicos. Lo que sí admitió es que el que fuera jefe de gabinete del comisario Pino, el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, le mostró en su móvil un pantallazo con datos de las supuestas cuentas en Suiza del entonces alcalde de Barcelona, el convergente Xavier Trias. Eso sí, recalcó que nunca investigó a este político.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información