Puigdemont, tras premiar a Del Bosque: “Es un reconocimiento a quien juega limpio”

Días después de la inhabilitación de Mas, el líder catalán reclama diálogo

Vicente del Bosque y Carles Puigdemont en la entrega de los Premios Blanquerna.
Vicente del Bosque y Carles Puigdemont en la entrega de los Premios Blanquerna.Claudio Alvarez

Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat, recita el himno del FC Barcelona y el del Real Madrid. “Tan se val d’on venim, una bandera ens agermana”, dice el líder independentista, recordando que hasta los peores rivales pueden llegar a ser hermanos. Y añade: “El himno clásico del Madrid habla también de una bandera limpia y blanca que no empaña”. Vicente del Bosque, exseleccionador español de fútbol, le observa tras recibir, este miércoles, el premio Blanquerna, igual que los organizadores del Nueva Economía Fórum. Dos días después de la inhabilitación de Artur Mas por organizar el referéndum del 9-N, Puigdemont ha hablado de deporte, pero en realidad ha hablado de política. “El premio es un reconocimiento que Cataluña hace a una persona y a una entidad que juegan limpio, que pregonan la sana rivalidad y el fair play”, ha dicho. Y ha pedido trabajar "por un mejor entendimiento y diálogo entre la sociedad catalana y la española”.

Más información
La inhabilitación de Mas allana que la portavoz del Govern sea candidata
El PDeCAT encuentra alivio en el fallo del 9-N tras el cerco por el 3%

Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno y ministro de Educación y cultura, ha escuchado atentamente sus palabras en el Museo Reina Sofía de Madrid. Le han acompañado, entre otros, José Luis Ayllón, secretario de Estado con las Cortes, y Neus Munté, consejera de la presidencia y portavoz de la Generalitat.

“Es la primera vez que el premio se otorga a una persona y a una entidad. Los dos comparten el respeto, el diálogo y la pluralidad como una forma esencial de entender la vida”, ha explicado el presidente de la Generalitat sobre los premiados. “Se han destacado por decir y hacer lo que piensan. De forma educada. De forma discreta. Respetuosa”, ha seguido. “Necesitamos que haya más Del Bosques, más Economía Forums, personas que repetan la diferencia y que hacen del diálogo el mejor remedio para solucionar los problemas de la gente”.

Del Bosque ha recibido el premio con la contención que le caracteriza. Este es un entrenador especializado en encauzar egos y en cauterizar heridas. Por encima del manual que le ha llevado a ganar la Liga, la Champions, la Eurocopa y el Mundial, el técnico ha sabido convertirse en el puente con el que los jugadores del Madrid y del Barça pudieron superar el abismo que abrió entre ellos una serie de clásicos de alto voltaje. Suya es la España de Xavi y Xabi; la de Iniesta y Ramos; la de Casillas, Pedrito y Busquets. El uso del catalán en las ruedas de prensa de la selección dejó de ser una sorpresa durante su mandato. Los éxitos de esa España crecieron en paralelo al auge del independentismo en Cataluña. Y Del Bosque es desde entonces el entrenador de todos.

Este miércoles, sobre el escenario, el exseleccionador ha recordado como ejemplo de su filosofía de vida a José María Martín Patino, fundador de la Fundación encuentros. “Era un hombre que pretendía resolver los problemas de la sociedad española”, ha dicho. “Él promovía el diálogo y el entendimiento entre las gentes. Ese era su fin. Y hoy me quiero acordar de él”. “Creo mucho en las relaciones personales, en las relaciones humanas, y en la selección pusimos mucho interés en que se desarrollaran”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Eso pide Puigdemont en Madrid. Diálogo. Puentes. Y un Del Bosque para la política española.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS