Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el PSOE imponen en el Senado a sus cuatro candidatos al Constitucional

El pleno votará la semana que viene sobre Conde-Pumpido, Balaguer, Sancho y Montoya

Sesión de la Comisión de Nombramientos del Senado. Ampliar foto
Sesión de la Comisión de Nombramientos del Senado. EFE

La Comisión de nombramientos del Senado ha propuesto este miércoles a María Luisa Balaguer, Cándido Conde-Pumpido, Ricardo Enriquez Sancho y Alfredo Montoya Melgar para ocupar los cuatro puestos que hay que renovar en el Tribunal Constitucional. Había quince candidatos para las vacantes abiertas por el fin del mandato de Francisco Pérez de los Cobos y Adela Asúa y los fallecimientos de Francisco Hernando y Luis Ignacio Ortega. Sin embargo, sus comparecencias solo han supuesto el cumplimiento de un mero formalismo: el PP y el PSOE, los dos grupos mayoritarios en la Cámara Alta, ya habían alcanzado un acuerdo para decidir a quiénes propondrán al pleno del Senado, que la próxima semana tiene que ratificar los nombramientos por mayoría cualificada de tres quintos.

En consecuencia, todo apunta a que los dos partidos tradicionales mantendrán su dominio del Constitucional, que en el punto álgido del reto independentista de la Generalitat de Cataluña renueva a cuatro de sus doce integrantes. Estos tendrán que elegir ahora a su nuevo presidente, puesto al que optan, entre otros, el conservador Juan José González Rivas, Pedro González-Trevijano o Andrés Ollero, que ha encontrado fuertes resistencias a su candidatura por haber sido diputado del PP durante 17 años.

La decisión ha sido adoptada por 211 votos a favor y 16 abstenciones. El PP y el PSOE se han apoyado mutuamente a sus respectivos candidatos: Enriquez, que repite en el Constitucional, y Montoya, son los propuestos por los populares; mientras que Conde-Pumpido y Balaguer son cercanos a los socialistas. El Grupo Mixto se ha abstenido. ERC no ha querido votar. El PNV no ha acudido a la Comisión. Finalmente, Podemos, que estaba representado por Ramón Espinar, no ha acudido a la sala en el momento de la votación y ha asegurado luego que no ha sido avisado de que esta se produciría inmediatamente. Ese encontronazo ha sido la culminación de una sesión marcada por el desencuentro entre estas formaciones.

Tanto ERC como Podemos han acusado al PP y al PSOE de "amañar" el procedimiento de elección al haber alcanzado un acuerdo previo para repartirse la selección de los cuatro aspirantes. Eso ha provocado una dura respuesta por parte de los portavoces de los partidos mayoritarios en la Cámara Alta.

"No puedo acepar que se califique este procedimiento, totalmente amparado por la legalidad, de amaño", ha dicho José Manuel Barreiro, portavoz del PP. "Otra cosa diferente es que algunos grupos políticos solo entienden la Ley con una clasificación dicotómica: las leyes para el común de la gente y las que quieren para ellos".

"No es admisible que se hable de amaño", ha coincidido Vicente Álvarez Areces, portavoz en el Senado del PSOE, que ha recordado a ERC que en legislaturas pasadas presentó a sus propios candidatos con el mismo sistema. "Se anula un procedimiento cuando le interesa a un partido. Repasen las actas de otros procesos anteriores".

Ninguno de esos roces impedirá que los dos partidos tradicionales impongan el peso de sus votos y saquen adelante su propuesta. El pleno que debe votar la elección definitiva de los cuatro nuevos magistrados del Constitucional está programado para el próximo martes.