Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía rescata 230 perros utilizados en peleas a muerte

La operación contra el maltrato animal se salda con 34 detenidos en Tenerife, Madrid, Murcia y Alicante

La policía rescata a 230 perros utilizados en peleas a muerte.

La Policía Nacional ha informado este jueves del rescate de 230 perros que estaban entrenados y destinados a participar en peleas a muerte. La operación contra el maltrato animal, que dio su principal golpe en una finca del municipio de Güímar, en Tenerife, se ha saldado con 34 personas detenidas en esa provincia, Madrid, Murcia y Alicante. Los canes han sido acogidos por asociaciones protectoras y entes oficiales.

Los organizadores de las peleas de perros tenían previsto celebrar hasta cuatro combates en Tenerife, para lo que habían desplegado una ingente cantidad de recursos y montado un cuadrilátero. Según los autos de ingreso en prisión de los detenidos, a los que ha tenido acceso la Cadena SER, la Policía Nacional intervino justo en el momento en el que se celebraba uno de los primeros enfrentamientos entre dos perros potencialmente peligrosos peleando a muerte. En el ring se encontraba un perro malherido y agonizante que fue asistido de sus heridas por los propios agentes de policía.

El operativo —bajo la denominación Operación Chase— ha dejado al descubierto una enorme trama de peleas de perros y tráfico de drogas de ámbito nacional. Incluso internacional, ya que en este punto los informes policiales aseveran que los integrantes de esta organización criminal participaban en peleas de perros en el extranjero en una liga ilegal denominada RAFA. 

La Operación Chase también ha desvelado que las peleas de perros estaban financiadas por el tráfico de drogas y que tenían en Tenerife uno de sus principales centros junto con Alicante, Murcia y Madrid. En la investigación policial se describe cómo este grupo criminal contaba con un sofisticado sistema de organización. A través de las conversaciones telefónicas intervenidas y que han posibilitado el procesamiento de los detenidos se pone de manifiesto que disponían de una jerga propia. Como ejemplos aparecen términos como "fiesta privada" o "convención", en función del número de peleas, apostadores y espectadores. Otro de los términos es "contrato", en el cual se pactan el lugar para celebrar la pelea y las condiciones económicas; aparece, además el término "puntos", para referirse a las cantidades económicas siendo su equivalencia en términos económicos a 1.000 euros. En cuanto a los perros, las pelas terminaban solo cuando uno de los canes moría, utilizando el término de "champion" para aquellos animales que ganaran tres combates y "gran champion" para aquel perro que haya ganado cinco combates.

Un dato especialmente espeluznante es la celebración del "bautismo de pelea" que se realiza enfrentando a dos perros, uno de ellos un cachorro de corta edad para ver si es capaz de atacar a otros perros y así comprobar que es apto para el combate. La mayor parte fallecían o eran sacrificados tras abandonar el cuadrilátero.

En total han sido detenidas 34 personas por delitos de organización criminal, delito continuado de maltrato animal; contra la salud pública: tráfico de estupefacientes e ilegal de medicamentos; blanqueo de capitales y omisión del deber de perseguir delitos. Además, los agentes han practicado 17 registros domiciliarios en los que han rescatado a 230 perros y se han incautado de una pistola y un revólver, 3 plantaciones de marihuana (800 plantas adultas), 4 kg de marihuana seca, 40 gramos de cocaína y 200 gramos de hachís, 30.000 euros, sistemas de entrenamiento específico canino extremo y diferentes sustancias como anabolizantes, testosterona, hormonas, diuréticos o material eutanásico. La operación ha sido desarrollada por agentes de la Comisaría General de Policía Judicial, de la Jefatura Superior de Policía de Canarias y de las comisarías de Tenerife, Alicante y Murcia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información