Aprobado raspado para la democracia española

El último informe de la Fundación Alternativas advierte de la involución en la percepción del sistema

Pleno del Congreso de los Diputados.
Pleno del Congreso de los Diputados. ULY MARTÍN

Más información

La democracia española se ha erosionado en los últimos diez años, periodo en el que ha involucionado del notable a un aprobado raspado. El informe sobre la democracia en España (IDE 2016) de la Fundación Alternativas otorga una nota de 5,5 puntos sobre 10 al sistema bicameral nacional debido a las políticas frente a la crisis o los recortes en políticas sociales. Juan Manuel Eguiagaray, patrono de la Fundación, ha sentenciado que el balance “no es especialmente satisfactorio”. “Hemos venido reflejando un deterioro de nuestro sistema. Ha ido a peor”, ha zanjado. La corrupción sería una de las principales debilidades de nuestra democracia, así como la "baja independencia" tanto del poder político como de los partidos políticos y las "indeseadas interferencias internacionales".

A su vez, muchas cuestiones relativas a la participación y la sociedad civil también son mejorables, según los autores del informe. Nicolás Sartorius, vicepresidente ejecutivo de la Fundación, ha advertido del riesgo de "fractura social con riesgo de necrosis" consecuencia, entre otros factores, del aumento de la desigualdad y pobreza. España es uno de los países europeos donde la distancia entre las rentas más altas y las más bajas más se han agrandado durante la crisis. Carolina Bescansa, diputada de Podemos, aprecia además lo que los historiadores denominan como la "aceleración del tiempo histórico" sobre la intensidad en la arena política estos dos últimos años.

"Me parece milagroso que la valoración de la democracia en España sea todavía de un aprobado", ha observado Joaquín Estefanía, patrono de la Fundación Alternativas y exdirector de El País. Estefanía ha mostrado su inquietud por los recortes que han repercutido en la "calidad" de la sanidad pública y también por el pulso que los medios de comunicación tradicionales mantienen con actores nuevos digitales "que influyen en la calidad de la democracia en este país".

La dificultad para formar gobierno y la irrupción con fuerza de nuevos partidos políticos, Podemos y Ciudadanos, caracterizaron un 2016 testigo de la legislatura más corta desde la restauración de la democracia y dos intentos de investidura fallidos. “La pregunta sobre si nos encontramos ante el fin del bipartidismo somos incapaces de responderla. No sabemos si los nuevos actores políticos han venido para quedarse o son producto de la coyuntura”, ha señalado Rubén Ruiz-Rufino, profesor del King´s College London y director del IDE 2016. "Se está construyendo un sujeto político nuevo mediante alianzas transversales en lo social que tiene que ver con un momento histórico en un cambio de régimen", ha referido Bescansa sobre las causas por las que surgió Podemos.

En consonancia con el espíritu crí­tico que subyace en la percepción de la democracia en España, los expertos entienden que es "completamente necesaria" una reforma "en profundidad" de la Constitución. Abarcaría la po­sibilidad de convocar referéndums para que la ciudadanía opte por la forma del Estado y también para que las comunidades históricas "ejerzan el derecho a decidir su posible independencia". Los independentistas en Cataluña pretenden celebrar precisamente una consulta en septiembre. "No podemos negar que es el principal problema que tenemos en España y se ha negado este problema sin aportar ninguna solución o vía para el diálogo", ha sostenido la diputada socialista Meritxell Batet. La reforma de la Constitución es la única solución que está ahora mismo sobre la mesa", ha añadido. "No somos inmovilistas, estamos abiertos al consenso y la concordia pero en ningún caso tocaríamos la forma de Estado o el cuadro de derechos o libertades", ha sido la postura de Beatriz Escudero (PP).

“La democracia es lo más valioso que tenemos colectivamente y fue lo que más costó conquistar, de ahí que convenga que la valoremos”, ha recordado Sartorius en el acto desarrollado en la sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados. “La democracia es algo delicado que conviene cuidar siempre, porque se puede incluso perder", ha apuntado. Como ejemplo, ha incidido en la posibilidad de que la extrema derecha pueda gobernar este año en Francia y Holanda. Sartorius también ha destacado que el primer viaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la Hungría de Viktor Orban. Marian Ahumada, profesora de la UAM y miembro del Consejo Asesor del IDE, ha apuntado que en España, a diferencia de lo que sucede en otros países miembros de la UE, "afortunadamente no hay partidos de extrema derecha o extrema izquierda" con la pujanza por ejemplo del Frente Nacional de Marine Le Pen o del holandés Partido de la Libertad de Geert Wilders. Para Toni Roldán (Ciudadanos), las democracias liberales están "en seria crisis" como evidencia que Trump denigre a los periodistas o haga comentarios abiertamente xenófobos: "Trump es un riesgo para la democracia y también una oportunidad como el Brexit" para mejorar las instituciones europeas y democráticas.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50