Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy evita pronunciarse sobre los candidatos socialistas

El presidente hablará con el que salga para que la legislatura dure

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Ampliar foto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. EFE

Las preguntas en público y en privado giran sobre la proliferación de candidatos en el PSOE, pero el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no entra. “Ni quiere ni tiene”, sostienen fuentes de su entorno directo en La Moncloa. Se ha conjurado a no pronunciarse. Lo máximo que quiere expresar, en este momento del proceso interno que vive ese partido, es que tendrá que “entenderse con quien sea para intentar de verdad que la legislatura dure cuatro años”. Fuentes próximas al presidente aseguran que nunca quiso provocar en su día unas terceras elecciones cuando pudo y que ahora no quiere usar la bala de plata de anticipar otras.

Rajoy no quiere especular con que el relevo de líder en el PSOE, tras las primarias que se organizarán en mayo, pueda conllevar una sustitución de la línea marcada ahora por el presidente de la gestora, Javier Fernández, con el que mantiene interlocución frecuente y directa. Rajoy tiene “una muy buena opinión” de Fernández y no tanto de Pedro Sánchez, que ayer anunció en Dos Hermanas (Sevilla) su intención de volver a concurrir a la secretaría general de ese partido. En la dirección del PP apuntan, desde el anonimato, que la relación no es tan óptima ni mucho menos con el otro aspirante ya anunciado, Patxi López, del que conservan todo tipo de agravios de su época en la que le permitieron ser lehendakari sin entrar en su gobierno y luego como presidente del Congreso de los Diputados. Rajoy no alimenta esos debates porque su objetivo declarado, que reafirma en cuanto puede, es agotar la legislatura con dos metas muy claras: “No variar la línea de crecimiento y creación de empleo del país y firmar con dos o tres partidos más dos o tres grandes pactos de Estado para varias generaciones, fundamentalmente sobre educación y el futuro de las pensiones”.

El líder del PP argumenta que no le gusta entrometerse en la vida interna de otros partidos como tampoco le agrada que lo hagan los demás en la de su formación, que también tiene en las próximas semanas pendiente la celebración de un congreso, pero en este caso para su mera ratificación en un clima de calma y tranquilidad abrumadora. Fuentes de La Moncloa próximas a Rajoy indican así que el presidente popular no ha dicho nada públicamente sobre las distintas opciones en liza en el PSOE pero tampoco de Podemos o sobre Ciudadanos.

La agenda internacional, muy ocupada estos días, le ha servido de excusa a Rajoy para no emplearse a fondo aún en la resolución de las pocas incógnitas que tiene pendientes de despejar en el congreso popular. La principal consiste en la continuidad de Dolores de Cospedal como secretaria general, ministra de Defensa y presidenta del partido en Castilla-La Mancha. Rajoy pretende resolver el cónclave sin grandes cambios en la estructura del partido porque sostiene que “ha funcionado bien” como está.