Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes cree que igualar impuestos solo oculta la mala gestión autonómica

La presidenta madrileña rechaza que el nuevo sistema de financiación de las autonomías pretenda imponer una armonización fiscal

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, rechaza que el nuevo sistema de financiación de las autonomías pretenda imponer una armonización fiscal, como reclamaron en la reciente conferencia de presidentes los responsables de algunas comunidades socialistas. Cifuentes defiende que esa homogeneización pretende encubrir una subida de impuestos generalizada para tapar la mala gestión que ve en algunas regiones frente al modelo de Madrid.

Cristina Cifuentes en la VI Conferencia de Presidentes autonómicos.
Cristina Cifuentes en la VI Conferencia de Presidentes autonómicos.

Ni se retracta ni corrige sus tesis y pasa al ataque. La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Cristina Cifuentes, no quiere dejar pasar de largo el debate abierto en el Senado entre los principales representantes de varias autonomías sobre por dónde debe discurrir el nuevo sistema de financiación, que debería empezar a trabajarse entre el Gobierno central y los expertos autonómicos el mes que viene para estar cerrado antes de que acabe 2017.

La mandataria madrileña ya provocó la discusión en el foro de los presidentes autonómicos al rechazar la pretensión invocada por la andaluza Susana Díaz, y respaldada por otros dirigentes, de estudiar y fijar topes a la diferente situación impositiva actual entre comunidades para coordinarla mejor. En la conferencia de presidentes se acordó iniciar ese trabajo de puesta al día pero Cifuentes quiere advertir de entrada, en un artículo que publica en EL PAÍS, que Madrid no está dispuesta a cambiar su política de impuestos, que prima por ejemplo las exenciones en sucesiones y patrimonio.

La presidenta de Madrid rechaza la acusación recurrente contra esa comunidad sobre que es un “paraíso fiscal” o practica el dumping. El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, lamentó en aquel foro que muchos empresarios de su territorio se trasladen a Madrid porque está apenas a una hora y media en AVE y porque disfrutan de más beneficios fiscales. Cifuentes no niega esas actuaciones, sino que las defiende como un tipo de política al alcance de todos para favorecer el crecimiento: “Madrid no aplica leyes distintas a las demás regiones, lo único que queda es que mantenemos unos impuestos moderados, igual que puede hacer cualquier región de régimen común, y como de hecho practican algunas otras comunidades sin recibir críticas”.

En su contraataque, Cifuentes argumenta que los que ahora piden armonización ocultan sus verdaderos intereses: subir los impuestos. “Si el resto de las Administraciones autonómicas no bajan sus impuestos es porque no hacen uso de su capacidad normativa, y deberían explicar a los ciudadanos que cuando piden armonizarlos lo que realmente quieren es subirlos. Con el agravante de que, para disimular la presión fiscal que ellos ejercen, demandan que seamos los demás quienes los igualemos, diluyendo así la responsabilidad política que a cada cual nos corresponde dentro del ámbito autonómico”, remacha en su texto la mandataria madrileña.

La líder del PP de Madrid niega que esta comunidad se esté beneficiando también por albergar a la capital de España y argumenta que el impuesto de sociedades es totalmente de recaudación estatal. Cifuentes aboga por mantener bajas sus políticas fiscales y señala que así, con el tipo más bajo en el tramo autonómico del IRPF, ha recaudado 1.000 millones de euros más que Cataluña, que tiene un millón más de habitantes. “Es posible también gracias a una Administración reducida y que gestiona mejor. Algo que además nos permite ejercer una solidaridad de la que nos sentimos muy orgullosos. Somos los que más aportamos: concretamente, el 78% del Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales”.

La presidenta de Madrid contrapone a la teoría de armonizar los impuestos entre todos que se iguale la reducción de gastos, de altos cargos, de consejerías, en la libertad de horarios comerciales y eliminación de trabas burocráticas.

Los expertos que aportan las comunidades

El punto más relevante de los 11 acuerdos suscritos durante la sexta conferencia de presidentes autonómicos en el Senado fue el de iniciar la configuración de un nuevo sistema, no bilateral, de financiación autonómica. Cataluña no acudió a la cita, como tampoco lo hizo Euskadi, y pidió una negociación bilateral. El calendario se empezó a poner en marcha el miércoles en una comisión específica en el Senado y ambas autonomías volvieron a dar plantón (Euskadi tiene su propio modelo de financiación). Las demás comunidades, empezando por Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Valencia, Canarias, Baleares y Madrid, han aportado ya esta semana su experto en la materia que trabajará desde el mes que viene en un grupo conjunto con los técnicos estatales. La dependencia y el gasto sanitario se incorporarán entre los factores del nuevo modelo.

“Neocentralismo”

Durante la conferencia de presidentes autonómicos, la dirigente madrileña —pero también otros mandatarios, como la presidenta socialista balear, Francina Armengol o el presidente popular gallego Alberto Núñez Feijóo—, rebatió la hipótesis de igualar los impuestos en todas las comunidades tras la discusión del nuevo modelo de financiación. El argumento fue el mismo con diferentes criterios a tener en cuenta: la autonomía fiscal.
Cifuentes profundiza ahora en esa línea de discusión: “Este intento homogeneizador no cabe en un Estado complejo como el nuestro, donde la Constitución y el proceso de desarrollo autonómico nos ha conferido a las distintas regiones la facultad de seguir el camino que en cada momento decidan los ciudadanos, desarrollando políticas de derechas, de izquierdas, de centro, expansivas, de contención del gasto, o como quieran caracterizarse… Es decir, lo normal en un Estado descentralizado y plural. Por eso sorprende tanto que estas iniciativas neocentralistas procedan de fuera de Madrid”. La líder popular termina su artículo con una frase que resulta lapidaria: “Vertebrar no es fosilizar”.

 

Más información