ENTREVISTA CON ÍÑIGO MÉNDEZ DE VIGO / PORTAVOZ Y MINISTRO DE EDUCACIÓN

“En España falta el chip de que no hay que ganar por KO”

El portavoz del Gobierno asegura que mantienen la mano tendida al PSOE para una gran coalición

Méndez de Vigo, en un momento de la entrevista.Vídeo: Bernardo Pérez/ Carlos Martínez

Entró en el Gobierno en junio de 2015, en los últimos meses de esa legislatura -antes del periodo en funciones- y ha ganado peso en ésta. Portavoz de Gobierno y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo (Tetuán 1956), exhibe un talante negociador acorde con tiempos de un Ejecutivo en minoría. Tras más de una hora de encuentro, es fácil entender por qué el presidente Mariano Rajoy le eligió de forma inesperada como la voz oficial de su Ejecutivo en una legislatura en la que el PP está condenado a entenderse con el resto de fuerzas políticas. El jurista, profesor y políglota, que se ha curtido en los pasillos de las de Bruselas como eurodiputado y secretario de Estado para la UE y ostenta el título nobiliario de IX barón de Claret, es de los que bordean los charcos evitando meterse en ninguno. Asegura que ni percibía ni percibe las distintas sensibilidades latentes dentro del Gobierno de Rajoy ni ha notado "ninguna rivalidad" entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y la ministra de Defensa y secretaria general del PP, Dolores de Cospedal. La entrevista con EL PAÍS tuvo lugar en su despacho el pasado jueves por la tarde. Estas son las preguntas relacionadas con su labor como portavoz (puede consultar aquí la parte centrada en educación).

Más información
Entrevista (parte II): “He comprendido que repetir curso no es la solución”

Pregunta. Como portavoz de este Gobierno de Rajoy, ¿qué diferencias ha notado con el anterior?

Respuesta. (Silencio largo). Este Gobierno es consciente del mandato que nos han dado los españoles, de un parlamento donde no hay mayorías, con un sistema que hemos conocido durante 40 años de un partido de centro izquierda o de centro derecha con apoyos de nacionalistas que ha cambiado completamente porque ahora, con el partido nacionalista catalán, es muy difícil entenderse porque supedita todo a posiciones independentistas, y han aparecido dos partidos nuevos con muchos escaños. La diferencia es que hay que atender ese mandato, hablar mucho, dialogar mucho y buscar acuerdos.

P. Yo le preguntaba por algo que pueda tener este Gobierno que no tenía el anterior.

R. Este Gobierno, como el anterior, tiene una gran confianza en el presidente, unidad interna, capacidad de acción y veo que ha asumido cuál es la situación de fragmentación parlamentaria y que tiene que contar con ella.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
“En Europa nos echan en cara que no somos capaces de entendernos”

P. ¿Hacía falta en España un Gobierno en minoría por primera vez para forzar la Operación Diálogo con la oposición?

R. En nuestra democracia ha habido diálogo en muchas ocasiones, empezando por la Transición y cuando se redactó la Constitución. Lo que en España necesitamos es ver los pactos y los acuerdos con más naturalidad. Lo que he visto en mi experiencia europea es que allí no se plantean los acuerdos como una especie de suma de vencedores y vencidos. No se trata de ceder sino de ver cómo componemos algo entre unos y otros que sea útil para los españoles. Ese hábito falta, esa concepción de la política como una pelea donde tiene que haber vencedores y vencidos en lugar de como algo en lo que los contendientes tienen que encontrarse cómodos sabiendo que ninguno obtiene el 100% de lo que quiere, al margen de lo que hayan dicho los programas electorales o las bases. No hay que ganar por nocaut (KO), habrá que ganar por los puntos. En España falta esa pedagogía y ese chip hay que cambiarlo.

P. Otro hábito que falta en España es el de reconocer fallos y pedir disculpas. ¿Por qué a Rajoy le cuesta tanto pedir perdón por el caso del Yak 42 y ha tenido que llegar la ministra Dolores de Cospedal 14 años después para reconocer los errores de Federico Trillo?

R. Yo he visto una grabación de Rajoy en el programa Tengo una pregunta para usted pidiendo perdón. Y la ministra de Defensa habla en nombre del Gobierno y lo ha hecho muy bien porque este Gobierno está al lado de las personas que sufren.

“Este es un gobierno normal que trabaja, cumple y funciona bien y ya se nota la relajación en la gente”

P. ¿Abrir un despacho en Barcelona y repetir sin avanzar que no se puede discutir la unidad de España ni la soberanía nacional de todos es tener un plan B para seducir a Cataluña?

R. Significa dejar las cosas claras desde el principio y no engañar a nadie. Es explicar lo que el Gobierno ni puede ni quiere hacer, como ha dejado claro el presidente, que no puede hacerlo porque se lo impide la Constitución, y no quiere hacerlo porque no cree que sea lo que necesita España. Dialogamos mucho e invitamos mucho a hablar pero esto de hablar es cuestión de dos.

P. ¿Eso es seducir a la mitad de los catalanes que quieren la independencia?

R. Para eso necesitamos hablar, que vengan y nos lo cuenten y creo que no ha sido una buena idea que el presidente de la Generalidad no haya venido a la Conferencia de Presidentes. Y eso no significa un entreguismo o una humillación, solo estar con el resto de los presidentes autonómicos.

P. ¿Hay menos grupos y sensibilidades ahora en el Gobierno que cuando estaban José Manuel García Margallo, Jorge Fernández y José Manuel Soria?

R. Yo estoy seguro de que eso no existía. Nunca he sabido en cuál estaba yo y es porque no estaba en ninguno.

P. ¿No existe tampoco ningún tipo de rivalidad entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal?

R. No veo ninguna rivalidad.

P. ¿El futuro candidato del PP a suceder a Rajoy está ya sentado en el Consejo de Ministros o es de otra generación?

R. No tengo ni idea.

“Sé que el PSOE no va a entrar en un Gobierno de coalición con el PP pero es lo que seguimos ofreciendo”

P. ¿El plan de Rajoy sigue siendo terminar la legislatura gobernando con el PSOE lo lidere Susana Díaz o Patxi López?

R. Hemos dicho desde el principio que lo que convenía a España a la vista de los resultados electorales del 20-D y el 26-J era una gran coalición. Fue la primera apuesta de Rajoy. Era bueno en esta situación de confusión en Europa que un país como España jugara un papel protagonista.

P. La pregunta no es esa.

R. Ya, pero eso es lo que le parecía al presidente en su momento y lo que nos sigue pareciendo a todos. Yo sé que el PSOE no va a entrar en un Gobierno de coalición con el PP pero creemos que tenemos que encontrar acuerdos y por eso hemos lanzado siete pactos de Estado y a eso nos obliga la matemática parlamentaria. Rajoy ya dijo que no quería un cheque en blanco y que había que ganarse día a día el acuerdo y es lo que estamos haciendo.

P. ¿Se prorrogarán los presupuestos para esperar a ver qué tipo de liderazgo sale en el PSOE y si hay posibilidad de pactar los siguientes antes de convocar nuevas elecciones?

R. Los presupuestos deberíamos aprobarlos, aunque existe la posibilidad de prórroga. No tiene mucho sentido ni lógica aprobar el techo de gasto y los objetivos de déficit y no aprobar los presupuestos y menos aún sin conocerlos. Sería una señal buena en Europa. Les hemos dejado un poco escamados con este año de interinidad y sin Gobierno que parecía una cosa belga y a ver si les damos ejemplo de ser capaces de entendernos porque a nosotros nos echan muchas veces en cara en Europa que no somos capaces de entendernos. No le pondría puertas al campo.

P. ¿Qué ideología tiene este gobierno, porque hay dirigentes tan relevantes como José María Aznar que les achacan una pérdida de los valores liberales y conservadores y otros que con tanto pacto con el PSOE les tildan casi de socialdemócratas?

R. Somos un Gobierno de centro reformista, con un partido de formación liberal e influencia demócrata cristiana. Estamos en el PP europeo que ha hecho Europa y lidera otros países europeos. En Europa nadie duda de nuestra ideología ni donde estamos.

P. ¿Se atrevería a vaticinar si este es el último mandato de Rajoy?

R. No me atrevo a vaticinarlo.

P. ¿No acabar la legislatura sería un fracaso atribuible a quién?

R. No sería atribuible a nadie. Nosotros queremos acabarla, que sea larga y no hacerlo sería no haber conseguido llegar a acuerdos importantes y necesarios. Los futuribles de ponerse en lo peor no son una buena actitud para afrontar el presente. Yo cuando voy por la calle veo que la gente ve a este gobierno como un gobierno normal, que trabaja, funciona bien, cumple y la gente está apreciando esa normalidad. La angustia y desazón de la anterior legislatura ya no existe y el cambio de clima que ha llegado acompañado de la mejora económica es notable y ha habido en estos meses un relajamiento de tensiones y buenos síntomas.

P. ¿El nacionalismo en Europa y España es un problema de educación y cultura?

R. El nacionalismo es una cuestión enormemente compleja que ha creado enormes dificultades en la historia de Europa. Recuerde el testamento con que se despidió en 1995 François Mitterrand del parlamento europeo. Y es cuestión de sentimientos. Europa conoció grandes desgracias debido a los nacionalismos y debemos huir de ellos. Y eso se hace a base de mucho diálogo, compresión y ponerse en el lugar del otro.

P. ¿Cómo portavoz se imagina comportándose con la prensa como hizo Donald Trump?

R. Cada uno tiene su estilo. Michel de Montaigne diría “él es él y yo soy yo”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS