Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez quiere comprobar el apoyo de los militantes antes de presentarse

El ex secretario general del PSOE realizará un acto en Sevilla el 28 de enero

Pedro Sánchez (c), junto a José Luis Abalos (i) y José Antonio Pérez Tapias (d) , en la localidad valenciana de Xirivella, en noviembre.

Pedro Sánchez, ex secretario general del PSOE, reaviva su compromiso de entrar en contacto con los militantes de su partido y lo hará en Sevilla el próximo 28 de enero. Su alejamiento de la vida pública desde el pasado 10 de diciembre, cuando protagonizó un acto en Asturias, ha coincidido con el distanciamiento de algunos dirigentes territoriales que antes le apoyaban y la presentación de Patxi López como candidato a la secretaría general. Sánchez estima que aún tiene el apoyo de los militantes, pero quiere comprobarlo antes de anunciar su candidatura a liderar de nuevo el PSOE.

Las muestras de apoyo que ha recibido Sánchez desde que en la noche del miércoles anunció que reanudaba el contacto con los militantes le hace pensar que mantiene el respaldo de las bases. Con esta idea, su entorno trata de aparentar tranquilidad ante la caída sucesiva del apoyo de los dirigentes territoriales que estuvieron con él hasta hace pocas semanas.

Esa desafección comenzó en noviembre y, aunque no hay una causa única, sí se menciona entre algunos de los secretarios regionales la propia actitud de Sánchez, que no ha tenido contacto con muchos de ellos y no ha contestado a las invitaciones para realizar actos. No le ven ya como el adecuado para volver a liderar el PSOE. Al menos dos secretarias generales —Francina Armengol (Baleares) e Idoia Mendia (País Vasco)— se lo han dicho personalmente y por separado. Otros no han sido tan explícitos, pero Sánchez sabe de su distanciamiento. El equipo que rodea a Patxi López, que presentó su candidatura el pasado domingo, estuvo antes con él y el propio político vasco había sido uno de los suyos.

En territorios no afines

El 28 de enero Pedro Sánchez y Susana Díaz coincidirán, ya que ambos protagonizarán actos con militantes en Andalucía. Él, en Sevilla, y ella, en la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules, cuya agrupación socialista cumple 130 años.

La coincidencia es fortuita, ya que Sánchez hubiera preferido celebrar el acto el 29, pero el partido de Liga en el que el Betis recibe al Barça le ha hecho adelantar el día. Sí es premeditada la elección de Sevilla para demostrar que tiene apoyos en Andalucía, igual que Díaz recorre ese fin de semana tres provincias de Castilla y León, que se supone que no le apoyan.

La superación de esta realidad —en el terreno político, y también personal— no ha sido tarea fácil, señala su entorno para explicar su silencio e inactividad, solo rota por viajes al extranjero para participar en mesas redondas. Nunca ha dado a entender que tiraba la toalla, pero tampoco que iba a anunciar su candidatura.

La reunión de 68 cuadros medios del partido el 28 de diciembre instándole a que diera el paso le supuso una inyección de ánimo que no tuvo una traslación concreta hasta la noche del miércoles pasado, cuando anunció una vuelta a los actos públicos.

Este es el colofón de una semana en la que se dio a entender desde su entorno que en breve anunciaría sus intenciones. La presentación de la candidatura de López le ha podido influir para anunciar que vuelve a tomar contacto con los militantes, aunque en su entorno señalan que quizá también el político vasco dio el paso para adelantarse a un posible anuncio de Sánchez en ese sentido.

No ha sido así exactamente, ya que solo ha expresado que cumple con su palabra de atender a quienes “no fueron escuchados: los militantes”. En su entorno se da a entender que se presentará, pero el anuncio no será obligatoriamente de inmediato, de la misma manera que no lo hará tampoco la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. El congreso no se convocará hasta finales de marzo o primeros de abril y, por tanto, tiene más de dos meses y medio para calibrar si da el paso.

Dos actos

Hasta ahora, Sánchez ha limitado sus actos en el partido a los del 26 de noviembre en Xirivella (Valencia) y el 10 de diciembre en San Martín del Rey Aurelio (Asturias). El 28 de enero estará en Sevilla después de una rápida rectificación. Primero anunció el encuentro para el 29 de diciembre, día en el que el Betis jugará con el Barcelona. “Contra un Betis-Barcelona no hay quien compita”, justificó ayer en Twitter.

En el entorno de Sánchez usan la expresión “testar a la militancia” para describir en qué momento está el ex secretario general. De esa fase no se ha movido desde que el pasado 29 de octubre anunció su ya famosa frase de que cogía su coche para recorrer todos los rincones de España, aunque hasta ahora no lo ha hecho.  

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información