Rajoy apela a la unidad para acallar el debate de la continuidad de Cospedal

El único dirigente territorial del PP que sigue cuestionando en público la compatibilidad de la secretaria general y ministra es el presidente del partido en Andalucía

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, preside el Comité Nacional ejecutivo del PP.
El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, preside el Comité Nacional ejecutivo del PP. Carlos Rosillo

Mariano Rajoy ha llamado este lunes varias veces a la cúpula de su partido, en el ámbito nacional y territorial, a afrontar el periodo de congresos internos que se avecinan en el PP con la máxima “unidad” e “inteligencia” para evitar las divisiones apreciadas en otras formaciones. Ha sido un aviso para controlar los principales debates abiertos para esos cónclaves sobre primarias, limitación de mandatos, incompatibilidad de cargos y la continuidad de Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP, que solo cuestiona abiertamente el partido en Andalucía.

El PP ha celebrado en Madrid la última reunión de su Comité Ejecutivo Nacional, del equipo de Rajoy, antes de la celebración los días 10, 11 y 12 de febrero del XVIII Congreso Nacional de la organización, pendiente desde hace dos años. Ha sido, en teoría, una cita de trámite, sin asuntos polémicos ni divisiones conocidas. De hecho, solo se han producido tres intervenciones, la obligada de Dolores de Cospedal, la secretaria general, para hacer el recurrente balance; el informe clásico de Rajoy; y un recordatorio del ministro Cristóbal Montoro sobre la reciente muerte del exministro Luis Gámir. Pero Rajoy, en su exposición de lo conseguido y lo que queda por afrontar en esta incipiente legislatura, ha incluido algunos avisos en clave interna para evitar signos de desunión. han sido advertencias sin destinatario conocido, al menos oficialmente.

Más información
Bárcenas certifica la caja b del PP y dice que Rajoy rompió con Gürtel
Ciudadanos se compromete a lanzar en febrero la comisión de investigación de la financiación del PP

Mariano Rajoy ha agradecido a todos los servicios prestados hasta ahora y les conminado a seguir en esa línea: “Si no hubiéramos remado todos en la misma dirección habría sido imposible llegar a donde estamos”. Ha sido ahí cuando el líder popular ha pedido afrontar ahora este nuevo proceso interno “con inteligencia” para hacerlo así “mejor que otros”, a los que no ha nombrado, y para conseguir que el PP hable “poco de sí mismo” y todas las renovaciones se produzcan “con el menor ruido y los menores líos posibles y con la mayor fuerza orgánica”.

Rajoy no ha querido fijar posición ante su equipo sobre los asuntos más candentes que están planteando ya algunos delegados y organizaciones de cara al congreso del PP. El jefe no lo ha hecho, pero su portavoz oficial, Pablo Casado, sí ha enumerado en rueda de prensa que a la espera de lo que debatan y voten los compromisarios la dirección del partido cree que las primarias puras (“un militante, un voto”) no son su modelo ni más democráticas que su elección representativa, que no está claro que la limitación de mandatos comprometida con Ciudadanos deba asumirse en los estatutos internos y que Cospedal y otros miembros de la cúpula pueden realizar competentemente varios trabajos orgánicos e institucionales al mismo tiempo. El argumentario oficial. Todos esos asuntos quedan a la espera de Rajoy, que no los respaldará. La incógnita más peliaguda sigue siendo la continuidad de Cospedal en la secretaría general del PP, como ministra de Defensa, diputada nacional y al frente del partido en Castilla-La Mancha.

La percepción casi generalizada en la dirección del PP es que Cospedal compatibilizará, al menos, el Ministerio y el segundo cargo en importancia del partido, bajo la premisa teórica de que Rajoy no toca lo que funciona. Muy pocos dirigentes del PP mantienen en privado, sin embargo, que Cospedal haya hecho una buena gestión en sus ocho años al mando ejecutivo del partido. Pero Rajoy tampoco quiere dar pistas de futuro ni señalar sus preferencias.

El único barón del PP que sigue expresando en público esa inquietud es el presidente del partido en Andalucía, la organización más poderosa en militantes y compromisarios. Juan Manuel Moreno ha vuelto a repetir este lunes a la entrada de la ejecutiva su defensa de una voz que se dedique en exclusiva a la secretaría general al margen de las funciones del Gobierno.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS