Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal asume que Defensa fue responsable del accidente del Yak-42

La ministra dice a las familias de las víctimas que hace suyo el informe del Consejo de Estado sobre el caso

Familiares de las victimas del Yak-42 a la entrada de la reunión con la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha asumido íntegramente el dictamen del Consejo de Estado sobre el caso del Yak-42, incluida la responsabilidad de su departamento en el accidente, en la época en que lo dirigía Federico Trillo. Así se lo ha trasladado a los familiares de los  62 militares muertos cuando regresaban de Afganistán el 26 de mayo de 2003 con los que se reunido este martes, durante hora y media, en la sede de su ministerio.

Las palabras de la ministra han caído como un bálsamo sobre las heridas todavía abiertas de unas familias que durante casi 14 años han visto cómo se les negaba por parte de los dirigentes del PP cualquier responsabilidad en la tragedia. Cospedal les ha prometido un “cambio de actitud” y actuar como ministra de Defensa antes que como secretaria general de su partido. Los familiares han salido de la reunión “reconfortados”, dispuestos a “poner el marcador a cero” y “confiados” en que cumplirá su palabra.

El presidente de la asociación que agrupa a los familiares, Miguel Ángel Sencianes, con voz entrecortada por la emoción, pese al tiempo transcurrido, ha calificado de “oro moral” la decisión del Ministerio de Defensa de asumir su responsabilidad en el siniestro, mientras que su portavoz, Curra Ripollés, ha dicho que “aunque la palabra perdón no ha salido en la reunión, con la intención mostrada por Cospedal de esclarecer los hechos nos vale a las familias”.

El dictamen del Consejo de Estado recomienda no pagar más dinero a los herederos de las víctimas, por considerar que ya han sido suficientemente compensados, pero Sencianes ha subrayado que “a las familias nos da igual la indemnización” y que lo importante es que la verdad sirva de reparación y homenaje a los fallecidos en la mayor catástrofe de la historia del Ejército español en tiempo de paz, frente al “ultraje y la humillación” que sufrieron por parte de Trillo. Para Ripollés, al asumir el dictamen del Consejo de Estado, Cospedal confirma que el del Yak-42 fue un “vuelo ilegal”, que nunca debió despegar y que el accidente pudo haberse evitado.

El Ministerio de Defensa, en la nota en la que ha dado cuenta de la reunión, se ha limitado a señalar que Cospedal ha transmitido a las familias “su apoyo y el compromiso inquebrantable con el recuerdo y la memoria de las víctimas" del Yak-42 y a confirmar que “seguirá el dictamen del Consejo de Estado, pese a su carácter no vinculante”. Eso sí, ha matizado que el reconocimiento de la responsabilidad patrimonial del Estado “no está asociado a la afirmación de la concurrencia de actuaciones subjetivas generadoras de cualquier tipo de culpa”. Es decir: cierra la puerta a la reapertura de la causa judicial, archivada en la Audiencia Nacional, o a la exigencia de responsabilidades a Trillo.

Cospedal no citó ni una sola vez durante la reunión el nombre del exministro de Defensa, al que las familias aludieron en varias ocasiones. “No valoro comportamientos del Gobierno al que obedezco. Todo lo que haga me parece correcto”, ha declarado Trillo a La Sexta.

La reunión comenzó tensa, con ambas partes a la defensiva, pero se fue distendiendo a medida que los familiares iban desgranando su dolorosa experiencia. Sencianes agradeció a Cospedal que se hubiera reunido con ellos sin límite de tiempo y que les tratara “con tacto y cariño”. El encuentro, según Defensa, se desarrolló “en un clima de cordialidad y franqueza”.

La asociación pidió a la ministra que busque los contratos de los 43 vuelos de transporte de tropas anteriores al Yak-42 y que aclare por qué no se suscribió la póliza obligatoria del seguro, que tuvo que abonar el Gobierno con fondos públicos. Cospedal les prometió investigar “por tierra, mar y aire”, aunque advirtió que ni siquiera el exministro socialista José Bono, que levantó todas las alfombras del ministerio para aclarar el caso, pudo localizarlos.

El resultado de la investigación y del propio expediente se plasmará en un informe, que Cospedal tendrá que presentar cuando comparezca próximamente en el Congreso. Si este concluye, como anticipó ayer, que Trillo fue responsable del accidente del Yak, aunque judicialmente no sea culpable, será difícil mantenerle un solo día más como embajador del Reino de España en Londres.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información