Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Fernández: “En el congreso del PSOE confrontarán dos visiones de partido”

El presidente de la gestora reconoce que el conflicto interno es de liderazgo

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández. Ampliar foto
El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández. EFE

No hay todavía un debate público de ideas o de proyectos en el PSOE, aunque también estos son motivos de diferencias internas, según ha reconocido este martes el presidente de la comisión gestora, Javier Fernández. La posición del PSOE respecto de "los nacionalistas y Podemos" forma parte de las diferencias de la organización que aflorarán y se asentarán en las próximas semanas, según ha señalado en Los Desayunos de TVE. "Hay dos visiones del partido que tendrán que confrontarse en el congreso", ha añadido. El portavoz de la gestora y responsable de Organización, Mario Jiménez, ha señalado el 14 de enero como la fecha que "más consenso despierta en todo el mundo" para que el comité federal aclare el calendario interno del partido.

Entretanto, las bases del PSOE se están organizando en plataformas que reclaman la celebración inmediata de unas primarias en las que se vote la secretaría general y un congreso que dirima la dirección política. La última en presentarse fue este lunes en Madrid, en un acto que congregó a medio millar de personas y donde se tildó a la gestora de "ilegal". "Es un partido vivo, que tiene debates internos importantes y no pasa nada. Hemos sobrevivido a 137 años de debates internos, a ver si otros sobreviven siquiera a 137 días en el futuro. Somos un partido dinámico", ha restado importancia Jiménez. El portavoz sí ha pedido "responsabilidad" a los cargos orgánicos y dirigentes del partido que apoyan el movimiento crítico con la gestora. En este sentido, el presidente del PSOE de Madrid, Manuel Robles, intervino en la presentación de la plataforma madrileña, a la que también asistieron seis de los 15 diputados que votaron en contra de la investidura de Mariano Rajoy y José Luis Ábalos, secretario general de la provincia de Valencia y miembro de la dirección del grupo parlamentario socialista.

"Yo quiero que el PSOE sea un partido de mayorías y, por tanto, un partido de alternativa para gobernar", ha recalcado por la mañana Fernández, tras narrar que las diferencias de opinión sobre el proyecto político las ha reconocido Pedro Sánchez al señalar que se equivocó cuando accedió "a la cláusula" que le pusieron los líderes territoriales en diciembre para que no pudiera gobernar con los nacionalistas o con Podemos. "Pedro Sánchez dijo en una entrevista que los secretarios generales le impusieron que no pudiera pactar para gobernar con los independentistas y Podemos y que ese fue su error. Yo fui uno de los secretarios generales más activos en esa posición".

Así lo declaró el exlíder del PSOE a Jordi Évole en La Sexta el pasado mes de noviembre y se refería a un cónclave con los secretarios territoriales del PSOE del 28 de diciembre, antes de un comité federal, en el que se le impuso condiciones duras para establecer pactos de Gobierno que aludían tanto al partido de Iglesias y los nacionalistas como al PP. A los primeros, en razón de que defendían el derecho a decidir de Cataluña y de otras comunidades sobre la unidad de España.

Atado al palo mayor

No es solo, por tanto, un problema de liderazgo, sino también de proyecto, según Fernández, por lo que se necesita tiempo para "definir una línea política". La petición de las plataformas creadas en distintas federaciones socialistas de la celebración de un congreso de inmediato no tendrá el apoyo de la gestora. "Hacer el congreso ahora con las fuertes tensiones y fuerte división interna es echar sal en la herida abierta", ha afirmado el presidente de la gestora que, además, no ve diferencia entre celebrar el congreso en febrero o marzo o entre mayo y junio.

¿Qué hubiera pasado si en vez de abstenerse el PSOE hubiera votado no a Mariano Rajoy? A esta pregunta responde que hubiera sido muy malo para "España y para el partido", pero gracias a esa "decisión traumática" se está condicionando la acción del Gobierno del PP, obligándole a pactar y cambiar leyes que se aprobaron en la pasada legislatura.

Nada tiene que decir sobre los actos que realiza Sánchez. "Como presidente de la gestora no me corresponde opinar". Tampoco sobre quiénes pueden ser candidatos a la secretaría general del partido. "Yo no tengo nada claro quién se va a presentar, pero yo voy a mantener la neutralidad", ha asegurado.

Con un "no" rotundo ha respondido a la pregunta de si, llegado el caso y si se lo piden, podría ser uno de los candidatos. "No, si me lo pidieran, me ataría al palo mayor, como el Ulises, de La Odisea, que se ató al palo mayor de su embarcación para no ceder a la tentación del canto de las sirenas".

Más información