Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos recela de los contactos del Gobierno con el PNV

El partido de Rivera urge a Rajoy a negociar los Presupuestos con el PSOE

La dirección de Ciudadanos advierte al PP contra un acuerdo con el PNV que implique cesiones en infraestructuras, deuda o la negociación del Cupo a cambio de que los nacionalistas vascos ayuden a aprobar los Presupuestos de 2017. El partido de Albert Rivera urge a Mariano Rajoy a dialogar con el PSOE. “Hacemos un llamamiento a la responsabilidad [del PP y el PSOE] y a no dejar temas tan importantes en manos de los nacionalistas”, dijo José Manuel Villegas, vicesecretario general.

José Manuel Villegas, en una imagen de archivo. Ampliar foto
José Manuel Villegas, en una imagen de archivo.

Ciudadanos nació en 2006 para convertirse en un dique frente al independentismo catalán. En 2015 inició su expansión a toda España para arrebatarle a los partidos nacionalistas su papel de bisagra en los acuerdos de Gobierno. Y ahora, en 2016, advierte al Ejecutivo contra la posibilidad de que el PNV se convierta en un elemento clave en la complicada combinación que intenta tejer Rajoy para aprobar las cuentas públicas: los 137 votos del PP deberían sumarse a los 32 de Ciudadanos, los cinco del PNV y el solitario de Coalición Canaria solo para poner en marcha la operación.

“Hay que apurar otras negociaciones”, defendió José Manuel Villegas, número dos de Rivera, en conversación con EL PAÍS. “Preferimos un pacto con el PSOE, porque los partidos de ámbito nacional tienden a defender el interés general y no propuestas que defienden intereses particulares de unos territorios u otros”, argumentó, pese a que la participación de los 85 diputados socialistas haría innecesaria la de los 32 de Ciudadanos. “Hacemos un llamamiento a la responsabilidad y a no dejar temas tan importantes como los Presupuestos en manos de partidos nacionalistas”.

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, y Pedro Azpiazu, consejero vasco de Economía y Hacienda, se reunieron el lunes en Madrid. La cita sirvió para subrayar los cinco temas que resultarán decisivos para que el PNV defina su postura con respecto a las cuentas públicas. Primero, calcular cuánto debe aportar a partir de ahora el País Vasco a las cuentas del Estado. Segundo, solventar y en su caso compensar las profundas discrepancias surgidas desde que se ha dejado de actualizar esa cifra (2007), lo que ha provocado que Euskadi pague entre 1.500 y 1.600 millones de euros de más, según el Gobierno vasco. Tercero, financiar la Y vascaferroviaria. Cuarto, afrontar el problema de endeudamiento a corto plazo de la Administración de Euskadi. Y quinto, retirar los distintos recursos que ha planteado el Gobierno sobre leyes vascas ante el Tribunal Constitucional.

La Y vasca

“No estaríamos de acuerdo con una negociación política que suponga acordar una liquidación del Cupo para dar más dinero a cambio de unos votos, que es como se ha hecho otras veces”, advirtió Villegas. “Nos preocupa cómo se maneje este tema”, subrayó. “Está claro que no sobra el dinero en los Presupuestos y por tanto no entenderíamos que se regalara a cambio de unos votos”, siguió. “Respecto a la Y vasca, es una de las infraestructuras pendientes y hay que afrontarla, pero no nos parece que la línea más adecuada sea que se favorezcan unas u otras infraestructuras de las que necesita España en función de las negociaciones con partidos nacionalistas de una u otra comunidad autónoma”.

La dirección de Ciudadanos analizará al detalle cualquier acuerdo que alcance el Gobierno para aprobar las cuentas públicas. Los consejeros de Rivera aseguran que adoptarán su posición en función del contenido de los acuerdos y no de las siglas de sus firmantes. Su margen de acción, en cualquier caso, es limitado. Tras favorecer la investidura de Rajoy como presidente, Rivera necesita que se financien las reformas que los dos partidos pactaron. Su apuesta está clara: que el Ejecutivo haga concesiones al PSOE en lugar de al PNV.

Más información