Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV responde a la vicepresidenta que negociará con pragmatismo

Critica a la izquierda abertzale que prometa alcanzar cimas inexpugnables

Íñigo Urkullu y Andoni Ortuzar en la Sabin Etxea
Íñigo Urkullu y Andoni Ortuzar en la Sabin Etxea

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ofreció ayer sábado al Gobierno de Urkullu, en Gernika, “la máxima lealtad y voluntad de entendimiento”. El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, en presencia del lehendakari, le ha respondido este domingo que su partido está dispuesto a "negociar con Madrid sin complejos", con "prudencia y pragmatismo" y sin llevar a Euskadi a un callejón sin salida.

“Este partido no va a prometer asaltar los cielos ni alcanzar cimas que se saben inexpugnables. Vamos a ganar el futuro día a día, paso a paso. Desde la realidad y la responsabilidad”, ha garantizado junto a la tumba del fundador del PNV, Sabino Arana, en el 113 aniversario de su fallecimiento, en el cementerio de Sukarrieta, Bizkaia.

La pérdida de la mayoría absoluta de Mariano Rajoy ha abierto un nuevo escenario que el PNV no quiere desaprovechar. Y el pacto firmado con el PSE para los cuatro años de la legislatura va a ser el punto de arranque para eliminar los posibles prejuicios de que se trata de una vía al margen de la ley para alcanzar la soberanía. "Vamos a defender Euskadi con carácter "prudente, pragmático y apegado a la realidad", frente a los "populismos, la demagogia" y la retórica fácil de prometer lo imposible que solo genera frustración y desapego a la política". En ese contexto ha propuesto avanzar paso a paso, sobre terreno seguro, para "no caerse en mitad de la travesía".

Este domingo ha vuelto a proponer "actualizar" el autogobierno vasco y aprobar un "nuevo estatus" y que la ciudadanía pueda ejercer el derecho a decidir su futuro. El dirigente del PNV ha dicho que es necesario, "desde el acuerdo y el respeto mutuo", adquirir nuevas herramientas que hagan a Euskadi cada día "menos dependientes" de su entorno. En cualquier caso, ha realzado la importancia del autogobierno vasco que, junto al "esfuerzo de la gente", ha permitido "aguantar" la crisis económica y "volver a crecer económicamente".

Ortuzar no ha hecho ninguna mención a las declaraciones de ayer del presidente catalán, Carles Puigdemont, que rechazó el sábado en Gernika la propuesta para reformar el Estatuto vasco como vía para solucionar el conflicto en Cataluña, pero si cargó contra la izquierda abertzale. Ha lamentado que sus precursores rompieran en su día "con la legitimidad histórica de los auténticos gudaris para fundar una organización que solo ha traído sangre, ruina y dolor a este país".

En su opinión los aires de cambio soplan en la buena dirección, también en Navarra donde un nuevo gobierno presidido por Uxue Barkos ha "roto con la tendencia impuesta de aislamiento para el conjunto de sentimiento vasco", sin olvidarse de que el País Vasco francés constituirá en breve la primera entidad administrativa común que aglutinará y representará a vascos de Lapurdi, Zuberoa y la Baja Navarra, lo que supone "un sueño que nos permita albergar la esperanza de que también en Euskadi la causa nacional empiece a encontrar un camino de confluencia".  

Más información