_
_
_
_

Ximo Puig acusa a Madrid de comportarse como un “paraíso fiscal”

El presidente de la Comunidad Valenciana se resiste a poner fecha al congreso del PSOE: "Me interesa mucho más el itinerario que la cronología"

José Marcos
El presidente de la Generalitat de Valencia, Ximo Puig.
El presidente de la Generalitat de Valencia, Ximo Puig. Claudio Álvarez
Más información
Bonig pide a Puig un cambio de actitud para que Compromís no le gane terreno en 2019
El PNV y el PSE pactan reformar el Estatuto vasco en el plazo de ocho meses

El presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, ha acusado a Madrid de comportarse como "un paraíso fiscal", un reproche que en privado comparten desde hace años dirigentes regionales del Partido Popular. "A 140 minutos no se paga patrimonio o sucesiones", ha subrayado el presidente autonómico, uno de los siete que tiene el PSOE, que no se ha referido de forma expresa a la comunidad que preside Cristina Cifuentes (PP), aunque implícitamente la ha señalado aludiendo al tiempo que aproxidamente tarda en recorrerse en AVE el trayecto entre la capital y Valencia.

“Las asimetrías generan problemas profundos de desigualdad. No podemos competir si no tenemos los mismos instrumentos”, ha recalcado Puig en un foro organizado por Europa Press. Madrid es la única autonomía que mantiene la bonificación del 100% sobre patrimonio, el tributo que grava la riqueza. 16.670 madrileños se ahorraron 660 millones de euros en este impuesto al beneficiarse de la exención autonómica según comunicó en septiembre la Agencia Tributaria (un 8% más que el año anterior). La excepcionalidad de la política fiscal de Madrid conlleva que contribuyentes de otras regiones muden su residencia fiscal a Madrid para beneficiarse de sus bajos impuestos. Por ejemplo, quedan exonerados de presentar la declaración del impuesto de patrimonio quienes dispongan de un patrimonio inferior a dos millones de euros. En el resto de España la regla general es que sí lo hagan quienes tengan una base imponible superior a 700.000 euros.

El Ejecutivo de Madrid ha aplicado también la práctica eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones gracias a la bonificación del 99% de la cuota del tributo. Además, Puig ha recordado "el efecto capitalidad" de Madrid. "En Madrid hay instituciones públicas fundamentales", ha añadido, destacando los 160.000 empleados públicos en la región. "Los museos nacionales están fundamentalmente en Madrid", ha sido otro de los ejemplos que ha puesto. Las críticas del presidente de la Comunidad Valenciana se producen cuando todavía siguen muy presentes las polémicas declaraciones de Cifuentes, que afirmó el jueves pasado que Madrid mantenía en buena medida los servicios públicos de Andalucía, gobernada por el PSOE. "Con nuestra política fiscal hemos recaudado casi 3.000 millones de euros que nos están sirviendo para financiar los servicios básicos en aquellas comunidades donde ustedes gobiernan como en Andalucía. Los madrileños están pagando 3.000 millones de euros para que los andaluces tengan sanidad, educación y demás", sostuvo la presidenta de Madrid. La comunidad que dirige es la que más aporta al Fondo de Garantía, dada su condición de región rica.

Como acostumbra, Puig ha reclamado un nuevo sistema de financiación autonómica. "Somos una comunidad infrafinanciada, exigimos una racionalidad", ha insistido. El dirigente socialista también ha hecho hincapié en la deuda de su comunidad, superior al 41% del PIB regional y la mayor tasa de todas las comunidades. "El estado de las autonomías es un modelo agotado. Es necesaria una reforma constitucional que garantice la singularidad de los territorios y la igualdad de los ciudadanos", también ha defendido Puig. “Valencia es una comunidad doblemente saqueada por el PP. Por la corrupción durante años y en estos momentos por la aplicación del sistema de financiación, que le cuesta a Valencia más de 1.300 millones de euros al año en términos de financiación de los servicios públicos esenciales”, ha afirmado Mario Jiménez, portavoz y secretario de Organización de la gestora del PSOE.

El presidente valenciano ha pasado de puntillas por la crisis que atraviesa el PSOE. Tras considerar "positivo" el acuerdo de Gobierno en Euskadi entre el PNV y el PSE-EE, Puig no ha querido poner fecha al congreso para elegir al secretario general del partido y que la gestora todavía no ha fijado: "Me interesa mucho más el itinerario que la cronología". "Se debe llegar a un congreso positivo para el PSOE y España, de donde salgamos fortalecidos. No podemos salir divididos... Tampoco quiere decir que las falsas unidades den más sosiego", ha reflexionado. Sobre el acto de Pedro Sánchez el sábado en una localidad de Valencia, Puig ha señalado que desconocía los planes del ex secretario general del PSOE. "No me tiene que informar cualquier militante de lo que va a hacer", ha dicho. "En Valencia estamos preparando la Ley de ocio y hospitalidad. Somos hospitalarios, cualquier persona que venga es bienvenida", ha concluido. Puig fue uno de los miembros de la ejecutiva del PSOE cuya dimisión terminó desencadenando la caída de Sánchez como líder del partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

José Marcos
Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_