Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Espinar’ enturbia la disputa interna en Unidos Podemos

Las informaciones sobre el senador tensionan las relaciones entre errejonistas y pablistas, y entre Podemos e IU

Ramón Espinar, este viernes en Madrid.

Las informaciones sobre la plusvalía que obtuvo el senador de Podemos Ramón Espinar con la venta de un piso protegido han enturbiado las ya complejas relaciones internas en Unidos Podemos. Espinar, candidato a liderar Podemos Madrid, descartó este viernes dimitir al situarse como víctima de una “ofensiva del poder económico” contra él, mientras el número dos, Íñigo Errejón, se desmarcó de las “teorías de la conspiración” y pidió no “embarrar” la disputa orgánica.

El caso Espinar ha tensionado al máximo las relaciones entre errejonistas y pablistas, que ya pasaban por un momento complicado a cuenta de la batalla por Madrid. La candidatura de Rita Maestre, afín al número dos, difundió un comunicado en el que pide a sus compañeros no profundizar en la fractura, un mensaje que expresó también después en términos similares el propio Errejón. “Salimos ganando todos si nadie consigue dividirnos y si nadie consigue que se embarre una discusión que tiene que ver con qué proyecto es mejor para ganar la Comunidad de Madrid”, reclamó la candidatura de Maestre. Los errejonistas creen que entre los afines a Iglesias ha cundido el nerviosismo por el caso que afecta a su candidato y el mal resultado en la primera fase del proceso interno, la votación de los documentos, y por eso su reacción ante las noticias referidas al senador no ha sido la más adecuada.

Errejón se desmarcó del discurso de Espinar y de los afines a Iglesias, al defender la labor de los medios de comunicación y rechazar que “teorías de la conspiración” o “manos negras” estén detrás de la publicación de las informaciones sobre el senador. “Yo nunca he creído en política en las teorías de la conspiración y las manos negras”, dijo el portavoz de Podemos en el Congreso en Las Mañanas de Cuatro. Errejón considera, a cambio, que el partido es juzgado “con un listón más exigente” precisamente porque ellos mismos han elevado la vara de medir los comportamientos políticos.

El afectado por esas informaciones y candidato a liderar el partido en Madrid, Ramón Espinar, descartó por su parte dar un paso atrás y renunciar a presentar su candidatura a la secretaría general de la formación tras la revelación de que ganó 20.000 euros con la venta de una vivienda protegida. Espinar rechazó esa posibilidad presentándose como la víctima de una ofensiva de los poderes económicos. “Yo me voy a presentar a la secretaría general. En los últimos días ha habido especulaciones con que yo podía retirar mi candidatura. Era el objetivo de los poderosos en este país”, defendió. “No vamos a ser objeto de ninguna injerencia de ningún poderoso. En Podemos deciden los inscritos y las inscritas. Les voy a dar la oportunidad de votar contra una ofensiva del poder económico”, aseguró Espinar en una conferencia de prensa convocada para presentar su lista, que sin embargo quedó eclipsada por las preguntas sobre la venta de su piso. El candidato pablista tuvo que aclarar luego que no estaba diciendo de esa forma que los “poderes económicos” prefieran a Rita Maestre, pero sí que su candidatura ha “pisado algunos callos en los pies de los poderosos”.

Críticas de IU

El caso del piso del senador ha afectado también a las relaciones entre los socios Izquierda Unida y Podemos. El líder de IU, Alberto Garzón, afeó a Pablo Iglesias sus palabras sobre el excoordinador general de la formación de izquierdas, Cayo Lara, a quien Iglesias acusó de “miseria moral” por cuestionar la actuación de Espinar con la venta de su vivienda. Garzón se quejó de que las palabras del líder de Podemos “fueron claramente un exceso” y “profundamente injustas” porque “las diferencias políticas han de articularse sobre argumentos políticos”. Garzón, distanciado de Lara desde hace meses, telefoneó a Iglesias para trasladarle en nombre de IU que no compartía las formas en que se había referido “a un compañero”, tras el malestar interno que provocaron las palabras de Iglesias sobre Lara. El líder de IU avisó también que su formación vigilará la evolución de las noticias sobre Espinar. “Estaremos muy atentos”, advirtió.

El senador no aclaró por qué vendió el piso protegido que le adjudicó la cooperativa Vitra en Alcobendas (Madrid), un 25% más caro de lo que había comunicado a la Comunidad de Madrid, según había publicado el día anterior EL PAÍS. Espinar se quejó de no saber de qué se le acusa. “Yo no sé de qué me acusa. Porque yo era un chaval que no se pudo comprar una vivienda. He cometido un error, que fue el de querer comprar una vivienda por encima de mis posibilidades”, dijo. Sí admitió que pudo haber vendido el piso por una cantidad inferior y no generar una plusvalía, a diferencia de su primera comparecencia, cuando señaló que vendió por el precio que “fijaba” la comunidad. “Sí, claro que podía haberlo vendido al precio más barato... y regalarlo también”, ironizó.

Podemos apunta a Cifuentes

La dirección de Podemos apuntó este viernes a la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, como la fuente de la información publicada por EL PAÍS sobre Ramón Espinar, en la que se revelaba que el senador solicitó a la Comunidad de Madrid vender su piso por 140.000 euros y luego lo vendió por 176.000. “Estoy muy preocupada porque los datos que publica PRISA [editora de EL PAÍS] son unos documentos protegidos por la Ley de Protección de Datos que solo ha podido aportar la Comunidad de Madrid o Ramón Espinar. A ver si además de al señor Cebrián [Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA] es a la señora Cifuentes a la que no le gusta Ramón Espinar”, aseguró Irene Montero, jefa de gabinete de Pablo Iglesias, en el Congreso. El consejero de Presidencia de Cifuentes, Ángel Garrido, calificó de “auténtica infamia” la insinuación de la dirigente de Podemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >