Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de manifestantes en la protesta contra la investidura de Rajoy

6.000 personas, según la Policía, participaron en la marcha, a la que fueron diputados de Podemos e IU

Un grupo de manifestantes, este sábado, en Madrid.

Varios miles de personas —6.000, según la Policía Nacional, mientras los organizadores aseguran que "no menos de 150.000"— se han manifestado este sábado contra la investidura de Mariano Rajoy en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, en una marcha cuyo manifiesto cuestionaba el orden democrático, y entre fuertes medidas de seguridad. La marcha transcurrió sin incidentes. Hacia las 20.00 horas, ya concluida, quedó reducida a unos cientos de personas en la Puerta del Sol, donde llegaron a ocupar al comienzo la mitad de la plaza, cuyo aforo es de 25.000 personas según datos municipales. Mientras, otros cientos se desplazaron al acceso al Congreso por la calle Cedaceros. Allí abuchearon y lanzaron objetos a algunos diputados de Ciudadanos, y vitorearon a cambio a otros parlamentarios de Podemos. Varios diputados de Podemos y el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, participaron brevemente en la protesta antes del pleno. Los manifestantes portaban pancartas contra "el golpe de la mafia" y la "investidura ilegítima" de Rajoy, y recuperaron los cánticos del "No nos representan", característicos del 15-M, cuando aún no existía Podemos.

En torno a las ocho de la tarde la Delegación de Gobierno informó de que el acto había sido ya desconvocado, una medida que suelen tomar habitualmente los organizadores de movilizaciones para desvincularse de hipotéticos altercados en horas posteriores. No obstante, continuó una movilización frente a la entrada lateral del Congreso, donde unas 500 personas se concentraron ante las vallas, para increpar o aplaudir a los diputados que salían del hemiciclo según sus gustos. Con cánticos de "Sí se puede" y "Sí nos representan" jalearon a los de Podemos, entre ellos el número dos, Íñigo Errejón. El diputado de Esquerra Republicana Gabriel Rufián aplaudió a los manifestantes al salir. Pasados pocos minutos de las diez de la noche, la policía retiró las vallas y los últimos congregados se disolvieron.

Los manifestantes portaban pancartas con mensajes como "No a la mafia golpista" y "ante el golpe de la mafia, democracia. No a la investidura ilegítima", el lema de la protesta, y han coreado cánticos propios del 15-M, como "No nos representan" o "PSOE, PP, la misma mierda es". El cántico de "No nos representan", característico de los indignados en 2011, ha vuelto a la calle a pesar de que Podemos, nacido precisamente de aquél movimiento de indignación, está ahora en las instituciones, con 71 diputados en el Congreso.

1.200 agentes de hasta 20 grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como antidisturbios, formaron parte del dispositivo dispuesto por la Delegación del Gobierno de Madrid para velar por la seguridad en la sesión de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, informaron fuentes policiales. Al paso de la manifestación por calle Cedaceros, en la fachada lateral del Congreso, hubo pitidos e insultos a la Policía antidisturbios apostada allí. Algunos de los manifestantes se encararon a los agentes. La presencia de varios encapuchados provocó que otros participantes les increparan y pidieran que se descubrieran la cara.

Unas 200 personas, mayoritariamente jóvenes, estaban ya concentradas a las 17.30 horas frente a la valla de acceso a la Carrera de San Jerónimo, franqueada por ocho furgonetas del Cuerpo Nacional de Policía. Se veían banderas de la formación de extrema izquierda y corte nacionalista, Izquierda Castellana, uno de los grupos convocantes del acto, y alguna enseña republicana. Los carteles más visibles, “No es no”, “El PP engaña, roba y amordaza” y “No a la mafia golpista”. La más hostil rezaba "PP falsario, feroz ladrón, cruel tirano". El manifiesto de los convocantes considera que el previsible nuevo Gobierno "es ilegítimo".

Hasta que se cortó el tráfico turistas y familias con niños disfrazados de Halloween pasaban entre los manifestantes. Luego la plaza se llenó y empezaron los primeros cánticos: “Que no, que no, que no nos representan”, y “PSOE, PP, la misma mierda es”. Hacia las seis de la tarde Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, el diputado de Podemos Rafael Mayoral y el cofundador de la formación Juan Carlos Monedero acudieron a la protesta. Ambos partidos han apoyado expresamente la movilización. Se acercaron a la calle que sube al Congreso y rodeados de medios, se limitaron a saludar, dejarse ver y luego se alejaron hacia una vía lateral, la calle Zorrilla, para entrar al edificio del Parlamento. A las 18.30 horas la manifestación comenzó a caminar por el paseo del Prado, comienzo del itinerario que concluye en la Puerta del Sol. Para entonces ya eran algunos miles, con gente de todas las edades. Hablando con algunos manifestantes, coincidían en mostrar su oposición al Gobierno de Rajoy con la abstención del PSOE y consideran esto una especie de "golpe", aunque entre en el juego democrático.

La marcha desembocó en la Puerta del Sol hacia las 19.30 horas, pero no consiguió llenarla. La mitad de la plaza más cercana al Congreso fue ocupada por los manifestantes, algunos de los cuales se sentaron en el suelo en corrillos. Otros preguntaban a los cámaras de televisión si sabían si había algo previsto después y no sabían qué hacer, pues el lugar era el final de la movilización. De hecho buena parte de los manifestantes abandonaron la zona al llegar a Sol y no se quedaron a esperar acontecimientos. De este modo, la otra mitad de la plaza presentaba el aspecto habitual, con paseantes, gente de compras y turistas.

La polémica por la celebración de esta manifestación se coló este miércoles en el debate parlamentario previo a la primera y fallida votación de investidura de Rajoy. Aunque Podemos se ha limitado a mostrar su "simpatía" por la protesta, dirigentes y colectivos integrados en el partido de Pablo Iglesias sí ofrecieron su apoyo explícito. Es el caso de Anticapitalistas, partido integrado en Podemos, el Círculo de Podemos Pueblo Nuevo o Ganemos Madrid. También se suman organizaciones como Izquierda Unida o Izquierda Castellana, con las que Podemos concurrió en las pasadas elecciones del 26 de junio, y que son dos de las principales impulsoras de la manifestación convocada oficialmente por la Coordinadora 25S y autorizada por la Delegación del Gobierno.

El manifiesto de convocatoria alude a "un gobierno ilegítimo de un régimen ilegítimo". "Debemos demostrar que su régimen es pasado y que solo nosotras desde abajo", dicen, "podemos construir un futuro". "Frente a su Congreso vacío de democracia oponemos nuestras plazas llenas de lucha", defienden.

Más información