Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho secretarios generales socialistas piden no imponer la abstención en bloque

Fernández responde que el acuerdo es "claro y firme" y que "no cabe" debate sobre su eventual modificación

Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE. Ampliar foto
Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE.

Hasta el último momento la dirección del PSOE va a intentar que no haya disidencias en la investidura de Mariano Rajoy y que todos los diputados se abstengan, como aprobó el comité federal. Pero el presidente de la gestora, Javier Fernández, comprobó este lunes que al otro lado tampoco se resignan. Ocho secretarios generales le pidieron por carta que convoque a todos los líderes territoriales y autorice que solo se abstengan 11 diputados (los matemáticamente necesarios). Fernández respondió, también por carta, que el acuerdo del comité federal fue "claro y firme" a favor de la abstención de todo el grupo parlamentario socialista, por lo que "no cabe ningún debate sobre su eventual modificación".

Antes de que se produzca la ruptura de la disciplina de voto, tanto la gestora como los secretarios generales que defendieron el no a la investidura de Mariano Rajoy intentan hacer todo lo posible para evitarlo. No será fácil, porque los planteamientos están alejados, aunque ambas partes argumentan que les mueve el interés de que no se ahonde en la división que ya existe en el PSOE.

El presidente de la gestora, Javier Fernández, quiere manejar personalmente la situación, dirigiéndose a los concernidos, pero siempre desde la base aprobada por el comité federal este último domingo: por 139 votos a favor y 96 en contra, el máximo órgano de dirección del PSOE entre congresos aprobó la abstención "del grupo socialista" en la segunda votación de la próxima sesión de investidura de Rajoy. Tanto Fernández como, por ejemplo, dirigentes de la federación andaluza subrayan que esa instrucción va dirigida a todo el grupo.

Los presidentes sí hablan en sus feudos

A. Díez / R. Limón

Susana Díaz, presidenta de Andalucía, ha defendido este lunes —ante la ejecutiva del PSOE andaluz— la abstención de los diputados socialistas en la investidura de Mariano Rajoy, según ha asegurado el secretario de Organización, Juan Cornejo. Este ha querido precisarlo porque el día anterior Díaz no había hecho una alusión expresa a la abstención durante su intervención en el comité federal.


En ese comité federal no tomaron la palabra tres presidentes autonómicos, que sí lo ha hecho el lunes en sus respectivos territorios: el valenciano Ximo Puig; el aragonés Javier Lambán y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Todos defendieron la abstención, cada uno con sus matices. Tanto García-Page como Lambán tienen sobre ellos la presión de Podemos, del que dependen para mantener sus Gobiernos.

Pero la persistencia de los diputados del PSC, además de otra media docena de parlamentarios, en anunciar que incumplirán el mandato del comité federal —y por tanto votarán no— ha movido a ocho secretarios generales, todos contrarios a la abstención, a pedir a Javier Fernández una reunión urgente de todos los líderes territoriales y evitar la ruptura. ¿Cómo? Ya no cuestionan la abstención, pero sí que deban asumirla los 84 diputados socialistas.

"La abstención se ha defendido y aprobado como un mal menor para evitar terceras elecciones y para eso no es necesario que todo el grupo socialista se abstenga", señalan en la carta que recibió Fernández este lunes. "Todo lo contrario: la abstención, que algunos han denominado técnica, de un número suficiente de diputados, sin que sea la totalidad del grupo, reforzaría el sentido político de nuestra acción y sería claramente beneficiosa en el objetivo compartido de empezar a superar la situación de división actual".

La carta la firman la secretaria general de Euskadi, Idoia Mendía; la de Islas Baleares, Francina Armengol; el secretario general de Castilla-León, Luis Tudanca; el secretario general de La Rioja, César Luena; el de Murcia, Rafael González Tovar; la secretaria general de Madrid, Sara Hernández; la de Navarra, María Chivite, y el de Ceuta, Manuel Hernández Peinado.
En el escrito, que encabezan con un "querido Javier", se aprecia el afán de tender puentes. "Conscientes de las dificultades de esa decisión [la abstención ante la investidura de Rajoy], pero con el ánimo de ayudar a superarla, te trasladamos esta petición, confiamos en tu buen criterio y te solicitamos la convocatoria de los secretarios generales urgentemente para debatir sobre esta cuestión".

“El sentido político”


La cuestión que plantean es que se aborde la abstención técnica. "Quienes han defendido la abstención lo han hecho convencidos de que hacían lo correcto y aclarando que dicha abstención no supone un acuerdo de legislatura ni un acercamiento al PP", prosigue la carta. Y añade: "La abstención que algunos han denominado técnica, de un número suficiente de diputados sin que sea la totalidad del grupo, reforzaría el sentido político de la acción y sería claramente beneficiosa en el objetivo compartido de empezar a superar la situación de división actual".

Fernández ha respondido este lunes que el pacto del pasado domingo fue "claro y firme" a favor de la abstención en la segunda votación del próximo debate de investidura de todo el grupo parlamentario socialista. "Dada la firmeza del acuerdo adoptado, no cabe ningún debate sobre su eventual modificación por parte de los secretarios generales", señala en la misiva. "Con el objetivo de desarrollar los contenidos de esta resolución y desbloquear la excepcional situación institucional que sufre el país, el grupo parlamentario socialista se abstendrá en la segunda votación del próximo debate de investidura [de Rajoy]", insiste.

Más información