El sospechoso del crimen de Pioz se entrega en España

El sobrino de la familia descuartizada en Guadalajara acudió tras conversar su abogado con las autoridades españolas

La Guardia Civil baja del avión al sospechoso del asesinato de Pioz.Foto: atlas | Vídeo: ATLAS
Más información
La familia asesinada en Pioz llevaba años en España
El rastro del asesino de Pioz: sudor, huellas, su móvil y su abono transporte
El asesino anda suelto (en Brasil)
In English: Suspect in horror murder case hands himself in to police

Se entregó. De “manera voluntaria”. Patrick Gouveia, el supuesto asesino de la familia brasileña de Pioz (Guadalajara), se lo debió pensar mejor en Brasil. “Sin decir nada a nadie salvo a sus padres y su abogado”, según su tío Walfran Campos, tomó un avión de regresó a Madrid, adonde llegó la tarde de este miércoles para dejar que la Guardia Civil le pusiera las esposas y lo metiera en el calabozo de la comandancia de Guadalajara hasta pasar a disposición judicial.

Había dejado demasiados rastros que le delataban en lugares y a horas comprometidas. “Se ha visto acorralado y se viene para ser juzgado en España porque en una cárcel de Brasil sabe que no sobreviviría”, asegura su tío Walfran Campos, hermano del padre de la familia asesinada y que se encuentra en Madrid desde hace dos semanas tratando de conseguir el dinero necesario para repatriar los cuerpos de sus familiares hasta Joao Pessoa, su ciudad en Brasil. “Le han asesorado su abogado y sus padres, que han negociado con la Guardia Civil, lo más probable es que alegue enfermedad mental o psicopatía”, añade.

Según relataron los investigadores, Patrick, de 20 años, limpió concienzudamente la escena del crimen después de utilizar las peores artes de un “sicario profesional”. Su huella oculta entre la cinta aislante con la que precintó una de las seis bolsas en las que se hallaron los cuerpos degollados y descuartizados de sus tíos y los dos hijos pequeños de estos, de cuatro y un año. La gota de sudor sobre el suelo que reveló su secuencia de ADN. Los registros de su abono de transporte y de las cámaras de seguridad en su trayecto hacia ese pueblo alcarreño el 17 de agosto, el día que supuestamente se cometió el brutal crimen, el último día que vieron a su tío, Marcos Campos, en su trabajo. Y una ristra de mensajes recogidos en su móvil desde el repetidor más próximo al chalé recién alquilado por su familia en esa urbanización llamada La Arboleda. Eran pruebas muy difíciles de explicar, pese a que él se declaró inocente ante la policía brasileña cuando fue interrogado.

Imagen tomada de Facebook, de Marcos Nogueira y Janaína Santos Américo, la pareja brasileña descuartizada en Pioz (Guadalajara).
Imagen tomada de Facebook, de Marcos Nogueira y Janaína Santos Américo, la pareja brasileña descuartizada en Pioz (Guadalajara).Facebook

Primero dijo que nunca había estado en esa casa. Algo que coincide con lo que le contaba Marcos en un mensaje de voz enviado por WhatsApp a su hermano Walfran: “No ha venido aún a casa”, le decía. Después, cuando se supo que se habían encontrado restos orgánicos suyos, argumentó que era “normal, puesto que había convivido con ellos durante meses”. Lo anormal, eran los sitios en los que se encontraron sus huellas, en una de las bolsas con los cuerpos.

“Pruebas abrumadoras”

Él siempre dijo que adelantó (cambió un billete de avión previsto para noviembre) su viaje de regreso a Brasil a los dos días de que hallaran los cadáveres de sus familiares “por miedo a ser el siguiente”, asesorado por su abogado y su familia, y no porque estuviera huyendo de la policía.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, explicaba este giro radical del presunto asesino apuntando en la misma dirección: “A lo mejor el tema está más vinculado con el ámbito penitenciario que con el penal”, manifestaba. “Evidentemente, no es casual”, ya que, señalaba, las pruebas contra él son “evidentes y abrumadoras”.

A su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas este miércoles hacia las 13.30, Gouveia fue detenido y custodiado por agentes de la Guardia Civil, que le condujeron hasta la comandancia de Guadalajara hasta que pase a disposición judicial. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia Castilla-La Mancha, será trasladado al Juzgado de Instrucción 1 de Guadalajara, que lleva el caso, para prestar declaración.

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS