Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector de Iglesias busca una alianza con los anticapitalistas frente al de Errejón

Las candidaturas ultiman las conversaciones antes de la recta final del congreso regional en Madrid

El sector de Pablo Iglesias ultima conversaciones con la corriente anticapitalista de Podemos, la más izquierdista del partido, y con las demás candidaturas que se disputan el liderazgo en la Comunidad de Madrid para aislar al grupo de cargos afines a Íñigo Errejón. Su objetivo consiste en lograr un acuerdo amplio de varios proyectos frente a la marca Adelante Podemos, encabezada por la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre, y la diputada Tania Sánchez.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, este martes en el Congreso.
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, este martes en el Congreso.

En las próximas horas Reinicia Podemos, el proyecto impulsado por la organización Anticapitalistas, despejará en asamblea si finalmente se alía con Escucha Podemos, la iniciativa encabezada por el portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, que aún no se ha postulado oficialmente, y apoyada públicamente por el propio Iglesias. El entorno del secretario general del partido ha obtenido, además, el apoyo de otros proyectos municipales.

Ese acercamiento, que tiene la finalidad de dejar sin respaldo a los dirigentes más próximos a Errejón, puede producirse también en Andalucía, otra de las comunidades que renovarán su dirección en primarias a principios de noviembre. Allí es Teresa Rodríguez, la actual líder autonómica y una de las cabezas visibles de la corriente anticapitalista, quien lograría el apoyo de los pablistas para su candidatura, Por una Marea Andaluza.

Las conversaciones en los dos territorios se desarrollan por carriles separados y, asegura el entorno de Iglesias, son independientes. En cualquier caso, el sector afín al líder descarta en ambas comunidades un acuerdo con los llamados errejonistas —apoyados, entre otros, por el exsecretario de Organización, Sergio Pascual— porque las diferencias políticas entre ambos son sustanciales. Se trata, en definitiva, de las discrepancias que separan al líder y a su número dos en su proyecto para Podemos. Por esta razón, el resultado de estos congresos, especialmente en la Comunidad de Madrid, pueden ser decisivos en el futuro rumbo del partido, y por eso Iglesias se ha movilizado para intentar asegurarse la victoria, con resultados muy mayoritarios.

Más apoyos

La negociación de esa alianza amplia en Madrid, que está avanzada aunque no hecha, aseguran fuentes de la candidatura pablista, contaría además del sector anticapitalista con el respaldo del secretario general de Podemos Madrid en la capital, Jesús Montero (quien lidera la organización donde se concentra más de la mitad de los militantes con derecho a voto en las primarias), así como con responsables de candidaturas de unidad popular de la comunidad e independientes.

Con todo, en las filas del sector anticapitalista exponen sus cautelas, ya que aseguran que hay importantes diferencias en el ámbito organizativo. Esas discrepancias tienen que ver, principalmente, con la defensa de una cultura de descentralización del poder interno, a la que no quieren renunciar. Solo así, en su opinión, lograrían romper de verdad las dinámicas de Vistalegre, donde salieron derrotados por la candidatura oficialista. Las principales cabezas visibles de esta corriente son el eurodiputado Miguel Urbán, que ya compitió por la secretaría general en 2015 y que desempeñó un papel clave en los inicios de Podemos, y la diputada autonómica Isabel Serra, que también forma parte de la dirección regional saliente.

¿Dónde debe estar un diputado?

El viejo debate sobre si los diputados y los partidos políticos deben centrarse más en su trabajo parlamentario o en la calle lleva semanas agitando las filas de Podemos. Aunque todos sus dirigentes digan que no hay contradicción entre protestar y estar en las instituciones, el líder de la formación, Pablo Iglesias, ha puesto con nitidez en los últimos días el acento en la lucha social. Esa, dejó claro, es su prioridad. El lunes llegó a afirmar: “No nacimos para transformar las reivindicaciones de la gente en parlamentarios que no muerden”.

Esas afirmaciones le costaron las críticas de varios grupos, incluso las de Joan Tardà (ERC), quien calificó de “sandez” el desdén al Parlamento. Íñigo Errejón, número dos de Podemos, matizó la postura del partido. “Las instituciones están hechas para dificultar el cambio político, lo que no quiere decir que no se pueda dar la batalla en ellas”, aseguró. “Nos han elegido para que seamos útiles, en la calle y en las instituciones”. Me cuesta creer que Iglesias pudiera decir una sandez tan enorme porque él sabe, porque es politólogo, que no se gana nunca una batalla política si previamente no se gana a nivel ideológico.