Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EH Bildu evita condenar la agresión de los guardias civiles de Alsasua y la califica de “pelea de madrugada”

La condena por la paliza divide la política navarra

Fernández de Mesa visita la casa cuartel de la Guardia Civil de Alsasua. Ampliar foto
Fernández de Mesa visita la casa cuartel de la Guardia Civil de Alsasua. EFE

El Parlamento de Navarra ha condenado este lunes la agresión sufrida por dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas la madrugada del pasado sábado en un bar de Alsasua, al norte de la comunidad. Una condena pero con división hasta en los textos, ya que eran dos las declaraciones presentadas ante la Junta de Portavoces y las dos han salido adelante con un solo denominador común: la abstención de EH Bildu en el rechazo al suceso. La formación abertzale se escuda en que el caso necesita “recabar mucha más información” para esclarecerlo, según su portavoz, Adolfo Araiz. “La Guardia Civil no tiene la presunción de veracidad sobre estos hechos”, ha afirmado Araiz, que enmarca la agresión sufrida por los agentes y sus parejas “en el contexto de la madrugada”.

Araiz ha añadido que “la pelea seguramente no empezó tal y como se está relatando” y ha señalado que “se está haciendo cuestión de Estado” del suceso del sábado que, a su juicio, “no se puede decir que sea un ataque contra la Guardia Civil como institución de modo coordinado”. El portavoz abertzale ha indicado, sin embargo, que EH Bildu mantiene su apuesta por “la paz y la normalización” y califica lo ocurrido de “hechos desgraciados y lamentables”.

La actitud de EH Bildu ha sido motivo de enfrentamiento entre los partidos que apoyan al Gobierno de Uxue Barkos (Geroa Bai) y los que se encuentran en la oposición. De este modo, UPN y PP han votado en contra de la declaración presentada por Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra por considerar que no recogía el apoyo a la Guardia Civil. El PSN se ha abstenido en este texto y ha firmado el presentado junto a UPN y PP que sí reconocía el papel del instituto armado, sobre el que se abstuvieron los grupos del gobierno. El líder de UPN, Javier Esparza, ha pedido a Barkos que exija a los portavoces de EH Bildu “que controlen a sus chicos para que no se produzcan situaciones de este tipo”, en referencia a la agresión. “La calle es de todos”, ha remarcado Esparza, que ha acusado a Barkos de “fariseísmo” por acudir, por un lado, a visitar a los heridos al hospital y, por el otro, mantener el acuerdo de gobierno con la coalición abertzale.

Más allá ha ido la portavoz del PP, Ana Beltrán, que ha reclamado a Barkos “que eche a los amigos de ETA del Gobierno”. Beltrán ha asegurado que el ambiente de la Junta de Portavoces de este lunes se parecía al de la “época dura de ETA” y ha acusado a los grupos que soportan el Ejecutivo de presentar un texto de condena “para blanquear los actos de los amigos de ETA”.

Por parte de Podemos, Laura Pérez ha querido dejar claro que la formación “condena la violencia en cualquier contexto, en cualquier lugar, venga de donde venga”, mientras que el portavoz de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha señalado que “respeta la decisión de EH Bildu” y ha llamado a “rebajar la tensión”. Martínez ha llamado la atención sobre el hecho de que UPN sí respaldara el texto presentado por Geroa Bai, Podemos e IE en el Ayuntamiento de Pamplona, que también ha tratado este asunto en su Junta de Portavoces.

En el acuerdo programático que llevó a Uxue Barkos a la presidencia del Gobierno de Navarra aparece reflejada la condena expresa del terrorismo de ETA. El Ejecutivo cuenta con un departamento específico de Paz y Convivencia. Tanto la presidenta como la consejera encargada de este departamento, Ana Ollo, han acudido a distintos homenajes a víctimas de ETA. Joseba Asirón, alcalde de Pamplona por EH Bildu, acudió también el pasado mes de mayo al acto de recuerdo al concejal de UPN en la capital navarra Tomás Caballero, asesinado por ETA en 1998.

Más información