Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sortu cuestiona la versión de la agresión a los guardias civiles

El partido de Arnaldo Otegi exige al instituto armado que "cese en la intimidación y la presencia en Alsasua"

Imagen de la fachada del bar ante el que se produjo la agresión.

La junta de portavoces del Parlamento de Navarra se pronunciará este lunes sobre el suceso después de que ya el sábado la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos (Geroa Bai), condenara “rotundamente” la agresión. El Gobierno navarro está apoyado por cuatro partidos, entre los que se encuentra EH Bildu. La coalición aún no se ha pronunciado de manera oficial sobre la agresión, aunque Sortu —el partido hegemónico de la izquierda abertzale— sí ha remitido una nota en la que “cuestiona la veracidad de la versión difundida por los medios.

Sortu ha cuestionado la veracidad de la versión difundida sobre la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) y ha exigido al instituto armado que "cese en la intimidación" porque su presencia en las calles de la localidad no hace sino "incrementar la crispación y la provocación".

La formación abertzale ha remitido este domingo un comunicado en el que pone en duda el relato oficial de los graves hechos ocurridos en la madrugada del sábado en Alsasua, pues provienen, a su juicio, de la Guardia Civil y de la Delegación del Gobierno en Navarra. Según esta versión un teniente y un sargento de la Guardia Civil y sus respectivas parejas fueron agredidos por un grupo de personas que la Delegación del Gobierno vinculó con simpatizantes de la izquierda abertzale.

Los dos agentes, vestidos de paisano, se encontraban el viernes por la noche con sus respectivas parejas en un bar de la citada localidad cuando fueron increpados por un grupo de unas 50 personas y posteriormente, en la calle y tras ser reconocidos como miembros del instituto armado, recibieron una brutal paliza por parte de los atacantes.

Uno de los agentes fue intervenido quirúrgicamente por las lesiones sufridas en una pierna y en la cara, mientras que el otro guardia civil y las parejas de ambos sufrieron lesiones, magulladuras y hematomas. El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, ha visitado hoy al sargento y al teniente agredidos. Fernández de Mesa ha lamentado "profundamente" lo ocurrido y ha transmitido "todo el apoyo de la Guardia Civil" hacia los dos guardias.

Dos personas que presuntamente intervinieron en el ataque a los agentes se encuentran detenidos. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha anunciado este domingo que interpondrá una denuncia contra los autores y colaboradores del ataque por un delito de odio y por atentado contra la autoridad. Covite asegura en un comunicado que los arrestados pertenecen a Alde Hemendik (Fuera de aquí), "una campaña que ETA encargó a movimientos de la izquierda abertzale para lograr la salida de las Fuerzas de Seguridad del País Vasco y Navarra a base de “amenazas, coacciones y presiones” y de “la “precarización de las condiciones de trabajo y de vida personal y familiar”.

La formación liderada por Arnaldo Otegi, que ha solicitado la puesta en libertad de los dos arrestados, discrepa de la autenticidad de estos hechos. Asegura que no hay informes ni denuncias públicas que sustenten esta versión mientras los arrestados se encuentra a disposición judicial.

Sortu considera que la actuación de la Guardia Civil durante las útlimas horas ha incrementado "la crispación y la provocación en las calles de Alsasua", mediante "controles y una presencia más que asfixiante" para los vecinos. La formación soberanista pide una "desmilitarización en Euskal Herria" para que "la Guardia Civil se marche del país" y lograr así "la consecución definitiva de la paz". Tras destacar su "voluntad de avanzar hacia la paz y la convivencia en Euskal Herria" y que hechos como los ocurridos "no sucedan nunca más", exige a la Guardia Civil que "cese en la intimidación y la presencia en Alsasua".

Frente a esta posición, el colectivo de víctimas lamenta que pocas horas después de las agresiones, el sábado por la tarde se celebró una concentración en Alsasua pidiendo la puesta en libertad de los dos únicos detenidos. “Dos agentes y sus novias son apaleados y la única muestra de apoyo público en Alsasua se dirige a los agresores: se repite el mismo esquema de perversión moral que la izquierda abertzale ha alimentado durante décadas”, se queja Covite.

La asociación que preside Consuelo Ordóñez considera que la paliza recibida por los guardias civiles es “una prueba más de que la cultura del odio permanece intacta en las calles de Navarra y del País Vasco”, y exige a los partidos políticos que condenen "de forma expresa" la agresión y “no se pongan de perfil ante unos hechos que reavivan los métodos del matonismo abertzale en estado puro”.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que "no habrá impunidad" tras la agresión. A través de su cuenta de Twitter, ha enviado un "un abrazo" y "ánimo" a la Guardia Civil y describe el suceso como "brutal agresión".

Más información