Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo confirma los 18 años de cárcel para los padres de Asunta

Porto y Basterra fueron sentenciados por el delito de asesinato con la agravante de parentesco

Los padres de Asunta, durante la vista de su recurso en el Superior de Galicia. Ampliar foto
Los padres de Asunta, durante la vista de su recurso en el Superior de Galicia.

Tres años después de la muerte de la niña Asunta Basterra, el Tribunal Supremo ha confirmado la condena de sus padres, Rosario Porto y Alfonso Basterra, a 18 años de prisión por el asesinato de su hija. La Sala de lo Penal ha rechazado los recursos presentados por las defensas de los padres de la niña, que tenía 12 años cuando la mataron y cuyo cadáver fue hallado en una pista forestal de las afueras de Santiago en septiembre de 2013.

La decisión se ha tomado por mayoría de los miembros del tribunal, por lo que, previsiblemente, al menos uno de los magistrados emitirá un voto particular, según fuentes del Supremo. El texto de la sentencia se conocerá en los próximos días. El Supremo ha ratificado el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG), que confirmó las condenas a los padres pero corrigió el fallo dictado en noviembre de 2015 por la Audiencia Provincial de A Coruña. Según el TSJG, Basterra no fue autor material del asesinato de la niña en el chalé familiar, pero su exesposa asfixió a Asunta hasta la muerte cumpliendo un plan conjunto preconcebido meses atrás. Por tanto, añadió el tribunal, la pena que deberá cumplir el padre de Asunta entre rejas no se altera. Esta conclusión es la que ha dado por buena ahora el Supremo.

El alto tribunal gallego corrigió lo que las defensas de los padres de Asunta calificaron de “aberración jurídica”, es decir, la afirmación del veredicto del jurado que situó a Basterra en el lugar del crimen porque “en ninguna cámara se puede ver con claridad los asientos traseros del vehículo” en el que Porto llevó a la niña al chalé y no se puede “descartar la presencia de Alfonso en él”. La sentencia del TSJG admitió que se trataba de un “razonamiento poco racional”.

El juicio a Porto y Basterra se celebró en otoño de 2015 ante un jurado popular, que les declaró culpables y coautores de la muerte por asfixia de la niña, ocurrida el 21 de septiembre de 2013, tras haberla sedado tal y como habían acordado en un plan urdido conjuntamente meses antes.

Más información