El juez procesa a seis excargos de la Junta por la tercera pieza de los ERE

El magistrado sentará en el banquillo a 16 personas por malversación y prevaricación

El juez de los ERE, Álvaro Martín, en los juzgados de Sevilla.
El juez de los ERE, Álvaro Martín, en los juzgados de Sevilla.PACO PUENTES

El juez del caso de los ERE, Álvaro Martín, ha procesado a seis ex altos cargos de la Junta de Andalucía por malversación y prevaricación continuadas en la tercera investigación que culmina en esta macrocausa. Tras la rama política con 26 procesados y la pieza de la empresa Acyco (12 procesados), ahora la causa abierta por el ERE de la empresa Surcolor procesa a 16 personas, entre ellas seis exmandos de la Junta, empresarios, abogados y mediadores. En el expediente de regulación de empleo que pagó el Gobierno andaluz en 2005 por 2,3 millones se incluyeron dos intrusos (personas beneficiadas y ajenas a la empresa).

Más información
El fiscal pide seis años de cárcel para el expresidente andaluz Griñán por el caso de los ERE
Griñán recurre su procesamiento en los ERE: “No era una trama criminal”
La sombra de Alaya planea sobre los ERE

La causa afecta al exconsejero Antonio Fernández y el exviceconsejero Agustín Barberá, junto a los ex directores generales, Javier Guerrero, Juan Márquez y Daniel Rivera, cinco antiguos mandos que afrontan el banquillo de los acusados por las tres causas ya investigadas. Al decidir la justicia separar la macrocausa por piezas, estos exresponsables de la Consejería de Empleo andaluza se enfrentan a un calvario judicial que de momento dibuja un panorama sombrío para ellos.

El juez achaca a los exdirigentes de la Junta y mediadores como Juan Lanzas la inclusión en el ERE de "dos personas ajenas a la empresa y próximas a Antonio Rivas [exdelegado de Empleo en Sevilla], ambos vecinos de Camas [municipio del que Rivas fue alcalde]". El coste de los dos intrusos para la Junta fue de 194.415 euros.

"Se han vulnerado, de modo palmario, criterios como el del servicio prioritario a los intereses generales; el sometimiento pleno a la ley y al derecho; y la absoluta objetividad en el cumplimiento de sus fines", subraya el juez en su auto. Martín destaca "la ausencia de criterio y un procedimiento regular para conceder las ayudas por parte de la Junta". En este ERE los intereses generales se ignoraron en favor de los de terceros, "con una total falta de objetividad", según el juez. El ERE afectó a 24 de los 45 trabajadores de la empresa.

Junto a Lanzas en la tramitación del ERE intervinieron la mediadora Vitalia y el bufete Estudios Jurídicos Villacís, que provocaron un sobrecoste de 367.000 euros y una comisión del 16,9%, cuando la media que situaba el mercado rondaba el 5%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Después de casi seis años de instrucción y a pesar de la conclusión de estas tres investigaciones, el ritmo de la macrocausa es muy lento. Como ejemplo, entre abril y julio la Guardia Civil entregó al juzgado 15 atestados sobre investigaciones de ayudas concretas a empresas. Sin embargo, la juez María Núñez no abrió nuevas piezas para que las investigaciones judiciales echaran a andar. La magistrada solo reaccionó el pasado 22 de septiembre, dos días después de que la Fiscalía Anticorrupción pidiera la apertura de piezas separadas para 18 ayudas irregulares ya denunciadas por la Guardia Civil durante este año.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS