Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de Guadalajara ordena busca y captura para un sospechoso del crimen de Pioz

El presunto partícipe en el brutal asesinato de una familia brasileña sería un sobrino que huyó a Brasil

Vivienda en la que fueron localizados los cuerpos descuartizados de una familia con documentación brasileña. ATLAS

La Guardia Civil no está encontrando ayuda por parte de las autoridades brasileñas para localizar a un sospechoso del brutal crimen de Pioz (Guadalajara), en el que fueron asesinados los cuatro miembros de una familia brasileña —un joven matrimonio descuartizado y sus dos hijos de cuatro y un año, degollados—. El pasado 18 de septiembre fueron encontrados sus cuerpos, metidos en bolsas de plástico en un chalé de esa localidad alcarreña.  Llevaban supuestamente algo más de un mes muertos, según el análisis forense.

El juez del juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara, dictó una orden de detención internacional el pasado 22 de septiembre contra un hombre de origen brasileño, que además sería familiar de las víctimas: un sobrino. Supuestamente, según fuentes cercanas a la investigación, habría viajado a Brasil desde Madrid el día 20 de septiembre, justo después de que se descubriese el macabro crimen.

Desde entonces hasta este martes, su búsqueda no ha dado resultados, y los investigadores españoles están encontrando muchos problemas para contar con la colaboración de sus homólogos brasileños. De ahí que se haya levantado parcialmente el secreto de sumario.

Un sobrino llamado Patrick

El levantamiento del secreto de sumario se refiere tanto a esa orden de búsqueda contra una persona por los indicios de criminalidad que existen en torno a los hechos y respecto a la identificación dactilar de dos de los cadáveres hallados, que corresponden a Marcos Campos Nogueira y Janaina Santos Américo, ambos de 39 años. Los otros dos cadáveres, los de los niños, están en proceso de identificación.

El hermano de Marcos Campos, Walfran Campos, en Madrid desde hace una semana y desde que llegó colaborando con los investigadores, ya se hizo las pruebas de ADN para acreditar que se trataba de sus familiares, a quienes quiere repatriar a su país si logra reunir el dinero ("unos 25.000 euros") necesario.

En una entrevista con EL PAÍS, el pasado viernes, se refería a "su sobrino Patrick", como uno de los parientes que se encontraban como su hermano desde hace años en España y con quien pretendían compartir piso cuando él se instalara en el país, como tenía previsto hacer en breve. Ya en años anteriores habían vivido juntos, según contó. Fuentes no oficiales le atribuyen a este familiar un "carácter violento e inestable".

Los cuatro cuerpos de las víctimas permanecen bajo custodia judicial mientras se realizan las identificaciones y demás pruebas forenses. El resto de procedimiento sigue bajo secreto sumarial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información