Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mariano Rajoy: “No tengo ninguna autoridad sobre Rita Barberá”

El presidente del Gobierno en funciones rehúye pronunciarse sobre si la exalcaldesa debe renunciar al escaño en el Senado

Bratislava / Madrid

Cuatro días después, el presidente en funciones habló de Rita Barberá. Desde que el martes se supo que el Tribunal Supremo había decidido investigarla por presunto blanqueo de capitales, los periodistas persiguieron sin éxito a Mariano Rajoy para conocer su opinión. Este viernes ya no pudo escaparse y desde la cumbre de la UE en Bratislava rompió todos los lazos con la exalcaldesa. “Ha abandonado el PP. El presidente ya no tiene ninguna autoridad sobre ella”. El líder del PP evitó pedirle que renuncie al escaño en el Senado.

Rajoy comparece al término de la cumbre de Bratislava.

Al término de la cumbre informal celebrada por los 27 (todos los socios de la UE menos Reino Unido) en Bratislava (Eslovaquia), Rajoy no tuvo más remedio que comparecer ante los medios de comunicación y responder sobre la situación de Barberá. Aunque fue de pie, lo que limitaba la posibilidad de repreguntar.

Pero se le repreguntó. Tanto en on the record como, ya sin cámaras, en conversación informal. Y Rajoy no se salió de la frase que tenía preparada: “Ha abandonado el PP. Nosotros le pedimos que renunciara a la militancia y ella lo ha hecho. El presidente del Partido Popular ya no tiene ninguna autoridad sobre ella”. Dicho así, en tercera persona, a pesar de que el líder del PP nunca ha ocultado su relación personal con la exalcaldesa, que fue uno de sus mayores apoyos en el controvertido congreso de Valencia de 2008, en el que consiguió revalidar el liderazgo del PP tras su derrota electoral ante José Luis Rodríguez Zapatero. Ni una palabra sobre la conveniencia de que devuelva su escaño en el Senado, para el que fue elegida por las Cortes valencianas a propuesta del PP.

El presidente niega que la corrupción afecte a los pactos

El presidente negó desde Bratislava que los escándalos que afecten al PP mermen sus posibilidades de llegar a acuerdos con otros partidos para evitar unas terceras elecciones. “En la formación de Gobierno lo que influye es la actitud de Pedro Sánchez”, dijo. Rajoy responsabilizó en exclusiva al líder socialista del bloqueo. “Es inaudito y sorprendente. Me cuesta mucho trabajo saber a qué se debe. Lo que sí digo es que en la UE están sorprendidos”, añadió.

También la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, había insistido por la mañana, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en que lo habían intentado “todo” con el líder socialista: desde la gran coalición, a la firma de grandes acuerdos de Estado. Y ante la misma pregunta, si los escándalos podían afectar a su agenda negociadora, recomendó no “echarse en cara unos a otros los asuntos porque a veces uno habla demasiado y otro día tiene que callar bastante”. La número dos del Ejecutivo se refería a las críticas del PSOE por la situación de Rita Barberá y a la petición de la fiscalía de seis años de cárcel para José Antonio Griñán por el caso de los ERE.

Tampoco por la mañana, la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, había querido sumarse a las peticiones de numerosos dirigentes del PP que instan a Barberá a renunciar a su escaño para dejar de perjudicar al partido en plena campaña electoral gallega y vasca. La número dos del Ejecutivo recordó que “la titularidad del escaño no corresponde a los partidos políticos” y añadió: “Desde el Gobierno no tenemos posición sobre personas que están siendo investigadas. La separación de poderes es importante”. La vicepresidenta en funciones sí insistió, como Rajoy, en que la exalcaldesa de Valencia, investigada por el Supremo por presunto blanqueo de capitales, “ya no es afiliada del PP”, una expresión que repitió casi tantas veces como le preguntaron por Barberá en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Esa es la nueva consigna del PP para tratar de superar la crisis provocada por la exalcaldesa de Valencia: “Ya no es una de los nuestros”.

Críticas dentro del PP

El Gobierno señaló así el camino a los dirigentes del partido que en los últimos días han manifestado su malestar o incluso indignación, con la decisión de la exalcaldesa de darse de baja en el PP, pero conservar su escaño en el Senado. El más duro fue el vicesecretario de sectorial, Javier Maroto, que acusó a Barberá de atrincherarse en la Cámara alta para “conservar su aforamiento”, algo que era “indigno” de un servidor público. Pero no fue ni mucho menos el único. Y la secretaria general, Dolores de Cospedal, se quedó sola en la defensa de la decisión de Barberá.

El PP incluso votó en las Cortes valencianas una moción a favor de instar a Barberá a devolver su escaño, pero desde el Gobierno se cuidan mucho de pedírselo públicamente. Preguntada por la propuesta planteada por la presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, para cambiar la ley y que los cargos públicos puedan ser sustituidos en casos como este —y que apoyaron, entre otros, la presidenta madrileña Cristina Cifuentes—, Sáenz de Santamaría comentó que ese tipo de medidas “hay que analizarlas bien y en un contexto más amplio [que el caso de Barberá]“. “¿Cómo casa defender las listas abiertas con que la titularidad del escaño sea del partido político?”, preguntó.

La acusación del fiscal contra los expresidentes socialistas de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, por el caso de los ERE, le sirvió este viernes a Rajoy para distanciar al PP de los escándalos de corrupción, que presentó casi como un fenómeno meteorológico. “No es algo de un partido, va unida a la condición humana. Le puede ocurrir a cualquiera, como hemos visto”, dijo.

El presidente en funciones incluso se mostró condescendiente con el PSOE al asegurar que no iba a calificar la conducta de los dos exdirigentes socialistas andaluces, “como hace alguna gente” con los miembros de su partido. Rajoy se limitó a expresar su respeto por “todas las resoluciones judiciales”, a subrayar que las investigaciones en curso demuestran que “no hay impunidad” y a concluir que serán los tribunales los que digan la última palabra en este y otros casos. En su opinión, lo único que corresponde hacer a los líderes políticos ante la corrupción es “presentar leyes, actuar con contundencia y ponerse de acuerdo para que no vuelva a ocurrir”. Rajoy negó incluso que estos escándalos puedan influir en la formación del Gobierno. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información