Los socialistas tratan de quitarle la iniciativa a Ciudadanos

El partido pide una comisión sobre el 'caso Bárcenas' en el Congreso

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.Ricardo Garcia EFE / ATLAS (atlas)
Más información
Ciudadanos plantea al PP bajar el IVA cultural y reformar Sociedades
Rivera asegura que “en ningún caso” entrará en el gobierno de Rajoy

El PSOE no está dispuesto a que la investigación parlamentaria del caso Bárcenas dependa de la negociación entre Mariano Rajoy y Albert Rivera y este viernes ha registrado en el Congreso de los Diputados la solicitud de una comisión de investigación "sobre la financiación ilegal y otras tramas de corrupción que afectan al PP”. El portavoz de los socialistas en la Cámara baja, Antonio Hernando, ha dejado claro que un asunto de este calado “no puede depender en ningún caso del de Rajoy a Rivera”, en referencia a una de las siete condiciones que presentó el líder de Ciudadanos al presidente en funciones para comenzar a negociar su investidura. “Tiene que depender”, ha agregado en una comparecencia, “de la voluntad del Congreso, y hay una voluntad mayoritaria para investigar las responsabilidades políticas de las tramas de corrupción del PP y de su presunta financiación irregular".

La contundencia del PSOE contra los escándalos que afectan al PP ha sido una constante de las pasadas legislaturas y el partido de Pedro Sánchez no quiere perder la iniciativa en materia de regeneración y lucha contra la corrupción. Esta, para cuya puesta en marcha bastaría el apoyo del PSOE, Podemos y Ciudadanos, llamaría a declarar, además de al extesorero popular Luis Bárcenas, al propio Rajoy; al expresidente José María Aznar; a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; a Javier Arenas, Ángel Acebes, Ana Mato, Ignacio González, Rita Barberá y Francisco Camps, entre otros.

Hernando ha asegurado que, pese a estar apartado de los focos, Sánchez sigue trabajando, y cree que la prueba es que el PSOE ha presentado más de 200 iniciativas parlamentarias desde la constitución de las Cortes, el pasado 19 de enero. Estas medidas quedarán en nada si finalmente Rajoy no logra formar Gobierno. En cualquier caso, el portavoz parlamentario de los socialistas ha insistido en que su formación se opone rotundamente a la investidura del líder del PP.

La decisión de los socialistas es un resumen de la tirantez que preside las relaciones entre el PSOE y Ciudadanos. Estos dos partidos, que quisieron ser socios de gobierno en febrero, se han distanciado por su distinta actitud ante la votación de investidura de Rajoy. El PSOE sigue firme en su decisión de votar en contra. Ciudadanos ya se ha abierto a votar a favor si se cumplen seis condiciones previas y se negocian una serie de reformas. Eso ha afectado también a la relación entre Rivera y Sánchez. Aunque en lo personal sigue intacta, según fuentes de ambos gabinetes, sus contactos se limitan ahora a mensajes por teléfono, y no hay conversaciones oficiales.

“Si el PSOE sigue sin implicarse en la puesta en marcha de la legislatura, no habrá comisión del caso Bárcenas ni reformas", ha reaccionado el presidente de Ciudadanos al conocer la decisión del PSOE. Esa crítica, hecha pública en sus redes sociales, fotografía también el riesgo que ha corrido Ciudadanos al mostrarse dispuesto a apoyar la investidura de Rajoy a cambio de una serie de concesiones por parte del PP.

Como los dos partidos no suman los suficientes votos como para garantizar la continuidad del presidente en funciones en La Moncloa, Rivera puede haber dado un paso que no suponga réditos y que quizás tenga castigo si hay una segunda repetición electoral. De ahí que presione al PSOE, y que las tensiones entre los dos partidos se tensen cada día más: como el PP y Ciudadanos no quieren pactar con los nacionalistas, la viabilidad de su posible proyecto depende de los socialistas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS