Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo adelanta las elecciones gallegas al 25 de septiembre

El presidente de la Xunta hace coincidir la cita con la del País Vasco, apelando a "lo mejor para Galicia"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este lunes. Cabalar EFE REUTERS LIVE

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha adelantado este lunes las elecciones autonómicas al 25 de septiembre, el mismo día de los comicios vascos. El candidato a la reelección por el PP ha tomado esta decisión tras presidir, desde las 17.00, una reunión extraordinaria del Consello de la Xunta, en la que ha abordado el tema con sus consejeros. Para convocar los comicios el 25-S, Feijóo firmará este mismo lunes la disolución del Parlamento.

Feijóo ha optado por mantener la tradición de hacer coincidir las autonómicas vascas y gallegas, faltando así a su palabra de convocarlas en octubre y de darles un calendario propio. La opción del 25 de septiembre anunciada el viernes por el lehendakari, Íñigo Urkullu, a la que se ha sumado finalmente Feijóo, ha dejado al eterno delfín de Mariano Rajoy sin opciones para dar un paso al frente y postularse a La Moncloa en el caso de unas terceras generales, aunque evita, con esta decisión, dar margen a los partidos de la oposición, especialmente a En Marea y Podemos, para su recomposición.

El presidente gallego ha reconocido que se ha visto impelido a tomar esta decisión por el anuncio del lehendakari. "No sería serio convocar las gallegas para unos días o unas semanas después solo por salirme con la mía por haber dicho que serían en octubre", ha justificado. Feijóo ha apelado a la "situación de inestabilidad política de España" para situar a la comunidad gallega como un referente de "estabilidad, responsabilidad y seriedad". Junto a ello, ha lamentado la "sensación de hastío" que, según ha dicho, "sienten muchos gallegos por tener que acudir por tercera vez a las urnas este otoño" y ha puntualizado que confía en que no tengan que ver aumentado ese hastío con la convocatoria de unas cuartas, en alusión a la eventualidad de unas nuevas elecciones generales.

Tras meses anunciando que convocaría los comicios "en el otoño", Feijóo acabó poniéndoles fecha: concretó que serían en octubre y que coincidirían con los del País Vasco. El desmarque del lehendakari, sin contar con el dirigente gallego e intentado frenar un avance de Podemos en su comunidad, dejó a Feijóo en la cuerda floja. O bien mantenía su palabra y convocaba a finales de octubre para dejar un margen entre las de Euskadi y unas posibles terceras elecciones generales, o se subía al carro del lehendakari incumpliendo su palabra. Ha apostado por lo segundo.

Feijóo ha alimentado la incógnita hasta el último minuto. El presidente gallego mantuvo su rutina institucional a lo largo de este lunes y a primera hora de la mañana dejó entrever que habría adelanto al anunciar que convocaría para esta misma tarde a su Gobierno, un paso imprescindible para firmar el decreto de disolución del Parlamento autonómico y realizar la convocatoria electoral.

No obstante, unas declaraciones posteriores de su conselleiro de Economía, Francisco Conde, precisando que "los tiempos electorales de Galicia y el País Vasco son distintos", volvían a colocar el interrogante sobre la fecha. A primera hora de la tarde, el presidente realizó una convocatoria extraordinaria del Consello de la Xunta y al término de la cita ha trasladado su decisión a los medios de comunicación en rueda de prensa.

Como ya había hecho por la mañana, el dirigente gallego ha apelado al sentido de la responsabilidad institucional para justificar la convocatoria. "Tenemos que decidir lo que creemos que es mejor para Galicia y para esta situación atípica y excepcional que estamos viviendo desde el punto de vista electoral en España", ha puntualizado.

"Llevamos dos elecciones generales consecutivas en siete meses y ahora tocan dos elecciones autonómicas a poca distancia", ha destacado. El decreto será publicado este martes, 2 de agosto, y entrará en vigor el 3, en el plazo mínimo que contempla la ley, 54 días antes de la cita electoral.

De esta forma, las listas deberán estar presentadas entre el 17 y 22 de agosto y la campaña empezará el 9 de septiembre y finalizará el 23, unos plazos especialmente difíciles para las candidaturas de unidad popular, En Marea, constituida este fin de semana como partido instrumental y Podemos, que se ha quedado fuera y cuyas bases deciden entre este lunes y martes si acuden a las elecciones en coalición con En Marea o lo hacen en solitario.

Ambas formaciones apenas han empezado a engrasar sus maquinarias electorales. En cualquier caso, los alcaldes de las mareas de A Coruña, Xulio Ferreiro, y Santiago, Martiño Noriega, han restado importancia a la fecha de los comicios, destacando que el calendario de las mareas está ya en marcha y contempla "plazos reducidos". Aunque sin cabeza de lista todavía —todos miran al juez Luis Villares— y pendientes de la decisión de Podemos, ambos regidores aseguran que las listas estarán confeccionadas antes de mediados de agosto.

Los socialistas, que sí tienen candidato (Xaquín Fernández Leiceaga, elegido en primarias), están inmersos en una batalla interna por el poder y la confección de las listas. La gestora, creada tras la renuncia del ex secretario general José Ramón Gómez Besteiro, imputado por delitos de corrupción, y el candidato electo en las primarias se imponen en las provincias de A Coruña y Lugo, pero no así en la de Pontevedra, en donde el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha vetado a la portavoz parlamentaria Patricia Vilán y a su sobrino Gonzalo Caballero, afín a Leiceaga.

En Ourense se han colado en la lista militantes del sector crítico liderado por el exsecretario y exconselleiro Pachi Vázquez. Los representantes de En Marea sostienen que no les preocupa la fecha elegida por Feijóo "más allá de que cumpla o no con la palabra que dio en su momento de convocarlas en octubre", ha precisado Noriega este lunes mientras la candidata del BNG a la presidencia de la Xunta, Ana Pontón, ha tachado al presidente gallego de "irresponsable" por "jugar con la fecha de las elecciones como si fuese un mecano que puede hacer y deshacer". Para la formación nacionalista, los comicios deberían celebrarse en la fecha anunciada inicialmente para evitar "cálculos partidistas u oportunistas" del PP gallego.

Más información