Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo islamista

Prisión para los dos hermanos yihadistas detenidos en Girona

Los dos familiares realizaron transferencias para financiar al Estado Islámico

Guardias civiles concluyen el registro en el domicilio de uno de los hermanos El Jelaly. Ampliar foto
Guardias civiles concluyen el registro en el domicilio de uno de los hermanos El Jelaly. EFE

El juez de la Audiencia Nacional Alejandro Abascal ha enviado este jueves a prisión a los hermanos Abdhelak y Omar El Jelaly, detenidos el pasado miércoles en Arbucies (Girona), por supuestamente formar parte de una red que se dedicaba a enviar fondos para el Estado Islámico, según han informado fuentes judiciales. Ambos familiares, de 32 y 22 años y plenamente integrados en la localidad catalana, tenían otro hermano, Bachir, que se desplazó a Siria supuestamente para combatir en las filas del grupo terrorista, y que falleció el pasado marzo.

Según los investigadores, los hermanos, a los que se les ha intervenido abundante material informático en sus respectivos domicilios, usaban supuestamente identidades falsas para tramitar los envíos de dinero a la red terrorista. La investigación a estos dos hermanos marroquíes refleja cómo en una familia numerosa de emigrantes, llegados a España hace 13 años, algunos de sus hijos fueron radicalizándose hasta integrarse en el Daesh.

El primero en radicalizarse fue Bachir, hermano de los dos detenidos que han comparecido hoy ante el juez. En febrero de 2015, Bachir se desprendió de sus bienes materiales, traspasó la carnicería que regentaba en la provincia de Girona, se despidió de sus hermanos y se marchó con su mujer y sus hijos a Siria. Allí estuvo combatiendo, hasta que en marzo de este año falleció en aquel país. Sus dos hermanos, desde España, realizaron varias transferencias de dinero, según los investigadores, para financiar al Estado Islámico.

El mayor de los dos detenidos, Abdelhak, está imputado por un delito de pertenencia a organización terrorista. Este está casado con una mujer española del municipio, que trabaja en tareas de limpieza en el Ayuntamiento. Tiene dos hijas, de tres y ocho años escolarizadas, y él está empleado en una empresa local que se dedica a la fabricación de autobuses.

Con Bachir ya fallecido, Abdelhak decidió, según la investigación judicial, seguir los pasos de su hermano y formaba parte ya del entorno del Estado Islámico. No ocultó en las redes sociales "su absoluta radicalización" y participó en los envíos de dinero a Siria, ingresos que ejecutaba el hermano pequeño, Omar. Utilizaban el aparato de canalización de fondos ideado por los miembros combatientes del Estado Islámico, un sistema que sigue unos patrones de conducta idénticos: envíos a personas interpuestas radicadas en Turquía que reenvían el dinero a su vez a los destinatarios finales que lo reciben en Siria.

El más joven, imputado por un delito de financiación terrorista, no tiene ocupación fija, según explicó el alcalde del municipio, Pere Garriga.