Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manos limpias llegó a elaborar un escrito desimputando a la infanta

Un informe de la UDEF destapa un documento hallado en los registros donde el sindicato sugiere retirar la acusación a cambio de una compensación económica

El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad, detenido tras el registro de su sede.
El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad, detenido tras el registro de su sede.

Documentos intervenidos por la UDEF en su registro a la sede de Manos Limpias revelan que el sindicato llegó a redactar un escrito dirigido a la Sección Primera de la Audiencia de Palma de Mallorca en el que "desistía" de su imputación contra la infanta Cristina en el caso Nóos, según figura en un informe de 74 páginas remitido al juez Santiago Pedraz y al que ha tenido acceso EL PAÍS. Pedraz mantiene desde el pasado abril presos al secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, y al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, por supuestas extorsiones a bancos y empresarios a cambio de retirarles denuncias. 

El documento, titulado "borrador escrito cuestiones previas infanta Cristina" y fechado el 6 de octubre de 2015, tres meses antes del inicio del juicio en Mallorca contra la Infanta, contenía a su pie los nombres del procurador José Carrión y de la abogada Virginia López Negrete, pero sin sus rúbricas, puesto que se trataba de un borrador. 

La infanta se sentó finalmente en el banquillo tras frustrarse los intentos de Bernad y Pineda con varias entidades bancarias de cobrar tres millones de euros a cambio de retirar la imputación. Solo el sindicato acusaba a Manos Limpias.

En el citado borrador, Manos Limpias trata de argumentar ante la Audiencia por qué desiste en ese momento de acusar a la Infanta.  "Estaríamos en condiciones de desistir", pero "queremos dejar constancia de que en modo alguno nos hemos ensañado con la imputada por ser quien es", se indica en el documento que iba a ser enviado al tribunal. La justificación que pretendía ofrecer Manos Limpias es que se había "llegado al límite del proceso judicial (...) Y nadie nos puede acusar de hacer un desestimiento espúreo o como contrapartida de algo". 

Este escrito fue elaborado, según la policía, un día antes de una reunión concertada con un alto directivo de la Fundación Bancaria de La Caixa al que Manos Limpias había enviado una carta en mayo de 2015 indicándole que la apertura del juicio oral contra la infanta se acercaba y prometiendo que la actitud del sindicato, al tratarse de "un tema de Estado", sería "de prudencia y sensatez".  De la carta la policía infiere  que Manos Limpias está dispuesto a  "dejar de lado" la acusación contra Cristina de Borbón.

La UDEF ha descubierto que este borrador también fue remitido a una persona vinculada a Lorenzo González, presidente de la firma LPM. El alto directivo de La Caixa declaró que Bernad y González "le propusieron que ayudase económicamente a la sociedad LPM", propiedad del segundo, a cambio de retirar la acusación contra la Infanta. En el borrador se tacha a LPM como "testaferro", de lo que se infiere es que el dinero por retirar la imputación era realmente para Manos Limpias.

En el registro en la sede de Manos Limpias, la policía halló también otro documentos titulado "escrito de consideraciones a la imputación de la infanta", que refleja un esquema del sindicato sobre los aspectos que habría que cumplir para retirar la imputación: "Queremos un interlocutor válido por parte de la infanta. No al abogado Miguel Roca [letrado de la infanta]. Podría ser el abogado del Estado o la Fiscalía"; "debemos abordar de cara a la opinión pública que no nos hemos vendido"; "también debemos abordar la imputación de Iñaki Urdangarin"; "y articular la compensación a Manos Limpias, sin utilizar el denominado testaferro LPM";  "una sentencia pactada"; "y no se pueden alegan razones de Estado, que efectivamente lo son, pues los ciudadanos no lo entenderán"...

La policía deduce que Manos Limpias quería retirar la imputación, pero a cambio de dinero. Y señala que el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, también medió con entidades bancarias para conseguir un lucro personal a cambio de influir sobre el sindicato para que retirase la acusación a la infanta Cristina. Al final no se produjo la retirada de la imputación "debido a factores que, hasta el momento, se desconocen", señala la UDEF.

Por otro lado, el exhaustivo informe enviado al juez Santiago Pedraz sobre la trama Ausbanc concluye que el presidente de esa asociación, Luis Pineda, se sirvió del sindicato Manos Limpias para "presionar a entidades [bancarias] y perseguir" a quienes consideraba "sus enemigos".  Pineda les presionaba para que dieran dinero de publicidad a sus medios. Y el método utilizado era interponiéndoles denuncias o personándose en algunas causas ya existentes a través del sindicato. El informe, que ocupa 74 páginas y al que ha tenido acceso EL PAÍS, también destaca que el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad,cedió determinadas actuaciones judiciales del sindicato "a terceros en aras de lograr un interés particular".

El documento revela que Manos Limpias buscó mediante denuncias imputaciones de personas para luego negociar con ellas la posibilidad de desistir del procedimiento. "Esto se ha apreciado en diversos casos", destaca la UDEF, que, en concreto, alude "a las negociaciones mantenidas con La Caixa para intentar lograr la desimputación de la infanta Cristina", aunque "al final no se pudo alcanzar un acuerdo".

El informe involucra asimismo en la trama a la abogada que actuó en nombre de Manos Limpias en el juicio contra la Infanta. "Se ha observado el papel activo desempeñado dentro del sindicato de Virginia López Negrete, así como su vinculación con Ausbanc (...)".  La letrada intentó personarse en la causa que instruye Pedraz como perjudicada de Ausbanc y Manos Limpias, pero el juez rechazó su petición y ya entonces advirtió de la posibilidad de que acabase también como investigada.

La policía señala que ignora "el funcionamiento del sindicato Manos Limpias en sus inicios" y si sus fines fueron entonces "altruistas y en aras de lograr vencer desigualdades y acabar con la corrupción", y entiende que las investigaciones realizadas ahora "no han hecho más que corroborar y reforzar que en estos últimos años Manos limpias" ha sido "empleado de manera instrumental por terceras personas en la búsqueda de sus intereses individuales". 

La UDEF subraya: "Manos Limpias se utilizaba para ejercer presión, logrando la imputación de una determinada persona para luego negociar con ella la retirada de esa acusación, todo ello, para mayor vanagloria de su dirigente, camuflado bajo el cargo de secretario general". La policía añade que era Bernad quien tomaba las decisiones en el sindicato" y quien ha "falseado actas de la Junta Directiva" para conseguir sus fines. El informe añade: "(...) Bernad, además de buscar un interés económico, sobre todo con la negociación relativa a la retirada de la acusación de la infanta Cristina, buscaba ser centro de atención mediática, algo que le otorgaba el sindicato cuando lo empleaba para actuar contra personalidades de este país".