Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado marcará el ritmo legislativo a la medida del PP

La mayoría reforzada de los conservadores otorga a Pío García-Escudero la presidencia de la Cámara Alta

García-Escudero Ampliar foto
Los senadores populares aplauden a Pío García-Escudero. EFE

Pío García-Escudero, presidente del Senado desde 2011, reeditó este martes su mandato gracias a la mayoría absoluta del PP. Los conservadores, que el 26 de junio reforzaron su fortín en la Cámara Alta, con 150 escaños de los 266, tendrán en esta sede legislativa —si logran formar Gobierno— un mecanismo para controlar a su medida los tiempos políticos. Los populares cedieron al PSOE una de las dos vicepresidencias y propiciaron que el PNV tenga un puesto en la Mesa.

El Senado, que en 40 años de democracia no ha sido capaz de cumplir con su papel constitucional de Cámara de representación territorial —es decir, de las comunidades autónomas—, podrá ser utilizado por los populares para acelerar las iniciativas propias y para ralentizar las de la oposición. Tras una X Legislatura (2011-2015) en la que Mariano Rajoy gobernó a base de decretos, y una XI Legislatura —la fallida— en la que se concibió el Senado como un bastión popular frente a un hipotético Ejecutivo de izquierdas, ahora la Cámara Alta podrá servir como válvula política que se abre y se cierra a voluntad del PP.

Además de bloquear cualquier proyecto de reforma constitucional que no cuente con su acuerdo, el PP puede vetar y paralizar la tramitación durante un plazo máximo de dos meses los proyectos de Ley que pudiera aprobar el Congreso si el resto de los grupos se aliaran contra los conservadores.

Los populares, pese a disponer de una mayoría abrumadora, optaron ayer por ceder al PSOE una de las dos vicepresidencias, que ocupará Joan Lerma. En el órgano de gobierno del Senado se sentará también el PNV. Los conservadores aportaron —junto con el resto de partidos excepto PSOE y Podemos— aportaron votos para que la nacionalista María Eugenia Iparragirre ocupe la secretaría tercera de las cuatro de la Mesa. La batalla se traslada ahora a la conformación de los grupos parlamentarios, que deberán registrarse antes del 26 de julio a las 20.00, según fuentes parlamentarias. Fuentes socialistas ven el apoyo del PP al PNV en la Mesa del Senado como una contrapartida a los votos nacionalistas logrados por los populares y Ciudadanos para controlar la Mesa del Congreso.

Barberá: “a la cama"

La exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá, para quien dos jueces han pedido al Supremo la imputación por el caso Imelsa, protagonizó una de las anécdotas de la jornada. Barberá ha sido captada por las cámaras de televisión mientras les decía a sus compañeros de bancada que estaba deseando volver a Valencia para meterse en la cama porque no había dormido “nada”.

La constitución del Senado tuvo escasos incidentes. La apertura de la Cámara se realizó con 263 de los 266 parlamentarios. Uno de ellos, el socialista andaluz José Caballos, no asistió a la sesión debido al fallecimiento de una hija. Otro, el electo Iñaki Bernal, de Izquierda Unida, no ha podido acreditarse ante la Cámara debido a que la entidad pública para la que trabaja como educador social, la Mancomunidad de Municipios de Ansoain, Berrioplano, Berriozar, Iza y Juslapeña, no ha tramitado aún su excedencia forzosa. Esta entidad pública está presidida por Patricia Abad, de Ezkerra-Izquierda. El tercer escaño vacío corresponde al parlamentario por designación autonómica de Castilla y León, y que no ha sido designado aún por las Cortes regionales.

El Senado, Cámara que la Constitución otorga carácter de representación territorial, arranca la XII Legislatura con una Mesa con una composición casi calcada a la del fallido mandato anterior. Bajo la presidencia de García-Escudero, la vicepresidencia primera ha sido encomendada al expresidente riojano Pedro Sanz y la segunda a Joan Lerma. De las cuatro secretarías, las dos primeras caen en manos de los populares Luis Aznar y Adelaida Pedrosa. El PNV vuelve a obtener una de las cuatro secretarías del órgano de gobierno de la Cámara: María Eugenia Iparraguirre asciende un puesto y ocupa la secretaría tercera. El socialista Juan Carlos Raffo se queda con la secretaría cuarta.

En su breve discurso de investidura, el presidente del Congreso ha lamentado los "siete meses perdidos" de la fallida XI Legislatura tras las elecciones del 20 de diciembre. "No podemos permitirnos el lujo de derrochar más tiempo. Tenemos que legislar, tenemos que adoptar decisiones que ya no admiten más demora. Porque el mundo, con sus problemas y sus urgencias, no deja de avanzar y no se va a detener para esperarnos hasta que solucionemos nuestras disensiones y nuestros bloqueos".

Por su parte, Ramón Espinar, de Podemos, se ha quejado de que "un reglamento protector de mayorías impide que Podemos esté en la Mesa de la Cámara". El reglamento "no garantiza que el tercer grupo más grande que nunca haya tenido esta Cámara tenga puesto en la Mesa", ha manifestado. A esta afirmación, el representante de Ciudadanos Tomás Marcos ha contestado: "Nos sorprende que hay grupos que no vienen llorados de casa, nos esperan grandes transformaciones, y los grupos tienen que tienen que aprender a hacer parlamentarismo de clase A".

Más información