Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy y Rivera acuerdan que el PP presida el Congreso y Ciudadanos tenga 2 puestos en la Mesa

Los líderes del PP y Ciudadanos han hablado varias veces por teléfono este lunes

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, este lunes. Ampliar foto
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, este lunes.

Mariano Rajoy y Albert Rivera han cerrado este lunes un acuerdo para la conformación de la Mesa del Congreso. El presidente del Gobierno en funciones y el líder de Ciudadanos han hablado varias veces por teléfono este lunes, según han confirmado a EL PAÍS fuentes de la dirección del PP. El acuerdo consiste en que el PP tendrá tres puestos fijos en el órgano de gobierno de la Cámara baja —que consta de nueve miembros— y Ciudadanos, dos. El presidente del Congreso será del PP y, por tanto, los partidos de centro derecha tendrán mayoría en la Mesa para poder organizar los debates y el reparto clave de los grupos.

El líder de Ciudadanos ha intentando durante la negociación final meter al PSOE en el acuerdo, pero este partido no ha querido. Albert Rivera también ha expresado su oposición a que el PP sitúe en el puesto de presidente del Congreso, la tercera institución del Estado, tanto a Dolores de Cospedal como a Jorge Fernández, el ministro del Interior implicado en el caso de las grabaciones en su despacho con el jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña y que revelaron el objetivo de impulsar desde la policía investigaciones contra dirigentes nacionalistas. En el caso de Cospedal no gusta su perfil muy partidista.

Mientras, la izquierda sigue dividida. El PSOE presentará a Patxi López y Podemos, a Xavier Domènech. Pablo Iglesias intentó un acuerdo con los partidos nacionalistas y soberanistas al margen del PSOE. Por el momento, el PNV ha anunciado que se abstiene, ERC no ve con buenos ojos la maniobra y Convergència aún no se ha pronunciado oficialmente, pero se inclina por la abstención. Esa división garantiza al PP y Ciudadanos el cumplimiento de su acuerdo.

El acuerdo, en cualquier caso, ha significado un reparto de puestos en la Mesa, pero no contiene nombres de partida. El PP, por tanto, ubicará al frente de esa institución a uno de sus dirigentes sin negociar su nombre con Ciudadanos. La decisión está en manos solo de Mariano Rajoy. Este acuerdo supone, de hecho, si al final hay un pacto para un Gobierno de Rajoy en La Moncloa, que se romperá la alianza labrada en la anterior legislatura para que no fueran del mismo partido el jefe del Ejecutivo y el presidente de las Cortes.

En todo caso, Rivera ha advertido este lunes al PP de que no tendrá el respaldo de su partido, "ni implícito ni explícito", si no apuesta por la regeneración y ha añadido que, por tanto, no participará "activamente" de ningún proyecto que no dé este giro. "Tan legítimo es que unos partidos no quieran regenerarse como que nosotros no queramos formar parte de ese Gobierno", ha avisado al líder del PP y presidente en funciones, Mariano Rajoy, en los cursos de verano de la Universidad Complutense.

Rivera lanzó esta advertencia en el último día en el que los partidos negocian la composición de la Mesa del Congreso y en la que Ciudadanos, al que no le corresponde ningún puesto por los resultados del 26-J, aspira a mantener los dos representantes que tenía o al menos uno. Los populares permitirían al partido de Rivera estar en la Mesa, un gesto político en plenas negociaciones para que apoyen la investidura de Rajoy.

El líder de Ciudadanos sigue sin ver al líder popular como la persona adecuada para afrontar una nueva etapa de reformas y regeneración política, aunque sus 32 diputados sí facilitarán su investidura en la segunda votación. La dirección de Ciudadanos decidió el pasado miércoles que el partido se abstendrá en la segunda votación de investidura de Rajoy, una postura que rompe la principal promesa electoral de Rivera, quien se había comprometido a no favorecer la continuidad del presidente en funciones.

En la Complutense, donde ha impartido la conferencia Una nueva política para España. Oportunidades y cambios, Rivera ha destacado el "pasito" complicado que ha dado Ciudadanos para desbloquear la legislatura, pero ha asegurado que no irá más allá porque sin regeneración "no hay pactos posibles". El líder de la formación de centro espera, sin embargo, que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, complete la operación y también se abstenga para así evitar una segunda repetición electoral.

La postura de Ciudadanos, de momento, es no entrar en un Gobierno presidido por Rajoy, aunque ha dejado la puerta abierta si el partido cambia de candidato, algo que el PP ya ha rechazado. "Si hay una renovación de equipos, con otro presidente y otras políticas, estaríamos dispuestos a un Gobierno de coalición. Con este liderazgo, no hay ninguna posibilidad", dijo a EL PAÍS José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y número dos de Rivera.

Más información