Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional ordena llevar a juicio al concejal Guillermo Zapata

Los jueces conservadores López y Espejel imponen su criterio y reabren por tercera vez la causa

Zapata a su llegada a la Audiencia.

Los jueces conservadores de la Audiencia Nacional Enrique López y Concepción Espejel han impuesto su criterio y han ordenado que el concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata sea llevado a juicio por un tuit denigrante sobre la víctima de ETA Irene Villa, publicado en 2011, cuatro años antes de ser elegido. López y Espejel, con el criterio en contra de la fiscalía, han reabierto por tercera vez la causa contra el edil madrileño, que había sido archivada en otras tantas ocasiones por el juez instructor del caso, Santiago Pedraz. La decisión de sentar definitivamente en el banquillo a Zapata, que no admite recurso, cuenta con el voto discrepante del magistrado progresista José Ricardo de Prada, que afirma que la decisión de sus compañeros de tribunal "se trata ni más ni menos que de la criminalización de la opinión y de la expresión".

Los dos jueces conservadores atienden la petición del sindicato Manos Limpias y de la asociación Dignidad y Justicia, presidida por Daniel Portero, que habían solicitado a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que reabriera la causa contra Zapata. El concejal madrileño escribió en Twitter: "Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcàsser para que no vaya Irene Villa a por repuestos". Irene Villa perdió ambas piernas en 1991, siendo niña, por un coche bomba de ETA.

El pasado 7 de marzo, el juez Santiago Pedraz decretó el archivo de la investigación contra Zapata al entender que cuando publicó su frase en la red social no lo hizo con ánimo de humillar a las víctimas del terrorismo. Zapata, desde que se conoció el tuit una vez elegido concejal, lo enmarcó en el debate sobre los límites de la libertad de expresión junto a otras bromas que realizó en la red social sobre el holocausto judío.

Los jueces López y Espejel critican por “categórica y dogmática” la expresión del juez Pedraz, que en el auto del pasado marzo, por el que archivaba la causa, decía que las de Zapata eran “palabras que no pueden como tales criminalizarse, a salvo las dictaduras que criminalizan las palabras como si fuesen hechos y no distingue entre ellas”. También rechazan que llevar a juicio a una persona, aunque luego pueda resultar absuelta, comprometa la libertad de expresión.

José Ricardo de Prada, en su voto discrepante, reprocha a sus compañeros de tribunal que lleven a Zapata a juicio tomando la frase del tuit en su estricta literalidad. "La valoración de la frase requiere de su adecuada contextualización. No vale extraerla y dotarle de un significado ofensivo al margen, y menos el propio que cada sujeto quiera darle de acuerdo a su propia ideología o escala de valores morales", afirma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información