Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP cree que Rajoy verá a Sánchez al final de su ronda de contactos

Dirigentes populares y del Gobierno apuestan porque el líder ya está manteniendo charlas discretas con responsables de otros partidos

Reunion de Mariano Rajoy y Pedro Sanchez en el Congreso el 12 de febrero. Ampliar foto
Reunion de Mariano Rajoy y Pedro Sanchez en el Congreso el 12 de febrero.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no ha comunicado ni públicamente ni dentro del PP cuál es su calendario de trabajo en la ronda de contactos políticos que quiere abrir esta semana para sondear las perspectivas de un Gobierno en España. Pero el PP interpreta de la decisión de convocar primero este martes a Coalición Canaria, y reservarse los demás encuentros, que su líder persigue dar más tiempo para la reflexión interna al secretario general del PSOE y que dejará a Pedro Sánchez para el final. Incluso para después del Comité Federal socialista del próximo sábado.

Muy poco dirigentes del PP o miembros del Gobierno han podido contrastar con el propio Mariano Rajoy en persona en estos días cuál es su criterio sobre cómo plantear la batería de reuniones y consultas que pondrá en marcha esta semana. Rajoy solo anticipó públicamente que la formalización de un nuevo Gobierno que empiece a dibujar los presupuestos para 2017 ya urgía y que debía cerrarse cuanto antes, pero luego apostilló que pretendía dirigir ese proceso “sin prisa pero sin pausa”.

Ese mandato en el lenguaje de Rajoy tiene su propia traducción. Por de pronto, la única cita cerrada en estos momentos es con Coalición Canaria (que tuvo un diputado el 26-J) mañana martes a las 11.00 horas en La Moncloa. Antes, este mismo lunes, acudirá a una visita a una fábrica de cerveza en Guadalajara y luego presidirá el Comité de Dirección del PP. Es ahí donde se esperan algunas instrucciones. No hay más actos previstos oficialmente en toda la semana. El jueves viajará a Varsovia para un cumbre de la OTAN de la que regresará ya el fin de semana para estar en Madrid en la llegada de Barak Obama.

El PP logró el 26-J un total de 137 escaños y necesita sumar al menos otros 39 diputados para que su candidato salga elegido en una investidura con mayoría absoluta. El acuerdo con el PSOE le proporcionaría 222 actas y con Ciudadanos 254.

Otro tipo de gobierno y otro grupo parlamentario

Javier Casqueiro

Una de las diferencias entre la fase que se abrió tras el 20-J y ahora después del 26-J es que entonces en el PP y el Gobierno apenas barajaron hipótesis sobre el nuevo equipo del que se podría rodear Rajoy si volvía a presidir el ejecutivo y pocos se atrevieron a filtrar la idea de su retirada para facilitar las cosas y una salida al bloqueo. Algunos dirigentes populares aseguran que el propio Rajoy tomó buena nota de algunos desmarques o actuaciones individuales. Y que lo tendrá en cuenta para su futuro Gobierno. “Es evidente que ahora mantendrá parte de su núcleo duro pero también que tendrá que hacer cambios en el Gabinete y sobre todo en el grupo parlamentario, tanto si gobierna en minoría como si se pacta con el PSOE”, coinciden en apuntar varios miembros de la dirección del PP.

Fuentes de la dirección del PP y del Gobierno apuestan con convicción porque habrá más charlas y contactos en estos días, pero “con discreción”.

Contactos secretos

Es más, dirigentes del PP del máximo nivel y confianza con el líder apuntan que algunos de esos contactos discretos ya se han producido en los pasados días. Y no a través de terceras personas o mediadores. Mantienen que está siendo Rajoy el que está capitaneando los sondeos iniciales para saber cuál es la disposición del líder del PSOE, Pedro Sánchez, y del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, sobre un futurible Gobierno de gran coalición. Quiere constatar de primera mano qué posibilidades hay de “desbloquear la actual oposición a un nuevo ejecutivo del PP” y luego, si se supera ese veto, nombraría una comisión negociadora con miembros del ejecutivo y del partido para perfilar los detalles.

Los que mejor conocen a Rajoy en el PP y en su Gobierno hablan de una negociación “por fases”. Ahora estaría en el periodo de tanteo, al mismo tiempo que inicia los contactos con los partidos más pequeños y deja para el final el encuentro en teoría más complicado. “Si empiezas por el PSOE, tal y cómo están las cosas, ya sabes que te van a decir que no; es mejor por tanto dejar pasar un poco de tiempo, incluso hasta después del Comité Federal del próximo sábado [9 de julio]”, concluyen miembros de la dirección del partido.

En el PP analizan con cuidado, en ese sentido, la desaparición pública del secretario general socialista, Pedro Sánchez, desde la noche electoral. Piensan que es una buena señal. Especulan con la idea de que está evitando los medios de comunicación y las declaraciones en caliente o improvisadas para no estar tan atado y para escuchar en directo el 9 de julio a los dirigentes territoriales socialistas que tanto le comprometieron tras las elecciones de diciembre.

Más información