Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Villarejo condujo a la exnovia de Jordi Pujol hijo a declarar ante la UDEF

La declaración tuvo lugar ante el abogado Rafael Redondo Rodríguez, socio de Villarejo en algunos negocios

Jordi Pujol Ferrusola.
Jordi Pujol Ferrusola.

El comisario José Villarejo esperó el 13 de diciembre de 2012 a María Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, en la estación del AVE de Atocha (Madrid) y la condujo en un coche particular a prestar su primera declaración en la sede de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). En dichas oficinas esperaba el abogado Rafael Redondo Rodríguez, socio de Villarejo en algunos negocios. El comisario le dijo a Álvarez que el letrado estaría presente durante la declaración, que se desarrolló ante dos policías.

Esta información, que EL PAÍS ha podido confirmar con fuentes jurídicas y policiales, arroja luz sobre cómo se abrieron las primeras diligencias a Jordi Pujol Ferrusola y la familia Pujol. Hasta ahora, la presencia de Villarejo se había deducido de la participación de su socio Redondo Rodríguez en la sede de la UDEF en Madrid. Una fuente asegura que durante la declaración estuvieron presentes tanto Villarejo como el abogado.

Tras la judicialización de la comparecencia de Álvarez, la testigo declaró ante el juez Pablo Ruz el 13 de enero de 2013. El magistrado se mostró especialmente interesado en conocer cómo había “aterrizado” Álvarez ante la policía fiscal. La exnovia de Pujol le contó al juez la propuesta de dos agentes para que prestara declaración en Madrid. En la primera parte de la narración ante el magistrado, el nombre de Villarejo se omitió. Sin embargo, sí son permanentes durante toda la declaración las menciones al socio abogado. En declaraciones EL PAÍS, Álvarez dijo no recordar si en efecto se trataba de Redondo Rodríguez o Villarejo quien la esperaba en Atocha el 13 de diciembre de 2012. Las fuentes consultadas por este diario han asegurado que era Villarejo quien la esperó y la condujo ante la UDEF. Según una fuente, Villarejo permaneció junto con Redondo Rodríguez durante el interrogatorio; según Álvarez, solo estuvo presente el abogado.

Papel de Moragas

Fuentes policiales señalan que Villarejo estaba en el origen lejano de esta operación, cuando todavía no se conocía la disposición de María Victoria Álvarez para denunciar a los Pujol. Una disposición que ayudó a despejar su amigo personal y “compañero de pupitre”, el popular Jorge Moragas. El origen se remonta a mediados de 2012, antes de las elecciones autonómicas catalanas del 25 de noviembre.

Villarejo, según esas mismas fuentes, colaboró en la elaboración de un borrador que se filtró al diario El Mundo y que el periódico atribuyó a la UDEF, información que dicha unidad ha negado. En realidad, es un informe secreto, paralelo, en el que se afirma que Artur Mas y Jordi Pujol cobraron de los sobornos de las obras del Palau de la Música de Barcelona. “Es un documento para la acción”, dijo la fuente policial.

Dos años más tarde, a finales de 2014, Villarejo emergió a la superficie en el contexto de una revitalización de la “criminalización” del soberanismo. En octubre de ese año tuvieron lugar las conversaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso. Y el 27 y 28 de dicho mes de octubre, la policía filtró a El Mundo una cuenta falsa del entonces alcalde de Barcelona, Xavier Trías, en el banco helvético Unión de Bancos Suizos. Todo esto ocurrió los días previos al referéndum del 9 de noviembre de 2014 para desacreditar a los dirigentes soberanistas.

Más información