Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rechazo británico a la UE insufla aire al PP e inquieta a Podemos

El inesperado resultado del Brexit a 48 horas de las elecciones generales trastoca las estrategias de los partidos

Mariano Rajoy en la sede del Partido Popular.
Mariano Rajoy en la sede del Partido Popular.

El inesperado resultado del Brexit a 48 horas de las elecciones generales trastocó las estrategias de los partidos el último día de campaña. El PP se apresuró, desde La Moncloa, a reforzar su mensaje electoral de que España necesita estabilidad frente a la incertidumbre que se abre en Europa. PP, PSOE y Ciudadanos cargaron contra los populismos, en alusión a Podemos. El partido de Pablo Iglesias, crítico con la UE y partidario del referéndum catalán, se ve perjudicado por el clima de inquietud, que podría disuadir a los votantes el domingo.

La Unión Europea entró de lleno en la campaña electoral española en tiempo de descuento, a pesar de que no había centrado el debate político, y con potenciales resultados dispares para los candidatos. La decisión de los británicos de abandonar la UE dio aire al Gobierno y al PP para fortalecer su discurso de garante de la seguridad y la confianza frente al caos, y eclipsó el escándalo de las escuchas en el Ministerio del Interior. En el otro lado, Podemos tuvo que afrontar un posible desgaste por su discurso crítico con Bruselas y su defensa del referéndum.

El PP pide reforzar la estabilidad y mantener la confianza. El presidente del Gobierno y candidato del PP, Mariano Rajoy, compareció a primera hora en La Moncloa con un mensaje de “serenidad y calma” para los mercados, antes de lanzar otro electoralista: “Hace unos años, una contingencia como esta podría haber precipitado a España a la quiebra”, dijo Rajoy en una declaración institucional en la que quiso remarcar que ahora, con los datos de crecimiento y creación de empleo, no hay riesgo para la economía española. El mensaje de fondo era el que subyace a toda su campaña: es necesario mantener el rumbo económico y las reformas. “Ahora es particularmente importante trasladar un mensaje de estabilidad. No son momentos para añadir incertidumbres”, incidió Rajoy.

El PP hiló también una reflexión sobre las consultas a los ciudadanos: “Referendos, los justos, y pensando muy bien cuáles son las consecuencias de convocarlos y de ganarlos o perderlos”, señaló Rajoy, que utilizó el Brexit para avisar, de nuevo, de que no permitirá una consulta de independencia en Cataluña. “No vamos a autorizar nunca un referéndum sobre la autodeterminación de una parte de España en el que se niegue la posibilidad de decidir sobre lo que es su país al resto de los españoles”.

El PSOE, contra la confluencia “entre una derecha irresponsable y el populismo”. Los socialistas interpretaron el Brexit en su favor contra los extremos: la derecha y el populismo. El expresidente del Gobierno Felipe González fue especialmente duro con el primer ministro británico. “Cameron incendió la casa para salvar los muebles y ahora está sin casa y sin muebles”. González criticó el “tsunami de la irresponsabilidad” del político conservador, que “solo atendió a los intereses personales y los pequeños de su partido”. González lamentó también el “austericidio” de la Unión Europea. “Ya está bien de políticas neoconservadoras, Europa necesita una respuesta socialdemócrata, reformista, ahora más que nunca”, apreció.

Los socialistas ligaron las amenazas de los conservadores con el populismo. “Lo que ha ocurrido en Reino Unido es un golpe muy duro para la UE, pero no es irreversible. Es la confluencia entre una derecha irresponsable y el populismo”, coincidió Pedro Sánchez. “Los populistas han trasladado a la sociedad británica que las soluciones falsas del populismo pueden resolver las soluciones reales. La política, como la vida, no es un todo o nada”.

Podemos clama: “La democracia no es un riesgo”. El partido de Pablo Iglesias recibió una mala noticia este viernes con la confirmación del Brexit, que puede alentar el discurso del miedo contra el que diseñó su campaña, que ha tratado de desactivar con las “sonrisas” y el discurso de mano tendida al PSOE. Iglesias lamentó los mensajes contra las consultas ciudadanas. “Es terrible que alguien diga que la democracia es un peligro. Si el resultado del referéndum lleva a algunos a proponer que se supriman las elecciones porque provocan inestabilidad... Hay que ser más sensatos, y no hacer una defensa del autoritarismo y totalitarismo político”, se quejó. Ante las dudas por su discurso crítico con Europa, Iglesias recordó que Podemos fue el único partido en desplazarse a Reino Unido para hacer campaña por el Remain. El candidato tuvo que reafirmar la apuesta por la UE también de su socio electoral, el líder de IU, Alberto Garzón, ya que el PCE, del que este es miembro, defiende la salida del euro.

Ciudadanos pide liderazgo y los Estados Unidos de Europa. Albert Rivera juzgó de “irresponsabilidad histórica” la convocatoria del referéndum por parte de David Cameron y apostó por reforzar el liderazgo de España en una UE más integrada. “Podemos decidir un Gobierno que lidere en Europa, o que pida permiso y paso; apoyar a los populismos, o que ganen la oportunidad y la ilusión”, dijo en relación con el PP y Podemos, respectivamente. “Esa tercera vía que nosotros representamos puede aportar soluciones y pasos adelante en Europa. Queremos reformar y fortalecer el proyecto europeo, ver los Estados Unidos de Europa”, concluyó[PIEPAG].

Con información de Natalia Junquera, Anabel Díez, José Marcos, Elsa García de Blas y Juan José Mateo.

Más información