Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos discrepan sobre cómo guiar a sus fieles ante las elecciones

El portavoz de la Conferencia Episcopal defiende al cardenal Cañizares porque "cada prelado es libre"

El portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, en 2014.
El portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, en 2014.

"Cada obispo es autónomo y libre". Con esta contundencia zanjó la mañana de este jueves el portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el sacerdote José María Gil Tamayo, el debate sobre la actitud de algunos prelados ante las elecciones del próximo domingo. "Sana colaboración y mutua independencia", es la tesis oficial, ahora. Lo dijo el portavoz al término de la Comisión Permanente episcopal, reunida en Madrid desde el martes. La forman los cardenales y arzobispos en activo, más algunos de los obispos diocesanos más influyentes, hasta sumar la veintena de miembros. No hay, por tanto, nota oficial de la CEE para guiar a los fieles católicos ante las urnas, como en el pasado. En cambio, los líderes episcopales salen en defensa de los prelados que ya han entrado en campaña, con agresividad; entre otros, el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares; el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz; y el prelado de Getafe, Joaquín María López de Andújar.

"No podemos apoyar el establecimiento de ningún tipo de totalitarismo, de pensamiento único o de laicismo excluyente", ha dicho Cañizares, en la carta pastoral que firma junto a los prelados de su archidiócesis y los de Baleares. Por su parte, el arzobispo de Asturias ha execrado de "los grupos antisistema que han conseguido penetrar en el sistema de un ordenamiento político al que desprecian, pero que usarán con algún paño caliente para poderlo desmontar del todo a fin de imponernos el suyo, que ni está ordenado debido a su vocación ácrata, ni es político como servicio a la ciudadanía y al bien común".

La pastoral del obispo de Getafe, en cambio, se centra en el debate educativo. Afirma: "Hay grupos políticos que no creen en la libertad de enseñanza y que no reconocen el derecho de los padres a elegir para sus hijos aquellos centros que son más conformes con su forma de pensar y de educar. Son los dictadores del pensamiento único que no admiten más forma de pensar que la suya y que tratan de imponerla a toda costa, proponiendo la escuela estatal, en muchos casos manipulada ideológicamente por el poder dominante, como única alternativa para la educación".

Preguntado por estas posiciones, que contradicen el prudente silencio de la CEE, el portavoz de la organización dijo "respetar" a los obispos que quieran hacer lo contrario de lo acordado por la asamblea episcopal. "La línea que ha adoptado la Conferencia Episcopal a lo largo de este año de citas electorales ha sido la de no tomar partido directo. Pero cada obispo es autónomo y libre. Lo que hagan otros prelados forma parte del derecho de los pastores al anuncio del Evangelio. La Iglesia no entra en campaña, no entra en política partidista". Según Gil Tamayo, hay más de un 70% de católicos en España que se han hecho votantes de todos los partidos porque las formaciones políticas "no surgen de la nada, están formadas por ciudadanos".