Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera pide a Sánchez que aclare antes del 26-J si pactará con Iglesias

El líder de Ciudadanos cambia su estrategia para ganar protagonismo en una campaña polarizada entre PP y Unidos Podemos

Albert Rivera durante el partido de la selección en Barcelona.
Albert Rivera durante el partido de la selección en Barcelona.

Albert Rivera exigió este viernes a Pedro Sánchez que aclare antes del 26-J si pactará el próximo gobierno con “los constitucionalistas [por PP y Ciudadanos] o los populistas [en referencia a Podemos]”. Tras anunciar su oposición a que Mariano Rajoy continúe al frente del Ejecutivo, el candidato de Ciudadanos dio este viernes un paso más en la estrategia que le ha permitido ganar protagonismo en una campaña polarizada entre el PP y Unidos Podemos: hablar antes de las elecciones de lo que exigirá después de los comicios y colocar a los socialistas frente a sus supuestas contradicciones.

“Creo que el PSOE tiene que decirles a los españoles antes de ir a votar si va a pactar con los constitucionalistas o los populistas”, advirtió Rivera, que se declara incompatible con Pablo Iglesias. “Tiene un dilema importante para ellos mismos y para España”, dijo durante un encuentro organizado por El Mundo. “O pacto con partidos moderados, constitucionalistas, o lo que está haciendo en Barcelona, en Madrid y en Valencia”, añadió en referencia a los acuerdos con los socios electorales de Podemos.

“Hay que definir si está en los grandes consensos de Estado: Europa, terrorismo, OTAN, economía de mercado, o si está con los que quieren romper el sistema”, resumió José Manuel Villegas, vicesecretario general del partido.

El PSOE gobierna en la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares, Extremadura, Aragón, Asturias o Castilla-La Mancha con el voto a favor o la abstención de Podemos. Esa buena sintonía se ha reproducido en capitales como Madrid, Valencia o Barcelona. Como esos pactos no se extendieron a las negociaciones para formar Gobierno tras las elecciones generales del 20-D, Ciudadanos intenta explotar lo que juzga como una contradicción.

Con sus críticas a Sánchez, Rivera procura combatir la idea de que ambos son socios electorales, alentada por el PP desde que el PSOE y Ciudadanos firmaron un pacto de gobierno. Con sus críticas a Rajoy y la petición de un nuevo líder en el PP —joven, y sin responsabilidades de alto nivel en los últimos años—, el candidato intenta mantener a los votantes de Ciudadanos que eligieron a este partido por sus propuestas de regeneración, y también atraer “a los socialistas moderados”.

Toda la estrategia de Rivera está dirigida en este momento a captar a este sector. Castilla La-Mancha se ha convertido en la Comunidad que más veces (tres) ha visitado en lo que va de campaña, pese a que es la Autonomía en la que la unión de Podemos e IU ha complicado más sus perspectivas electorales. Esta es la razón. “El PSOE”, contestó un miembro de la Ejecutiva del partido al paso de la caravana electoral por el corral de comedias de Almagro, en Ciudad Real; “está perdiendo tirón, y nosotros tenemos que intentar atraer a tantos de sus indecisos como podamos”.

¿Cómo conseguirlo? Colocando al PSOE frente al espejo de lo que Rivera juzga como contradicciones de su política de pactos.

Más información