Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asturias, territorio hostil de la coalición Unidos Podemos

Podemos e Izquierda Unida afrontan una campaña conjunta en un territorio marcado por sus malas relaciones pero uno de los que mejor resultado puede arrojar

El portavoz de IU en el Parlamento asturiano, Gaspar Llamazares, responde a preguntas de los periodistas sobre la coalición con Podemos.
El portavoz de IU en el Parlamento asturiano, Gaspar Llamazares, responde a preguntas de los periodistas sobre la coalición con Podemos. EFE

“Asturias era territorio comanche para este acuerdo”. El responsable de Equo en Asturias, Nacho González, reconoció hace unos días delante de los micrófonos lo que había costado fraguar la alianza entre Podemos e IU en la que la formación ecologista también participa. La coalición Unidos Podemos se cerró en Asturias en último lugar y el último día de plazo, tras un tenso tira y afloja en el que IU dijo sentirse “humillada” por un pacto que le da el tercer diputado de la lista, que ve con pocas posibilidades de salir elegido. El entendimiento fue casi una hazaña en dos formaciones entre las que solo ha habido enfrentamientos desde la llegada de Podemos al Parlamento asturiano en mayo del año pasado. “La relación ha sido de confrontación”, admite el portavoz de IU en la Junta General, Gaspar Llamazares, el dirigente de IU más contrario al acuerdo, que tras defender el no a la coalición tendrá que hacer campaña conjunta con Podemos.

Podemos e IU no se han entendido en Asturias desde la reelección del socialista Javier Fernández, en julio de 2015. “Juntos habíamos logrado más votos que el PSOE, y los mismos escaños”, recuerda Daniel Ripa, secretario general de Podemos Asturias. El PSOE obtuvo 14 actas, frente a las cinco de IU y las nueve de Podemos. La izquierda superaba los 11 escaños del PP, ya que los tres de Ciudadanos optaron por abstenerse y no bloquear la formación de un Ejecutivo. “Por eso le hicimos a IU un ofrecimiento para optar a la investidura y pasar página de 30 años de Gobierno socialista. Desde nuestro punto de vista no había otra alternativa”, incide el dirigente de Podemos.

Pero la federación de izquierdas no atendió su oferta y suscribió un pacto de investidura con el PSOE que le dio la presidencia en minoría a Fernández, un acuerdo contra el que ha venido cargando Podemos recurrentemente desde entonces. “Les hemos intentado convencer desde el principio. Pero IU en Asturias ha estado mucho tiempo en Gobiernos con el PSOE y tiene una cultura política distinta, de gobernar con el PSOE”, se queja el diputado.

El portavoz Llamazares lo ve con otro prisma. “Podemos tiene un papel de árbitro en el Parlamento asturiano que utiliza para desestabilizar. Para ellos, el PSOE es la corrupción y nosotros la muleta. Su única tarea ha sido la de dar caña y denunciar, no han llegado a ningún acuerdo”, lamenta. La tensión durante este primer año de cohabitación en la cámara regional llegó a un punto incluso de disputa física en los pasillos entre el diputado de Podemos Andrés Ron Vilanova y Llamazares a cuenta del debate de los Presupuestos. “Un chico impetuoso con ganas de convencerme me agarró del brazo y le tuve que decir: quítame esa mano de encima”, recuerda el excoordinador de IU. “Ni con Bildu he tenido esta situación”, se quejó entonces.

Con esos precedentes las dos fuerzas tenían que suscribir una coalición electoral para el 26-J como en el resto del Estado. La candidatura resultante ha alterado la cremallera (hombre- mujer) porque no fueron capaces de llegar a un acuerdo. Sofía Castañón es la cabeza de lista, por Podemos; Segundo González, también por el partido de Pablo Iglesias, el número dos; y en tercera posición, Manuel González Orviz, coordinador de IU en Asturias.

“Ha habido que hacer renuncias y cesiones, por supuesto”, reconoce Orviz. “Ha sido un proceso costoso porque somos dos formaciones muy arraigadas. IU obtuvo en Asturias uno de sus mejores resultados el pasado 20 de diciembre, y Podemos su segundo mejor resultado de todo el Estado. Eso implicaba tratarnos más de igual a igual”, reflexiona el líder de Podemos en Asturias. Precisamente por esa fortaleza previa el partido emergente cree que el 26 de junio la coalición puede incluso ser primera fuerza por delante del PP. En diciembre la suma de los votos de Podemos e IU se quedó a poco más de 2.000 papeletas de superar a los populares. “Estamos en empate técnico”, apuntan.

Las dos formaciones afrontan ahora una campaña conjunta en la que tendrán que superar las dificultades para evitar que eso lastre sus potenciales buenos resultados. “Espero que sepamos limar las diferencias de forma educada, y que Podemos sepa que vamos en un tándem y que es imprescindible que pedaleemos al mismo ritmo”, apunta el líder de IU en la comunidad, que asegura que ahora solo mira hacia delante. Orviz admite que el recelo persiste: los militantes del partido le siguen pidiendo que esté alerta y “que no entregue a IU”. Llamazares también hace de tripas corazón. “No voy a decir ya que no estoy cómodo. Ahora me siento de esta coalición como el que más”, apunta.

La coalición puede tener además implicaciones en la gobernabilidad asturiana, según pretende Podemos. En el partido de Pablo Iglesias no esconden que ven la alianza como una oportunidad para ir a “un proceso de trasformación de Asturias”. “El 26-J va a ser clave. Creo que va a salir bien y que va a ser un proceso irreversible. Un Gobierno de 30 años genera sinergias no siempre positivas. Hay que hacer algo, ser valientes, dar un paso adelante”, afirma el secretario general de Podemos Asturias.

En IU temen que Podemos les pida que rompan el acuerdo de investidura con Fernández. El partido emergente piensa en un adelanto electoral. El líder de Podemos en Asturias reflexiona: “No depende solo de nosotros, pero Javier Fernández es el único presidente elegido con menos de un tercio de los votos, tiene los presupuestos prorrogados y la mitad de sus dirigentes juzgados por corrupción. Es una situación insostenible que genera inestabilidad política”.