Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otegi, a los disidentes de Sortu: “No soy ni pijo ni neoabertzale”

El dirigente ha asegurado que los críticos escindidos "volverán a la izquierda abertzale"

Arnaldo Otegi, durante un encuentro con ciudadanos, este miércoles en Bilbao.
Arnaldo Otegi, durante un encuentro con ciudadanos, este miércoles en Bilbao. EFE

"No me considero ni pijo ni neoabertzale. Soy un independentista vasco, socialista y me declaro marxista, pese a que digan que soy socialdemócrata". Con estas palabras, Arnaldo Otegi, candidato de EH Bildu a lehendakari, ha rechazado este viernes la acusación de ser un "pijo neoabertzale" que le lanzaron los representantes de Askatasunaren Bidean, que integran expresos y exhuidos de ETA que han decidido escindirse de Sortu. El líder independentista ha vuelto a emplazar a los disidentes a defender el proyecto soberanista vasco "desde la unidad y no desde la división" interna.

Los críticos de Askatasunaren Bidea (En el camino de la libertad), que el pasado sábado hicieron pública sus discrepancias con la estrategia que ha adoptado el sector oficial de Sortu y la gestión que ha realizado del fin de la violencia de ETA, acusaron a los actuales dirigentes de la izquierda abertzale, Otegi entre ellos, de "desactivar y debilitar profundamente la lucha de liberación nacional vasco" y de "traicionar" sus principios "sin ninguna vergüenza".

Otegi se ha mostrado convencido de que, "con el tiempo, sectores que hoy son minoritarios y puedan estar en otra órbita, volverán a la izquierda abertzale", porque, a su juicio, "las maniobras que tratan de dividir no tienen mucho sentido", ha dicho en una entrevista en Radio Euskadi. Esta misma semana, Otegi aseguró que en el proyecto soberanista que defiende Sortu "caben todos", incluidos los sectores que ahora han abandonado la formación por el "viraje ideológico" que han adoptado sus responsables.

Un portavoz de Askatasunaren Bidean advirtió que jamás asumirán que "bajo ese neoabertzalismo pijo, buenista y posmarxista" se encubra la "rendición ante valores e instituciones del sistema". Otegi, que también ha sido calificado por los disidentes como el "líder supremo del reformismo" en la izquierda abertzale, se ha defendido asegurando que no es "ni pijo ni neoabertzale" y que ha sido nacionalista desde hace "muchos años".

Durante la entrevista, Otegi ha reconocido que la izquierda abertzale ha sido "responsable del sufrimiento que se ha causado en este país", aunque ha querido matizar que también ha "contribuido a que desaparezca, sin duda". "Por mucho que algunos quieren decir que eso se debe a la Policía y la Guardia Civil, la lucha armada de ETA seguiría si la izquierda abertzale no hubiera tomado la decisión" de apostar por las vías pacíficas y democráticas, ha añadido.

Ha subrayado que "aquí todo el mundo tiene pasado" y que "en el pasado ha habido violencias múltiples". "El Gobierno vasco acaba de hacer un informe en el que habla de miles de torturados en el país, aquí hubo guerra sucia, aquí han matado las Fuerzas de Seguridad del Estado, y aquí han matado los servicios de inteligencia", ha manifestado.

"La izquierda abertzale decide dar un paso, cambiar la estrategia, y ahora la exigencia es otra, que ETA se desarme. Cuando ETA se desarme, será que se tiene que disolver, y cuando ETA se disuelva, ¿será qué?", se ha preguntado.

Respecto a las elecciones del 26-J, el dirigente independentista ha afirmado que la coalición EH Bildu respaldaría con sus votos en el Congreso el cambio político en el Estado de la mano de Podemos e Izquierda Unida, si estos asumieran "por justa reciprocidad" apoyar el cambio en Euskadi.

Más información