Ana Botín pide un sistema universitario que “eduque para los empleos del futuro”

La presidenta del Santander defiende los 'rankings' de campus “bien hechos” porque “aportan transparencia”

Uno de cada dos jóvenes con menos de 25 años no tiene empleo, uno de cada tres en el caso de los universitarios. El mercado laboral tiene una oferta escasa y cambiante. En una década habrá profesiones que ahora ni siquiera existe. La presidenta del Banco Santander y de la red Universia, Ana Patricia Botín, ha pedido un sistema educativo “capaz de educar para los empleos del futuro”. El presidente de la conferencia de rectores españoles CRUE, Segundo Píriz, reclama la implicación del Ministerio de Economía para impulsar transferencia de las universidades.

La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, durante su intervención en la junta de accionistas de Universia, celebrada en Córdoba.
La presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, durante su intervención en la junta de accionistas de Universia, celebrada en Córdoba.
Más información
Sin Universidades en la Champions
Tres campus de Barcelona encabezan el último ‘ranking’ español
Los titulados de la crisis con más empleo son médicos e ingenieros

“¿Cómo reducir el paro? ¿Cómo lograr que todos los que quieran trabajar puedan prepararse adecuadamente para hacerlo? Para mí, la respuesta está en confiar e invertir en todos los españoles, en su educación y su formación continua”. La presidenta del Santander, Ana Botín, ha defendido la importancia de un sistema educativo de calidad en la XVI junta de accionistas de Universia, la red de universidades de la que también es presidenta.

“En los países que están realizando con éxito el tránsito a una economía y sociedad basadas en el conocimiento, el sistema universitario es una prioridad de primer orden”, ha señalado Botín en el Rectorado de la Universidad de Córdoba, donde se ha celebrado el encuentro en el que han participado 63 rectores y seis vicerrectores de la CRUE, la conferencia de rectores españoles que integra 76 campus (50 públicos y 26 privados).

Botín ha defendido la necesidad de un sistema educativo que sea capaz de educar a los jóvenes para los empleos que surjan en el futuro y “asegure el desarrollo del potencial de todos, una formación de calidad accesible para todos y que atraiga a los mejores, con oferta en las dos lenguas internacionales más importantes: castellano e inglés”. Ese modelo, a su juicio, debe incluir ”menos clases presenciales y más foco en la investigación y en el desarrollo de proyectos con aplicación práctica”, además de “más flexibilidad” en la trayectoria académica de los estudiantes y “coherencia entre lo que se aprende y lo que se podrá hacer en la vida”. En 2015, Universia concedió 35.134 becas, de las que 3.700 eran para estancias académicas internacionales de universitarios españoles y 4.100 para latinoamericanos que viajaron a España.

Más implicación de Economía

El presidente de los rectores, Segundo Píriz, ha lamentado las altas cifras de desempleo juvenil que sitúan a España a la cola de Europa. “Resulta paradójico que la generación mejor formada de nuestra historia choque con tantos obstáculos para acceder al mercado laboral”, ha dicho. Las universidades pueden contribuir a la solución, “reconociendo que si bien nuestra producción científica tiene un buen nivel, pese a la escasa inversión en I+D y su reducción en estos últimos años, nuestro nivel de transferencia de conocimiento es aún escaso”.

La producción de patentes universitarias creció un 60% entre 2010 y 2014, pero los ingresos apenas aumentaron un 8%. Aunque los campus generan más del 3% de la producción científica mundial, las patentes no llegan al 1%. “Hemos de continuar promoviendo la relación entre las empresas y las universidades”, ha manifestado Píriz en el acto de Universia. Allí ha pedido un marco regulatorio “más favorable” que “incentive la capacidad de generar ingresos por la explotación de las patentes, la facturación por contratos a empresas y a otras instituciones”. El portavoz de los rectores ha reclamado que es una cuestión que “no solo concierne al Ministerio de Educación y a las universidades”, sino que también debe implicar al Ministerio de Economía y Competitividad y a las empresas.

En defensa de los rankings universitarios

A las universidades españolas les cuesta colarse entre las 200 mejores del mundo en los grandes rankings internacionales, encabezados por el de Shanghái, la clasificación más internacional. En los últimos años han proliferado otras mediciones que no se centran en ver cuántos premios Nobel han salido de una facultad —en España solo uno, Santiago Ramón y Cajal (1906)—, como mide Shanghái. Otras clasificaciones cuentan el número de alumnos que titulan, las patentes que se producen o los fondos externos que se recaudan.

La presidenta de Universia, donde están representadas 1.401 universidades de las casi 20.000 existentes en el mundo, ha defendido este jueves que los rankings “son un estímulo para hacer las cosas mejor”. “Bien hechos aportan transparencia”, considera Botín, que añade que estas clasificaciones ayudan a los alumnos "a tomar decisiones importantes" además de servir para "identificar buenas prácticas y orientar líneas de actuación a futuro". Las universidades “no siempre son tratadas justamente desde diversas instancias, entre otras muchas razones por interpretaciones no muy afortunadas de los diferentes rankings”, ha añadido por su parte el rector de Córdoba y anfitrión de la junta de accionistas, José Carlos Gómez.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS