Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los directores de instituto reclaman a Educación que elimine las reválidas

La federación que aglutina a los responsables de los centros de secundaria y bachillerato, Fedadi, demanda también que Religión no compute en la nota media

Los alumnos que acaben secundaria y bachillerato tendrán que aprobar un examen externo para obtener un título y poder seguir estudiando. Son las llamadas reválidas, contempladas en la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) a partir del curso que viene, han suscitado el rechazo de 12 comunidades autónomas y ahora también de la principal federación de directores de instituto, Fedadi, que piden que se eliminen, entre otros motivos, porque deja “en el limbo” a los que estudiantes que aprueben el curso pero no el examen. También reclaman que la asignatura de Religión deje de contar para la nota final, un cambio que también introdujo la reforma educativa del PP.

Pruebas de Selectividad en la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB).
Pruebas de Selectividad en la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB).

“El alumno que apruebe cuarto de secundaria pero no apruebe la reválida no tiene salida, no puede hacer ni la Formación Profesional básica ni repetir las materias que ya tiene aprobadas, el sistema no ha previsto alternativas para ellos ni para los que acaban bachillerato y suspenden la prueba”, explica Raimundo de los Reyes-García, vicepresidente de Fedadi y director del IES Ortega y Rubio de Mula (Murcia). El pasado fin de semana, representantes de la federación de casi todas las comunidades autónomas (excepto Cataluña, Cantabria y Extremadura) celebraron en Valencia su congreso anual y prepararon algunas propuestas de modificaciones de la LOMCE.

La principal es que los directores piden al ministerio que frene las reválidas “hasta que se defina el futuro" del sistema educativo, pendiente de las elecciones generales del 26-J por un posible cambio de gobierno o por la promesa de intentar alcanzar un pacto educativo que han hecho distintas formaciones políticas. 

La solicitud de Fedadi se suma a la de 12 comunidades autónomas (todas menos las cinco gobernadas por el PP: Murcia, La Rioja, Madrid, Comunidad Valenciana y Castilla y León) que la semana pasada le reiteraron al ministro en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, que no aplique estas evaluaciones externas a partir del curso que viene como fija la ley. El ministro señaló el viernes pasado, al término de la conferencia sectorial en la que se reunió con todas las regiones, que no se aplazarán. "No la puedo retirar porque tengo que cumplir la ley y tampoco quiero porque creo que es útil", señaló Méndez de Vigo tras recordar que la prueba de bachillerato se ha diseñado con la ayuda y el acuerdo de la conferencia de rectores, ya que a partir del curso que viene sustituye a la Selectividad.

El real decreto que regula las reválidas de secundaria y bachillerato está aún sin aprobar, pendientes de su paso por el Consejo de Ministros y su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Los proyectos de esos decretos presentados ya a las comunidades autónomas prevén que el primer curso que se apliquen (la ley contempla que sea en 2016-2017) no sea necesario aprobar el examen externo para seguir estudiando, porque la primera convocatoria se consideraría como una prueba piloto y sin efectos académicos.

Los directores de Fedadi sí comparten que se hagan pruebas de diagnóstico —para conocer y evaluar “la salud del sistema”, en palabras de De Los Reyes-García— pero no que sean necesarias para que el alumno siga estudiando.

También solicitan que la asignatura de Religión deje de formar parte del currículo. La LOMCE reinstauró que la nota que se obtenga en esta materia cuente para obtener una beca y para la media final de los alumnos, lo que ha disparado la cifra de matriculados. El número de estudiantes de primero de bachillerato de la enseñanza pública que cursan Religión católica se ha duplicado en el último año, según los últimos datos facilitados por la Conferencia Episcopal Española, recabados en 69 diócesis.

Pasa de 67.807 a 130.078 estudiantes, un dato que contrasta con la tendencia general de la última década, en la que se han ido perdiendo alumnos de Religión en el sistema público en todos los niveles. “Es una materia confesional que no debería formar parte del currículo en un Estado aconfesional”, añade el vicepresidente de Fedadi. La federación de directores de instituto considera que los alumnos la eligen porque es una asignatura más fácil de aprobar que el resto de las asignaturas con las que compite, como Dibujo Técnico, Francés, Análisis Musical o Anatomía Industrial.

Más información