Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Una pandilla que llega al Gobierno a aprender sale muy caro”

El líder del PP refuerza los mensajes para identificar a Rivera y Ciudadanos como la segunda marca del PSOE

Mariano Rajoy, en La Moncloa, este viernes.
Mariano Rajoy, en La Moncloa, este viernes. REUTERS

Todo es continuista en la campaña del PP para Mariano Rajoy. El candidato, los actos, los discursos, algunas anécdotas, el programa, algunos pueblos, las listas y los principales mensajes y promesas. El líder del PP está orgulloso de lo que ha podido realizar durante estos cuatro años difíciles en La Moncloa, tras heredar una situación económica de casi quiebra y hasta convertir a España en el país que más crece y crea empleo en estos momentos de Europa. Cree que ha "cumplido con su deber", que "la senda tomada" es la buena y que por tanto ahora "hay que seguir con la misma política". Solo entiende las propuestas de todos los demás partidos y candidatos de intentar derrotarle y desalojarle de La Moncloa como algo "terriblemente injusto, por sectarismo y razones ininteligibles".

En ese sentido, Rajoy aprovechó este viernes un acto de Nuevas Generaciones en Ourense para alertar: "Por eso es tan importante que haya un gobierno sensato y no una pandilla que vaya llegando al Gobierno a aprender porque eso sale muy caro".

Lo que también hizo este viernes Rajoy, durante un discurso primero y luego tras una ultracómoda charla con los jóvenes dirigentes de su partido, fue lanzar fuertes andanadas contra el PSOE y Ciudadanos, a los que identifica abiertamente como la misma marca con los mismos objetivos, algo que no comparten todos los miembros de la dirección del PP. El dirigente popular solo concedió ahí una virtud a estos cuatro meses que han transcurrido desde las elecciones del 20-D y en los que se ha quedado marginado de las negociones y del primer plano de la nueva política: "Ahora ya sabemos que si se quiere votar al PSOE hay dos opciones: votar a Pedro Sánchez o votar a Albert Rivera".

Rajoy igualó así los intereses de esos dos partidos rivales el 26-J y con los que más que probablemente tendrá que iniciar conversaciones tras el resultado de las urnas porque no se prevé mayoría absoluta para ninguna formación. El líder del PP acusó a PSOE y Ciudadanos de haber estado juntos todo este periodo y hasta el último día, de haber reclamado juntos la abstención de Podemos para que el socialista Pedro Sánchez fuese investido presidente y de haber protagonizado una inédita y masiva reunión a 18 en el Congreso con las mismas intenciones en la que invitaron también a participar a Podemos y Compromis.

El encuentro con los miembros gallegos de Nuevas Generaciones fue tan balneario que no hubo una sola intervención o pregunta crítica ni complicada. Es más, algunos de los dirigentes hasta se repitieron en el interés de sus cuestiones y Rajoy se encontró con problemas pero para exponer puntos de vista diferentes. Durante el foro, Nuevas Generaciones de Galicia aprovechó la oportunidad para entregar a Rajoy (61 años y 40 de militancia en la agrupación de Pontevedra) el carné número uno de su organización, el líder popular aireó su aval personal de afiliado para que el gallego Alberto Núñez Feijóo salga reelegido este fin de semana como candidato a la Presidencia de la Xunta y los responsables locales del partido en Ourense lograron el compromiso del presidente en funciones de acudir el 20 de agosto (probablemente aún en plena resaca poselectoral) a la etapa de salida este año de la Vuelta Ciclista a España, uno de sus deportes favoritos.