Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Menaje de lujo en la comandancia de Badajoz

La AUGC denuncia que un general compró un servicio de 18 comensales, con elementos de plata, por 3.000 euros. El mando dice: "Es para atender dignamente comidas protocolarias”

Guardia Civil de Badajoz
Mueble en el que se guardan la cristalería, la vajilla y la cubertería en la comandancia de Badajoz.

El general José Antonio Hurtado Notario dice que encargó comprar "menaje para 18 comensales" para "las comidas protocolarias" con autoridades locales y portuguesas que "permitieran representar dignamente a la Guardia Civil". El resultado es una cubertería, un vajilla, una cristalería y una mantelería de 2.817, 20 euros, según la factura que pudo ver EL PAÍS. Incluye "plato bajo liso plata, cuchara moka, cuchara café...", "copas de Borgoña, copas de Burdeos, copas de champán"... La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia el excesivo gasto y un "derroche", pero la Dirección General defiende que se trata de una inversión "totalmente justificada y fiscalizada", con el beneplácito del servicio de Intervención de la citada comandancia y cuya factura se ha enviado al Consejo de la Guardia Civil y es pública.

"Pedí comprar un servicio completo después de que en una comida con el subsecretario de interior portugués nos pusieran copas de Heineken y al resto de comensales cada una de su padre y de su madre, no había un cubierto igual, y resultaba lamentable", argumenta el general Hurtado por teléfono.

Los datos de la compra se han conocido después de que la delegación de AUGC en Badajoz presentase un recurso ante el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno de la Guardia Civil, "con posterioridad a que el general de zona se negase a facilitar esta información", aseguran.

Según se indica en la respuesta al citado Consejo, emitida por escrito y firmada por el propio general Hurtado, el acuartelamiento de la Guardia Civil en Badajoz “carecía de un menaje apropiado para realizar comidas protocolarias que se realizan por esta zona y Comandancia de Badajoz, por lo que solicité (sic) de la Comandante Interventora Jefa de la UGE de la Zona, la posibilidad de adquirir el citado menaje para un máximo de 18 comensales, contestándome en sentido afirmativo, por lo que le indiqué se adquiriera el material suficiente, con arreglo a la partida presupuestaria correspondiente, y que el mismo fuera el más económico que cumpliera con los requisitos necesarios para representar dignamente a la Guardia Civil, en aquellas comidas que necesariamente se ofrezcan con motivos oficiales”.

En opinión del general y de la Dirección General de la Guardia Civil, "sale más barato realizar una inversión de este tipo y homogeneizar la vajilla y el servicio de comidas para poder ofrecerlas durante visitas o actos en la Comandancia que invitar en un restaurante". Y apostilla el general Hurtado: "El menú de la comandancia es de entre seis y 10 euros, y salir a comer fuera al menos sale por 30, por lo que en cuestión de uno o dos años ya habríamos amortizado el gasto".

Desde la AUGC han mostrado su "perplejidad" ante semejante derroche económico, casi tres mil euros en cubertería y mantelería para comidas protocolarias, una cantidad que al General Jefe le parece que “redunda en el ahorro de estas actividades, ya que de esta manera estas comidas protocolarias se pueden realizar en el comedor del acuartelamiento, que supone un menor gasto, que si se hicieran en un establecimiento ordinario”, escribe el mando en su respuesta oficial.

"Hay cucharillas de café por 1,5 euros, que como comprenderá no son de plata", explica el general. "Y compramos 18 servicios porque solemos ser nueve miembros de la Guardia Civil y nueve portugueses, pero también a veces políticos locales, policías, personal de la delegación de gobierno...", añade.

Desde la asociación de Guardias Civiles señalan que "ese dispendio" no es frecuente en todas las comandancias de la Guardia Civil, "ni la necesidad de que un general de la Guardia Civil tenga que organizar comidas protocolarias". En la Dirección General de la Guardia Civil lo justifican como un gasto extraordinario que se realiza para el largo plazo: "¿Quién sabe cuando volverá a hacer falta comprar menaje en esa comandancia?"

3.000 euros para menaje y 11.000 para peregrinar a Lourdes

Desde la AUGC, la asociación mayoritaria en este cuerpo, aseguran, irónicamente, de que "se trata de una nueva muestra de la generosidad con la que los generales administran los presupuestos de la institución para su propio capricho y beneficio, de la misma manera que la Dirección General destina casi 11.000 euros cada año a pagar una peregrinación de guardias civiles a Lourdes, o que financia los boatos de los desfiles y otras ceremonias a mayor glorias del generalato". Y señalan, en comparación: "Mientras tanto, los guardias civiles siguen sin disponer de chalecos antibalas individuales, así como trabajando en coches con más de 400.000 kilómetros".