Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos busca unir a todas las fuerzas a la izquierda del PSOE

El partido emergente pretende ampliar sus alianzas más allá de Izquierda Unida

Podemos ha puesto en marcha la segunda parte de la operación que lanzó para las elecciones generales del pasado 20-D: entonces logró alianzas con otras formaciones en tres comunidades (Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana) que le permitieron lograr buenos resultados. Ahora, el partido emergente busca ampliar esos acuerdos no solo a IU sino a toda una serie de fuerzas a la izquierda del PSOE con buena proyección territorial. La formación explora aunar a partidos como los nacionalistas de MÉS, con los que podría ser primera fuerza en Baleares.

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, participa en la marcha del Primero de Mayo de Puertollano (Ciudad Real).

Las negociaciones entre Podemos e Izquierda Unida para pactar una coalición electoral que concurra a las urnas el 26 de junio han avanzado durante todo el fin de semana con el trabajo de los secretarios de Organización. Marchan bien, a juicio del de IU, Adolfo Barrena, quien se mantiene en conversaciones con su homólogo de Podemos, Pablo Echenique, porque “todo lo que sea seguir hablando significa que hay voluntad de acordar”, asegura Barrena a EL PAÍS.

Las dos formaciones, que dirimen un complejo entendimiento sobre las listas, el reparto económico o el nombre de la coalición, han encontrado sintonía en el propósito de hacer crecer la alianza con más fuerzas, aunque ello complique aún más el puzle de las candidaturas.

Entre las formaciones a las que Podemos busca sumar a su pacto con IU se encuentra la nacionalista MÉS, en Baleares, con quienes podría convertirse en primera fuerza en esa comunidad, o la Chunta Aragonesista en Aragón, socio habitual de IU, entre otras. En Baleares, el secretario general de Podemos, Alberto Jarabo, se ha puesto en contacto ya con MÉS, EU (la marca regional de IU) y los animalistas de PACMA con el objetivo de aunar voluntades y convertirse en la lista más votada. “Ha llegado el momento de pintar estas islas de cambio, y esto pasa porque Podemos, como fuerza transformadora, abra un espacio de diálogo con estas fuerzas”, ha declarado el dirigente territorial. El pasado 20-D, Podemos se quedó en Baleares a solo 29.000 votos del PP. Junto a los 33.931 sufragios que obtuvo MÉS y los 11.434 de EU, la eventual coalición podría arrebatarle al PP la victoria.

Prueba de que el partido emergente explora ampliar al máximo sus alianzas es que ha contactado también a escala estatal con los animalistas de PACMA, la formación con más respaldo en las urnas que se quedó sin representación parlamentaria las pasadas elecciones, con la nada desdeñable cifra de 219.191 votos. Este partido ha avanzado ya, sin embargo, que rechaza aliarse porque Podemos no pide la prohibición de las corridas de toros. Pablo Iglesias ya integró en sus listas el 20-D a los verdes de Equo, que repetirán.

“Vamos a trabajar por unir a más compañeros y compañeras”, dijo ayer Iglesias en la localidad castellanomanchega de Puertollano, a donde se desplazó para celebrar el Primero de Mayo. “La palabra sorpasso nos gusta si significa superar al PP. Nuestro objetivo es gobernar”, incidió el líder de Podemos.

Propuesta unitaria

El negociador de IU con Podemos explica el objetivo: “Trabajamos para ser capaces de llegar al 26-J con una propuesta que sea lo más unitaria posible, que no uniforme”. “Es lógico que intentemos sumar al máximo posible de fuerzas”, sostiene Adolfo Barrena, que aclara que el propósito de lo que está negociando con Podemos es “una coalición de ámbito estatal con voluntad de sumar a todos los actores desde la izquierda”.

Ahora bien, una de las razones por la que se frustró la alianza con IU antes de las generales fue la identificación con un frente de izquierdas, del que rehuye Podemos. El objetivo declarado de Podemos consistía —y consiste— en conformar una candidatura de “unidad popular” a escala nacional, igual que trató de hacer en Cataluña, en la Comunidad Valenciana y en Galicia, donde aunó no solamente a las formaciones políticas alternativas al PSOE sino también las mareas y la plataforma municipalista Barcelona en Comú. Se trata de seducir a todos los votantes del espectro político de la izquierda que no se identifican estrictamente con Podemos.

Este proyecto más amplio de “unidad popular” hace, además, que sectores más incómodos con la idea de la coalición con IU, como el que encabeza Íñigo Errejón, puedan defender su hoja de ruta de transversalidad. Es decir, la dirección de Podemos no quiere solo captar los votos de esas fuerzas sino demostrar que su proyecto político va más allá del de la izquierda tradicional.

Más información